CSIF avisa de que la cifra de vacantes en la plantilla ronda el centenar y módulos con 140 presos solo tienen dos funcionarios

El sindicato CSIF denuncia que la saturación en el centro penitenciario Antonio Asunción, en Picassent, se ha agravado con la apertura, esta semana, de un nuevo módulo, el 21, que hasta ahora permanecía cerrado por falta de funcionarios para atenderlo. La central sindical señala que la población reclusa supera los 2.000 presos, lo que provoca que haya módulos con 140 internos y únicamente dos funcionarios.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) explica que la situación “ha llegado a un límite inasumible” para una plantilla de funcionarios que supera los 50 años de media y que ya roza el centenar de vacantes debido a las jubilaciones y traslados sin sustituir.

Esta situación se produce en un contexto en el que aumenta la cifra de reclusos, lo que ha obligado esta semana a abrir un módulo cerrado de hombres y a incrementar el hacinamiento en el área de ingresos de mujeres.

El sindicato urge a la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias a reforzar la plantilla del centro penitenciario de Picassent con la cobertura de todas las vacantes existentes y con un incremento de personal. La central sindical advierte de la inseguridad que genera esa falta de efectivos, que se traduce en módulos de un centenar de reclusos y únicamente un funcionario