El secretario General de la Unió de Llauradors, Carles Peris, ha realizado estas declaraciones hoy durante su intervención en el programa ‘Despierta Valencia’ de CV Radio

Peris ha recalcado que su organización ha demostrado ante Bruselas que los productos agrarios procedentes de Sudáfrica contienen hasta 62 materias activas prohibidas por la Unión Europea, de las cuales 13 se consideran peligrosas.

En este sentido, ha indicado que los eurodiputados españolas de todos los partidos comienzan, gracias a las movilizaciones agrarias, a preocuparse por estos asuntos, y citó el caso de la valenciana Inmaculada Rodríguez Piñeiro.

Para el representante agrario “por la globalización, nuestros grandes competidores no son los países europeos, sino otros más lejanos con otras normas de producción, fitosanitarias y medioambientales”. Ademas, ha criticado que cuando se detecta un abuso “los mecanismos sancionadores son irrisorios, mientras que en países como Francia sí que empiezan a tomar medidas efectivas”.

Peris ha destacado que la agricultura es un sector que sigue generando empleo pero en el que la cadena de val0r no está equilibrada, porque el productor no recibe un precio digno, todos los beneficios van a parar a intermediarios y grandes superficies, en parte por la importación de productos”.

Fondos Europeos

Por otra parte, La Unió de Llauradors ha alertado del riesgo de perder fondos comunitarios del Plan de Apoyo al Sector Vitivinícola de España (PASVE), según los datos de pagos realizados por el FEGA al sector vitivinícola a fecha de 25 de agosto. Por ello, desde el sindicato agrario se ha anunciado una manifestación para el próximo jueves 5 de septiembre en Requena para denunciar la situación de los productores de uva de vinificación y por ello anima a participar en la misma.

Los datos de ejecución del FEGA a 25 de agosto, apuntan un gasto realizado en las diferentes medidas del PASVE (Promoción en países terceros, Reestructuración y Reconversión, Inversiones y Destilación de Subproductos,…) de 73,5 millones de euros y quedarían, por lo tanto, menos de dos meses para ejecutar el resto de fondos, es decir, otros 136,9 millones de euros.

Desde la Unió de Llauradors se considera que si bien, habitualmente, el ritmo de ejecución se acelera de manera importante en esta última fase del ejercicio, lo cierto es que la ejecución actual està bastante por debajo de la media de los años anteriores y muy lejos de la 2015 y 2016, en los que sí se gastaron la totalidad de los fondos.

En este sentido, la organización señala que sólo se presentaba a esta fecha una peor ejecución en la campaña pasada, cuando se perdieron 48,9 millones de euros del total de 210,3 millones de euros que anualmente la UE pone a disposición del sector del vino de España a través del PASVE, como ya se destacó.

De confirmarse una nueva pérdida de fondos, esta se añadiría a las que ya se produjeron en el PASVE anterior en las campañas 2014 (18,6 millones de euros); 2017 (8,4 millones de euros) y 2018 (48,9 millones de euros).

La Unió de Llauradors cree que deben superarse las actuales ineficiencias técnico-administrativas o introducir nuevos mecanismos en la distribución de fondos que permitan un major aprovechamiento de los recursos. Igualmente, en opinión de la organización, sería conveniente dar una mayor flexibilidad a ciertas medidas, como promoción e inversiones, para facilitar la participación de las pequeñas y medianas bodegas.

En cualquier caso, reclama una implicación del sector y de las Administraciones y las reformas que sean necesarias para evitar pérdidas de fondos. “No podemos trasladar a Bruselas la sensación de que a nuestro sector no le hacen falta estos recursos, y mucho menos con los problemas de valoración del producto, uva o vino que sufrimos muchos viticultores”, apuntan desde la organización.

“Sería muy peligroso de cara a la negociación de la futura ficha financiera del PASVE para España que no está definitivamente cerrada hasta la aprobación de la Reforma de la PAC y sus presupuestos”, añaden.