Montoro anuncia que en el debate de las enmiendas parciales se podría abordar la “reestructuración” de la deuda de las Comunidades Autónomas

 

La aprobación de los Presupuestos Generales del Estado para 2018 cada día está más cerca. Esta semana el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, dio un paso más en esta materia al cerrar un acuerdo con el PNV para superar la primera votación en el Congreso de los Presupuestos de 2018 a cambio de una subida de las pensiones al ritmo del IPC y retrasar la aplicación del factor de sostenibilidad.

Así, lo ha anunciado el portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, quien ha explicado que Rajoy se reunió el martes con el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, y ello, permitirá la no devolución de las cuentas estatales al gobierno, quedando únicamente para su aprobación el sí definitivo, algo que prácticamente está confirmado en cuanto se constituya el nuevo gobierno catalán.

Esteban ha explicado que, a cambio de ayudar al PP para rechazar las enmiendas de totalidad contra los Presupuestos, el gobierno central ha aceptado subir todas las pensiones un 1,6% este año.

Además, el acuerdo contempla aumentar este año la base reguladora de las pensiones de viudedad al 56%, y hasta un 60% en 2019, mientras que la aplicación del factor de sostenibilidad se retrasa al año 2023.

Reestructuración de la deuda

Por otra parte, el ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro, ha anunciado que en el debate de las enmiendas parciales se podría abordar la “reestructuración” de la deuda de las Comunidades Autónomas y de las corporaciones locales, “y después con la convocatoria del Consejo de Política Fiscal y Financiera en mayo”.

En su intervención para defender el proyecto de ley de los PGE para 2018, Montoro ha recordado que el Gobierno incluyó una disposición adicional en el articulado que le faculta para reestructurar la deuda de las Comunidades Autónomas con el Estado, pero solo para las “cumplidoras” con los objetivos de estabilidad presupuestaria de déficit y deuda.

El ministro de Hacienda ha recordado que se trata de una deuda de las comunidades con el Estado derivada de los mecanismos extraordinarios de liquidez como el FLA, habilitados por el Gobierno para apoyar a las comunidades que, como la valenciana, no han tenido acceso a los mercados para financiarse.

En el caso de la Comunitat Valenciana, más del 80% de los 46.187 millones de deuda son con el Estado. La Comisión por una Financiación Justa de la Comunitat volvió a reclamar en Madrid al ministro de Hacienda una quita de la deuda valenciana.

De igual manera, ha reiterado que es “voluntad” del Gobierno llevar “en paralelo” la reforma de la financiación autonómica “para garantizar a futuro que los ingresos que está dejando la recuperación vayan a financiar los gastos del Estado del Bienestar”.