El ex president considera que el Gobierno deberá adoptar, por consenso, las medidas oportunas si govern català no rectifica

 

El ex president de la Generalitat y ex ministro, Eduardo Zaplana, como es habitual todos años, volvió a asistir a los actos institucionales del 9 d’Octubre, Día de la Comunitat Valenciana, y como ya es tradicional volvió a ser uno de los protagonistas de las declaraciones de la jornada. En este caso, no dudó en mostrar su “apoyo” a la propuesta del actual jefe del Consell, Ximo Puig,  de crear un Pacto de la Moncloa Territorial para solucionar definitivamente el modelo territorial español.

Zaplana ha considerado la propuesta como “apreciable” y “apoyable”, ya que “se trata de un llamamiento a los presidentes de las comunidades autónomas a participar en el debate planteado en el España, ante los hechos acontecidos, y que está previsto estudiar en una comisión en el Congreso de los Diputados”.

Según el ex líder popular, “nadie puede ignorar que las comunidades autónomas han sido básicas y esenciales en el proceso de modernización del país, y éstas deben servir para reforzar la proyecto nacional sin menoscabar a las autonomías, porque son insustituibles por su cercanía y eficacia a la hora de generar sentimientos de identificación y pertenencia”.

En este sentido, aseveró que, en el caso de la Comunitat Valenciana, “el sentimiento de pertenencia e identificación es más por la existencia un elemento lingüístico que lo refuerza”.

Respecto a la decisión de bancos como Caixabank, Banc Sabadell y Banco Mediolanum de trasladar sus sedes a la Comunitat, calificó la noticia como “excelente” al entender que supone “un reconocimiento a esta tierra y a sus posibilidades de futuro”. En su opinión, “siempre son positiva estas noticias porque suelen ser un adelanto de prosperidad y progreso económico”.

“Actuación por consenso”

Respecto a la situación de Cataluña, Zaplana entiende que si el govern català no rectifica su intención de declarar la independencia “es ineludible”  que el Gobierno de España deberá “tomar la decisión” de aplicar el artículo 155 de la Constitución, si bien,  aseguró que “la decisión que debe tomar deber ser siempre por consenso”.

No obstante, invitó a los dirigentes catalanes a reconsiderar la situación, ya que, en su opinión, “se está actuando de forma irresponsable y generando una tensión que no se merecen ni los catalanes, ni nos merecemos los españoles, ni es buena para el país”.