El futuro de banca es online, y Bankia no quiere quedarse fuera de ello. El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, lo tiene claro, y así lo ha dejado claro durante la junta ordinaria de accionistas celebrada en Valencia. Según ha explicado, “somos conscientes de que el entorno no es fácil para el sector financiero, pero creo que tenemos ideas claras sobre cómo afrontar el futuro, y también tenemos planes y programas bien definidos”.

Goirigolzarri ha señalado que su apuesta es “adaptarse al cambio de hábitos de nuestros clientes, unido a una permanente revolución tecnológica, está dando lugar a cambios muy profundos. Entre ellos, los más visibles son la caída de las barreras de entrada en el sector, y la consiguiente incorporación de nuevos jugadores cuyo objetivo es quebrar el status quo actual”,

Y ello pasará por una fuerte apuesta en el caso de Bankia por el negocio digital. Ahí, se dedicará los nuevos profesionales que la entidad está contratando por primera vez desde su reestructuración. A su juicio, “nos estamos dotando de especialistas en nuevas tecnologías”, que se completará con “150 personas en las redes comerciales que darán un impulso a nuestra actividad comercial”.

En este sentido, entiende que “aunque toda esta información indica que vamos en la buena línea, en el proceso de reflexión que hicimos internamente, concluimos que debíamos dar un avance cualitativo en nuestra transformación digital y, para ello, teníamos que trabajar en el corto, medio y largo plazo”.

Así, se ha referido a los retos estratégicos, como la caída de barreras de entrada en el sector y el ingreso de nuevos jugadores “cuyo objetivo es romper el estatu quo“. Y ello impacta en los canales de distribución, “el papel de las oficinas y su convivencia con los canales online”, apuntando que el banco ha efectuado una segmentación de clientes que está surtiendo efecto.

Al respecto, recuerda que este año más de la mitad de los clientes son digitales, y al mismo tiempo el 80% visita la oficina al menos una vez al año. Por ello, ha anunciado un cambio en la app este verano y una adaptación de los medios de pago “porque es el campo competitivo más dinámico, en el que debemos enfrentarnos a nuestros competidores. Van a ser el campo competitivo de mayor calado en los dos o tres próximos años”.

De igual manera, ha explicado también el interés del banco por tener una especial relación con las fintech, en la que se enmarca la creación, hace tres años de Bankia Fintech by Insomnia.

El presidente de Bankia también ha indicado que “trabajamos cada día para ser el banco preferido por la sociedad española” y, para conseguirlo, su objetivo es “a la satisfacción de nuestros clientes, un excelente gobierno corporativo, una permanente vocación de servicio a la sociedad y un respeto absoluto a nuestros principios y valores”.

Dividendo de 357 millones

Por otra parte, la Junta General de Accionistas de Bankia aprobó hoy el reparto de un dividendo de 357 millones de euros a cuenta de los resultados de 2018, lo que supone una cuantía un 5% superior a la del ejercicio precedente.

De esta manera, el dividendo queda fijado en 11,576 céntimos por acción, una cantidad que es también un 5% mayor a la del ejercicio anterior. El abono de esta retribución ordinaria al accionista se hará, al igual que en los cuatro últimos años, en efectivo y en un único pago y se liquidará el próximo 11 de abril.

Se trata del quinto dividendo en la historia de Bankia. Desde que en julio de 2015 Bankia abonó su primera retribución al accionista, el pago acumulado alcanzará los 1.517 millones de euros.

Pese a un ejercicio 2018 marcado por un entorno de tipos de interés bajos, la entidad que preside José Ignacio Goirigolzarri centró su gestión en mejorar las dinámicas de negocio para elevar los ingresos, en acelerar la reducción de activos problemáticos y en obtener sinergias tras la fusión con BMN.

Así, Bankia cerró 2018 con un beneficio neto atribuido de 703 millones de euros y sitúa el pay-out en el 50%, ratio que se alinea con el que la entidad había anunciado como objetivo en su Plan Estratégico 2018-2020.

Devolución ayudas estado

Por otra parte, según ha explicado, el Estado habrá recuperado ya un total de 3.083 millones. Ello se debe a la privatización de un 7,5% del capital de Bankia de febrero de 2014, que aportó 1.304 millones; la llevada a cabo en diciembre de 2017 con la venta de otro 7%, que supuso 818 millones de ingresos para el FROB, y los cinco dividendos pagados,