El pasado 9 de febrero de 2015, el “doctor” Sánchez, se expresaba en un medio de comunicación de esta forma… “Si yo tengo a un responsable político que crea una sociedad interpuesta para pagar la mitad de los impuestos, al día siguiente estará fuera de mi ejecutivo, ese es mi compromiso con los españoles”.

Las personas somos rehenes de nuestras palabras y compromisos, el problema es la credibilidad de un Gobierno que está azotado desde el primer día por el apoyo de nacionalistas, populistas, independentistas e incluso pro etarras, así como de una ausencia de proyecto que se desvanece en progresión aritmética a medida que van cayendo ministro tras ministra por casos de fraude fiscal, universitario, académico y cómo no, los despropósitos y falsedades de sus responsables de justicia y ciencia, que de momento, completan una larga lista de “dudas razonables” como la tesis de este presidente “interino” del Gobierno.

La salud de una democracia depende del ejemplo de transparencia y cumplimiento escrupuloso de la normativa, y por tanto, cualquier muestra al ciudadano de que los políticos están por encima de la ley, cualquier mensaje de impunidad como amnistías, indultos, aforamientos, tratos de favor en las universidades públicas y en la ingeniería fiscal elusiva de impuestos, en definitiva, cualquier premio que haga un Gobierno a quien no cumple, hace un terrible daño a nuestras instituciones, a la convivencia y a nuestro estado del bienestar.

Hoy más que nunca, ante una situación en la que el acecho de subidas de impuestos a la clase media y trabajadora es una realidad, no podemos permitir que los miembros de un Gobierno estén exigiendo aquello de que carecen, ética tributaria, moralidad y solidaridad con los más necesitados.

La indecencia de un Gobierno del PSOE que está en descomposición, sólo se corrige ejercitando el derecho al voto de los ciudadanos que aspiran ser libres e iguales, todo lo demás, es mantenerse en el sillón a cualquier precio, un alto coste que deberemos pagar.

Créanme, sin lugar a duda, tarde o temprano de una forma u otra, las deudas se pagan.

Vicente Ten

Economista, Técnico de Hda. del Estado