La CEV subraya la necesidad de vigilar y asegurar el cumplimiento de los estándares europeos en lo referido a la seguridad sanitaria y fitosanitaria

El presidente de la Confederación Empresarial de la Comunitat Valenciana (CEV), Salvador Navarro, y los secretarios generales de CCOO-PV, Arturo León, y de UGT-PV, Ismael Sáez, han mantenido esta tarde un encuentro con el president de la Generalitat, Ximo Puig, para tratar el acuerdo comercial alcanzado entre la Unión Europea y Mercosur.

El presidente de la CEV se ha mostrado convencido de que el libre comercio, instrumentado a través de acuerdos y tratados internacionales, es la mejor herramienta para fomentar la actividad económica y comercial en el exterior y, por tanto, generador de desarrollo económico, riqueza y empleo para ambas partes.

El acuerdo UE-Mercosur aportará ventajas para las empresas, a través de la reducción o eliminación de aranceles, la simplificación de los procedimientos de aduanas, la protección de los derechos de propiedad intelectual, la mejora de las barreras para los proveedores de servicios y la apertura de las contrataciones públicas.

Además, dado que la Unión Europea es el primer socio en firmar un acuerdo comercial con MERCOSUR, su entrada en vigor supondrá un plus en las condiciones de acceso a dicho mercado, que harán más competitivos los bienes y servicios de la UE, en comparación con los de terceros países, como EE.UU. y Japón.

En términos generales, para la CEV, el acuerdo generará oportunidades de desarrollo para los países pertenecientes a ambos bloques, sin menoscabo de los intereses de los sectores económicos más sensibles de la UE, así como de sus más de 500 millones de consumidores.

No obstante, y en aras de garantizar la defensa de los intereses de los consumidores, así como de las ramas y sectores económicos más sensibles —entre los que destacan el cítrico, arroz y el cárnico—, desde la CEV se subraya la necesidad de vigilar y asegurar el cumplimiento de los estándares europeos en lo referido a la seguridad sanitaria y fitosanitaria.

Al respecto, la CEV considera necesario que todas las importaciones a la UE cumplan estrictamente los estándares establecidos; que la cooperación y el flujo de información continua y eficiente garanticen la barrera a plagas y enfermedades y que el “principio de cautela”, por el que ambos bloques tendrán derecho a aplicar medidas para proteger a la población en caso de que la información científica no se concluyente, se aplique eficazmente.

Aseguradas estas premisas, el acuerdo supondrá un impulso para la actividad económica de la Comunitat Valenciana y, con ello, un incentivo añadido al desarrollo económico de este territorio.