Augura disfunciones y descoordinación entre Protección Ciudadana y Movilidad y entre Urbanismo y Vivienda que tendrán responsables de diferentes partidos

La portavoz del Grupo Municipal Popular, María José Catalá, ha criticado la nueva estructura del Ayuntamiento tras el pacto de Compromís y el PSPV.

“El nuevo organigrama del Ayuntamiento de Valencia sólo responde a los equilibrios de poder entre Compromís y PSPV y a la sucesión de Ribó. Es lamentable que los equilibrios de poder entre la izquierda y los nacionales terminen acarreando un mayor coste para los valencianos ya que se pasa de tener ninguna vicealcaldía a dos” ha afirmado Catalá.

Para la portavoz del PP “a Compromís y al PSPV lo único que les ha importado es repartirse el pastel del poder con una estructura mastodóntica”.

En este sentido, ha augurado nuevas disfunciones y descoordinación en el equipo de Gobierno al separar Seguridad Ciudadana y Movilidad que tendrán áeras distintas con responsables políticos de las dos formaciones.

Además, Vivienda dependerá de Compromís mientras las materias en Urbanismo dependerá de Sandra Gómez, “quien ha decidido abandonar las políticas públicas dirigidas a mayores, a la innovación, al emprendimiento y al empleo”.

“Este gobierno municipal nace muerto. La desconfianza va a ser el pan de cada día porque lo que mal empieza mal acaba por mucho que ahora quieran decir que los dos partidos se llevan bien. El organigrama está pensando en la batalla por la sucesión de Ribó de cara a las elecciones de 2023 y eso va a suponer un mayor coste para los vecinos de Valencia y un Ayuntamiento menos eficiente”, ha señalado Catalá.

Por otra parte, la portavoz ha lamentado que el PSPV le haya vuelto a dar un cheque en blanco a Ribó que piensa “gobernar sólo para los suyos como demuestra que haya recortado los medios a la oposición”.

“Vuelven a apostar por politizar las Fallas y por el conflicto en la movilidad y los socialistas son cómplices por permitirlo” ha finalizado Catalá.