Es el gran quebradero de las administraciones a nivel municipal, autonómico y estatal, pero no solo en España si no también es un fenómeno europeo, y por supuesto, afecta de manera directa al sector hotelero e incluso a los que explotan los apartamentos turísticos.

Para todos estos segmentos, el alojamiento ilegal se ha convertido en un problema real, por las connotaciones que tiene en materia de seguridad, convivencia vecinal y la generación de una inflación desmedida tanto en la compraventa de inmuebles como en los alquileres.

Con este panorama, la Fundación Turismo Valencia junto con la Concejalía de Turismo del Ayto. de Valencia y el secretario autonómico de Turismo Comunitat Valenciana, Francesc Colomer buscan erradicar una situación que no es sencilla, entre otras cosas, por la imperiosa necesidad de interrelación entre las administraciones.

Este factor resulta determinante, por lo que Toni Bernabé alaba precisamente la oportunidad que supone para las administraciones la nueva Ley de Turismo valenciana impulsada por Colomer ya que “nos faculta para luchar con eficacia frente a una problemática que afecta tanto desde la perspectiva social como económica”.

De momento – afirma el Director de Turismo Valencia – los ayuntamientos ya tienen la capacidad de aplicar sus respectivas ordenanzas, que en el caso de Valencia, ciñen la implantación de estos alojamientos turísticos a las plantas bajas o los primeros pisos, además de que los vecinos tendrán la última palabra para aceptarlos en sus comunidades”.

Por ello, Bernabé destaca que “esto es un trabajo de largo recorrido, porque hay muchos apartamentos operando en situación ilegal, pero si vamos fomentando la interacción entre las administraciones podremos avanzar, como lo prueba el borrador de la Ley Turística estatal que se está elaborando en colaboración con las Comunidades Autónomas”.