La vicepresidenta del Consell en funciones, Mónica Oltra, ha defendido en el debate de investidura del president de la Generalitat que “el valor más importante” que Compromís ha aportado al Consell ha sido “la lealtad”, ya que no conciben la vida ni la política “sin la lealtad, en mayúsculas”.

Oltra, quien ha fijado la posición de Compromís en la investidura de Ximo Puig y para ello ha salido a la tribuna desde la bancada de su grupo y no desde la del Gobierno, ha reivindicado que han aportado al Consell “rigor”, mucho trabajo y la idea del mestizaje, que en su opinión “hay que patentarla y exportarla”.

El president de la Generalitat en funciones, Ximo Puig, ha destacado que han recorrido un “camino de complicidad” desde hace cuatro años, y en concreto le ha agradecido a Oltra lo que han hecho este tiempo, en el que han estado juntos pero “nunca, en ningún momento”, han perdido el “horizonte” de estar al servicio del pueblo valenciano.

La vicepresidenta ha insistido en que la lealtad ha significado, significa y significará para Compromís “cerrar filas siempre, cubrir espaldas siempre”, y buscar “el sí hasta la extenuación”, así como argumentar “el no” cuando no se ha podido encontrar “el sí”.

“Lealtad a veces es un silencio, con los dientes bien apretados, pero es siempre echar una mano cuando hace falta”, ha aseverado Oltra, para quien lealtad es también extender el Botànic en los Ayuntamientos y “decirse mirándose a los ojos lo que uno piensa, también, y sobre todo, en decisiones importantes”.

Oltra ha reivindicado que así lo han hecho y así lo harán, con la intención de que cuando un niño o una niña nazca en la Comunitat “nazca en libertad, crezca en igualdad, habite en un planeta habitable, ame a quien quiera y como quiera, y al final de sus días pueda morir con dignidad”, aunque suene a “utopía”.

“Por todo eso, y para hacer todo eso, queremos y vamos a recorrer juntos este camino”, ha manifestado la dirigente de Compromís, quien ha recibido los aplausos del Consell y de los tres grupos de la izquierda puestos en pie.

Puig le ha respondido que en esta legislatura han hecho lo que dijeron que harían, “con todas las dificultades, porque efectivamente el camino no ha sido fácil”, y ha agregado que ahora hay que aprovechar la nueva oportunidad que los valencianos les han dado para profundizar el proyecto de cambio iniciado.

El president ha destacado que, desde el primer momento, ha hecho suyas todas las acciones del Consell, en el que se ha trabajado con una “gobernanza muy compleja” alejada del “verticalismo”, y ha reivindicado que una medida más trabajada y discutida es mejor para los ciudadanos y da más estabilidad y confianza.

Puig ha coincidido en que le gustaría que hubiera acuerdos de progreso en los Ayuntamientos, y ha acabado su intervención regalando un proverbio africano a Compromís: “si quieres llegar rápido, camina solo; si quieres llegar lejos, camina acompañado”.

Durante su discurso, Oltra ha expuesto el pacto del Botànic II firmado este miércoles en Alicante, y ha defendido que hay dos formas de entender el poder: la de quienes se juntan en un hotel y se lo reparten con un café, y la de quienes entienden el poder como horizontal, participativo y feminista y no esconden nada.

También ha destacado que hay que defender una financiación justa para los valencianos “gobierne quien gobierne” en España y ha asegurado que, ante el dilema de “ser reivindicativos o agachar la cabeza”, Compromís lo tiene “muy claro” y nadie les hace “bajar la cara”.