Tendrá 6.500 metros cuadrados, distribuido entre un edificio industrial de principios del siglo XX, una vía de acceso exclusivo y un gran jardín privado de 800 metros cuadros

El antiguo edificio industrial albergará un nuevo espacio de Coworking en la ciudad.  Así, lo ha anunciado la concejala de Licencias de Actividades de València, Lucía Beamud, que  ha explicado que el Ayuntamiento acaba de aprobar la licencia que permite realizar las obras para recuperar un edificio industrial de 6.500 metros cuadrados de principios del siglo XX, situado en la calle Islas Canarias 86, en el barrio del Grau.

Las obras, que comenzarán esta semana, van a permitir la puesta en valor de un edificio singular que forma parte del patrimonio valenciano, con una maravillosa fachada protegida de ladrillo caravista, recuperando el patrimonio industrial de la ciudad al transformarlo en un moderno edificio que permitirá  dar respuesta a la demanda de oficinas, permitiendo la retención del talento en las empresas a la vez que mejora la calidad de vida, la convivencia y el desarrollo social en el Grau

Está previsto que las obras finalicen en abril de 2020. El gran edificio, construido en 1905 por la empresa Electra Valenciana S.A., será totalmente recuperado y en él se instalará La Centrifugadora. Tendrá 6.500 metros cuadrados, distribuido entre un edificio industrial de principios del siglo XX, una vía de acceso exclusivo y un gran jardín privado de 800 metros cuadros.

En su oferta de servicios, dispondrá de puestos flexibles, fijos y despachos totalmente equipados para albergar hasta 900 personas trabajando a la vez. También contará con salas para reuniones y conferencias, la última tecnología en conectividad y todo tipo de servicios, como oficina virtual, recepción de llamadas y paquetería, domiciliación fiscal, salas de eventos con servicio de videoconferencia y wifi privado, entre otros.

Actualmente en Valencia, el espacio más demandado por las empresas es de 500 metros cuadrados con 25 trabajadores, y no existe una cartera de oficinas disponibles de ese tamaño en el mercado. “Con este tipo de oferta que incluye salas de reuniones, servicios, gimnasio o comedor -entre otros-, y que cada empresa utilizará a demanda, las necesidades reales de espacio de las empresas se reducen a tan solo 200 metros cuadrados, consiguiendo una rebaja muy importante del coste de alquiler y, a la vez, mayor calidad y cantidad de servicios añadidos”, han indicado los promotores de la iniciativa.

“Tras esta reflexión, se concluye que el precio final mediante este sistema es bastante más económico que el del mercado de oficinas tradicional. Cabe destacar que la tasa de disponibilidad de oficinas de calidad (Tipo A) en la zona centro de València es tan solo del 5% inferior a ciudades como Madrid”, han dicho los miembros del proyecto de la Centrifugadora.

Respetuoso con el medio ambiente, el espacio buscará la máxima eficiencia energética con cubiertas verdes y uso de energías limpias en la rehabilitación del edificio industrial e histórico que lo acogerá. La Centrifugadora se posiciona como un nuevo concepto coworking de calidad en Valencia. Será esa solución flexible y cómoda que cualquier empresa o autónomo busca, aportando además a sus usuarios, la posibilidad de realizar networking.

La Centrifugadora será un espacio que recogerá las necesidades de ampliación de las organizaciones en momentos puntuales y es la solución ideal para la implantación de todas las empresas que están vinculadas a las nuevas tecnologías, que requieren, no solo de un edificio de oficinas Tipo A, sino de todo un ecosistema adaptado tecnológicamente para el correcto desarrollo de su actividad.

Finalmente, Beamud ha dicho que, “desde el Ayuntamiento de València, trabajamos de la mano de diferentes empresas y promotores para el impulso de proyectos importantes para València, como este que recuperará el patrimonio industrial de nuestra ciudad y tan característico del barrio del Grau, al mismo tiempo que dinamizará la zona y su economía”.