Ábalos agita las decisiones adoptar, y desde Ferraz, le suspende de militancia del ya ex presidente la Diputación y sitúa a una persona próxima al frente de la corporación provincial

 

Se cumplió el guión establecido por Ferraz. Si inicialmente, a lo largo del miércoles, la ejecutiva del PSPV apostó por una actitud de prudencia ante la detención del presidente de la Diputación de Valencia, y portavoz del PSPV, Jorge Rodríguez, todo cambió tras la comparecencia del ministro de Fomento, y secretario de organización del PSOE, José Luis Ábalos, ante la comisión de investigación sobre la financiación de partidos políticos. Ahí, el número dos socialista fue contundente: Jorge Rodríguez “no puede seguir” tras la “aparatosa detención”. Y la conclusión se produjo pasadas las 21 horas, cuando se empezaba a filtrar la destitución de Jorge Rodríguez y su sustitución como nuevo presidente de la Diputación de Valencia de Toni Gaspar, actual alcalde de Faura y diputado de Hacienda.

Y es que la intervención de Ábalos a media tarde del miércoles en el Senado lo todo cambio. A partir de ese momento, el Palau de la Generalitat se convirtió en una oficina de crisis, donde acudieron todos los colaboradores del president, Ximo Puig, para estudiar la situación y decidir qué hacer ante el desconcierto creado y no saber los motivos de la decisión, algo que en la dirección federal de  Ferraz se conocía mejor, en parte, por la proximidad del propio Toni Gaspar y del diputado de personal, José Ruiz, con  el propio número dos. Inicialmente, desde el PSPV se apostaba por la “prudencia” y “esperar acontecimientos”. Así, se habían pronunciado el propio president, así como el vicesecretario general, Manuel Mata, y el secretario de organización, José Muñoz. Sin embargo, las palabras de Ábalos lo cambiaron todo, y tras varias horas de reuniones internas y llamadas telefónicas, incluidas la Puig a Ábalos y Sánchez, hubo fumata, y ésta favorecía al propio número dos federal, que situaba en la corporación provincial a una persona de su confianza, el alcalde de Faura, Toni Gaspar, aquel que se presentó a las primarias para ser candidato a la Generalitat en 2015 frente al propio Puig. Ahora, Gaspar se pone al frente de una Diputación, donde existe una mayoría amplia de los afines a Ábalos y Sánchez.

A través de un breve comunicado, firmado por el propio líder del PSPV, Ximo Puig, éste anunciaba la convocatoria del secretariado del PSPV-PSOE para proponer la suspensión de todos los cargos de Jorge Rodríguez. Según explicaba, “la detención de un presidente de la Diputación es perjudicial para el esfuerzo que todos los valencianos y valencianos estamos haciendo para levantar la hipoteca reputacional que nos han dejado 20 años de gobiernos del PP”.

Puig aseguraba que “el PSPV siempre ha sido contundente, ha luchado y se ha arruinado por defender la legalidad y combatir la corrupción”, y ha aseverado que confía en la presunción de inocencia de Rodríguez y ha remarcado que ahora “serán los jueces quienes determinen la responsabilidad en una investigación de la que nada se conoce porque permanece secreta”.

De igual manera, anunciaba que para garantizar la estabilidad en la Diputación de Valencia va a proponer a la ejecutiva que el actual vicepresidente de la entidad, Toni Gaspar, sea el candidato a la Presidencia de la corporación provincial.

Paralelamente a esta decisión, en Ferraz, la dirección federal adoptaba otra decisión, la suspensión de militancia, Jorge Rodríguez, tras su detención por una causa abierta por malversación y prevaricación, y que hará pasar algunas noches detenido.

La causa contra Rodríguez

Junto con el ex presidente de la Diputación, han sido detenidos el asesor Manuel Reguart, el jefe de gabinete, Ricard Gallego, el secretario-letrado asesor del Consejo de Administración de la empresa pública Divalterra, Jorge Cuerda, y los dos directores gerentes de la misma, Xavier Simó y Agustina Brines.

El operativo se puso en marcha  por una causa que se abrió por presuntos delitos de prevaricación administrativa y malversación de caudales públicos en mayo 2018 tras la denuncia interpuesta por la Fiscalía Anticorrupción de Valencia. Se investigan entre otras irregularidades la contratación de personal de alta dirección en Divalterra, antigua Imelsa, en 2015, aunque también podría haber algún fraccionamiento de contratos.

Entre las irregulares detectadas destaca la creación del puesto de letrado de Presidencia en abril de 2018 para Jorge Cuerda, que había sido secretario de algunos ayuntamientos, como el de Sueca, donde tuvo que salir por desencuentros con el alcalde que no aprobada sus métodos de trabajo.  Al parecer, Cuerda ejercía en la Diputación como único asesor de presidencia, cuyos informes eran definitivos para las contrataciones a lo largo de este año y un mes que ha ejercido como letrado asesor frente a los de intervención y de la secretaria general, la mayoría contrarios a las propuestas, y que se quejaban reiteradamente a otros cargos políticos, tanto de Compromís como a los socialistas Gaspar y Ruíz. De hechos, se apuntaba ayer que algunos de estos funcionarios ninguneados por el entorno de Jorge Rodríguez podría ser quienes denunciaron a fiscalía la situación, pues, al parecer la denuncia de Ciudadanos no fue la base de la actuación, aunque sí parte importante de la misma.

De hecho, durante los registros tanto en la alcaldía de Ontinyent como en la Diputación Provincial y en el propio domicilio de Rodríguez se incautaron varios ordenadores. En ellos, se espera encontrar pruebas que confirme esa estructura paralela al margen de la estructura administrativa.