El líder de los socialistas valencianos realiza en Les Corts su discurso para lograr la investidura

Las Cortes Valencianas han vivido hoy el debate de investidura de Ximo Puig. El aún presidente en funciones ha sido el primero en realizar su discurso en el hemiciclo.

“Con Beatriz, asesinada hace dos días en Alboraya ya son mil mujeres las que han sido víctimas del terrorismo machista desde 2003 en España. Este es el principal problema de nuestra sociedad y tenemos que solucionar este drama desde la política”. Así ha iniciado Puig su intervención, haciendo hincapié en que si su investidura prospera, lo primero que se hará será convocar “el pacto contra la violencia de género”.

Por otro lado, ha destacado la voluntad del pueblo valenciano, “que el pasado 28 de abril respaldó el cambio que llegó en 2015 a la Comunidad Valenciana”. “Durante estos años hemos reclamado lo que era justo para nuestro territorio y con los escasos recursos disponibles hemos ayudado a mejorar la vida de la gente”, ha señalado.

Citando a Winston Churchill, el líder de los socialistas valencianos ha recalcado que “la política es un trabajo donde nunca se tiene éxito” porque “siempre quedan cosas por hacer”. Por eso, ha pedido la confianza para seguir mejorando la comunidad. “Hemos pasado de la corrupción a la solidaridad y de la crispación a la convivencia”, ha indicado.

“Hablar de la Comunidad Valenciana hace unos años era sinónimo de desprestigio y eso nos avergonzaba como pueblo. No era sencillo revertir eso, pero lo hemos conseguido y hemos cambiado la hipoteca reputación”, ha seguido destacando Puig, quien también ha explicado que quedan muchos retos para esta legislatura, como “reducir el paro al 10%, mejorar la calidad del trabajo, luchar contra el cambio climático, conseguir un Estado del Bienestar solidario y sostenible y lograr que la violencia de género desaparezca”.

Asimismo, el presidente ha explicado que “se seguirá luchando para cambiar la discriminación respecto al financiamiento que sufre la Comunidad Valenciana”.