Retrocede dos puestos en el ranking mundial del Índice de Fortaleza de la Marca País y acumula una caída de ocho puestos en cuatro años

 

La inestabilidad política debilita la marca España, que retrocede dos puestos en el Índice de Fortaleza de la Marca País que elabora MESIAS, el sistema de inteligencia de marca país de España. Se sitúa en el puesto 20 del ranking mundial, de entre 145 países, y acumula una caída de ocho puestos en cuatro años replegándose hasta la posición que ocupaba en 2011.

La posición de la marca España desciende en dos de los cinco parámetros que integran el índice. Retrocede en Inversión Directa Externa, donde cae hasta la posición 58 del ranking mundial, perdiendo treinta y nueve puestos en un año, y, en el área de Buen Gobierno, donde pierde dos puestos y pasa del  25 al 27, acumulando una pérdida de siete posiciones en doce años.

Esta caída no se ve compensada por el exiguo crecimiento registrado en el resto de dimensiones. En Turismo avanza del 8 al 7, en tanto que el ligero aumento experimentado en Exportación y en Capital Humano (Inmigración), no le permiten promocionar en estos apartados, manteniendo así los puestos 26 y 19, respectivamente, del año precedente.

La pérdida de atractivo de la marca España tiene su epicentro en la Inversión Directa Externa que se ve lastrada por la incertidumbre y la inestabilidad política. Según indica el director general de MESIAS, José María Cubillo,  “la fortaleza de la marca España se ve amenazada por la inestabilidad política”, que reconoce en estos momentos, y desde 2016, como “la principal fuente de debilidad”. En este sentido, asegura que “la incertidumbre generada por España en los mercados internacionales en el periodo 2015 a 2017 provocó una pérdida de confianza y de atractivo de España en el exterior que contrajo la inversión extranjera, debilitando así la marca España”.

Aunque aún es pronto para avanzar resultados sobre 2019 y el entorno actual no es equiparable a 2017, el fantasma de la inestabilidad política planea sobre la fortaleza de la marca España. Si continúa esta situación, cabe esperar un impacto negativo en este sentido. “Cada día que pasa sin gobierno definitivo se incrementa la incertidumbre y las dudas sobre nuestro país, y eso hace que las decisiones que se toman en el entorno internacional relacionadas con España se ralenticen, en el mejor de los casos, o se paralicen en el peor, más aún si cabe en un entorno global de alta complejidad, incertidumbre y desaceleración como el actual”, añade Cubillo.

Países Bajos encabeza el ranking mundial de fortaleza de la marca país seguido de Suiza, Irlanda, Qatar y Austria. Entre los diez primeros se encuentran siete países de la Unión Europea, y trece entre los veinte primeros.

El índice, que mide el atractivo de la marca país para atraer recursos del exterior, se basa en datos del Banco Mundial de 2017, los últimos disponibles, sobre una base de 145 países. En su elaboración el índice no incluye los países y territorios o jurisdicciones que son considerados como paraísos fiscales, y tampoco aquellos que cuentan con una población inferior a un millón de habitantes.

MESIAS es un sistema de inteligencia de marca país, independiente y objetivo, integrado por investigadores voluntarios de quince Universidades y Escuelas de Negocios, cuya misión es monitorizar, de forma integral, el estado y evolución de la marca España en todas sus dimensiones. Impulsado por el Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y de Cooperación, y con sede en la Universidad CEU San Pablo, está al servicio del Gobierno de España.