El president de la Generalitat afirma hoy en un encuentro con militantes socialistas en Almassora (Castellón) que “la primera obligación que tenemos los gobernantes es facilitar y promover la convivencia”

Ximo Puig asegura que “el Estado de Derecho está basado precisamente en la seguridad, en que todas las personas puedan ejercer su libertad, y cuando alguien, a través de la violencia trata de romper la convivencia, el Estado ha de ser el garante de la libertad”.

El president de la Generalitat Valenciana y secretario general del PSPV-PSOE, Ximo Puig, ha rechazado hoy en un encuentro con militantes socialistas en la localidad castellonense de Almassora que el president de Cataluña, Quim Torra, “no asuma su papel como representante del Estado y máxima autoridad en Cataluña defendiendo la libertad de movimiento de todas las personas y atacando directamente la violencia”. Además, ha apuntado que “la primera obligación que tenemos los gobernantes es facilitar y promover la convivencia”.

Los sucesos de los últimos días en la capital catalana han provocado, en la opinión del president Ximo Puig “una situación muy complicada y difícil”, y ha considerado que “el Gobierno de España la está abordando desde la moderación, la serenidad y la fortaleza”.  “El Estado de Derecho está basado precisamente en la seguridad, en que todas las personas puedan ejercer su libertad, y cuando alguien, a través de la violencia trata de romper la convivencia, el Estado ha de ser el garante de la libertad”, ha asegurado el también secretario general de los socialistas valencianos.

“Frente a la violencia no cabe la equidistancia, la violencia solo engendra más violencia y no puede tener ningún tipo de apoyo político”, ha transmitido el president, porque, a su juicio, “está en contra de los principios democráticos y de la convivencia, la armonía entre las personas que, desde las distintas miradas que ha de participar en un proyecto común de sociedad”, ha subrayado.

El también secretario general del PSPV-PSOE ha puntualizado que, “en estos momentos, lo que me preocupa es la convivencia entre catalanes y el conjunto de España”, y ha detallado que no siente la misma preocupación por “cuáles van a ser los resultados electorales, eso ya lo veremos”.

“Lo que es evidente es que la confrontación, la bipolarización y el intentar hacer uso partidista de la situación de Cataluña es tremendamente negativo. La sociedad lo que necesita es serenidad, diálogo y el cumplimiento de la ley”, ha concluido.