Bankia y el Ivie, en colaboración con la Cátedra de Empresa Familiar de la Universitat de València (CEFUV), presentan los resultados del primer año del ‘Observatorio GECE’, que analiza la competitividad de las empresas de la región

El informe del ‘Observatorio sobre Gobierno, Estrategia y Competitividad de las Empresas’, impulsado por Bankia y el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (Ivie), recoge que el 25,4% de las empresas familiares más competitivas de la Comunidad Valenciana genera el 52,7% del empleo creado por estas empresas en la región.
Ésta es una de las principales conclusiones del documento ‘Claves de competitividad’ difundido en la primera jornada anual del ‘Observatorio GECE’, que ha tenido lugar este martes en la sede social de Bankia en Valencia. En ella han participado el consejero delegado de Bankia, José Sevilla; el director adjunto de Investigación del Ivie, Joaquín Maudos; el investigador del Ivie y director de la Cátedra de Empresa Familiar, Alejandro Escribá; y el director de Negocio de Empresas de la Comunidad Valenciana y Murcia, Carlos Aguilera.

El ‘Observatorio GECE’, realizado en colaboración con la Cátedra de Empresa Familiar de la Universitat de València (CEFUV), muestra un aumento del porcentaje de empresas familiares incluidas en el grupo de las más competitivas, tanto a nivel nacional, donde pasan de representar el 24,5 % del total en 2014 al 26,5% en 2017, como en el caso de la Comunidad Valenciana, donde el peso de las familiares más competitivas ha crecido 1,8 puntos en el mismo periodo (del 23,6% al 25,4%).

Estas empresas familiares de la Comunidad Valenciana consideradas más competitivas generan el 58,4% del total del valor añadido de las empresas familiares de la región, así como el 52,7% del empleo generado por este tipo de empresas.

Las cifras del último documento elaborado por el ‘Observatorio GECE’ demuestran la fortaleza de las compañías familiares de las tres provincias. En el conjunto de España, el grupo de empresas familiares ‘superiores’ en competitividad generan porcentajes mucho más reducidos: el 40,5% del valor añadido y el 31,6% del empleo generado por las empresas familiares españolas.

“El ‘Observatorio GECE’ resulta un proyecto muy atractivo para nosotros ya que el objeto de análisis, la competitividad, es una de las variables clave en el desempeño de una economía y de sus empresas. La competitividad es el principal factor determinante del éxito de las pequeñas y medianas empresas españolas, que son un segmento de clientes prioritario para Bankia”, ha destacado Sevilla.

El consejero delegado de Bankia ha puesto en valor, además, que el Observatorio es “una herramienta que tiene una gran utilidad para la comprensión de la competitividad”, “un proyecto ambicioso que quiere aportar e identificar las áreas de mejora” y que “hace hincapié en elementos que hasta ahora no habían recibido suficiente atención como son la gobernanza y la estrategia de las empresas, ambos factores fundamentales y diferenciales en los entornos competitivos del siglo XXI”.

Tres informes y cuatro claves de competitividad

El ‘Observatorio GECE’ es una iniciativa desarrollada por Bankia y el Ivie cuyo objetivo es analizar la evolución de la competitividad de las empresas valencianas a lo largo del tiempo y su relación con los factores internos que pueden contribuir a mejorarla.

Durante su primer año de actividad, a través del Observatorio se han elaborado tres informes completos y cuatro Claves de competitividad (documentos breves de divulgación) en los que se han estudiado los niveles de competitividad de las empresas, su evolución y otros aspectos como el tamaño, los modelos de gobierno corporativo o la longevidad de las compañías.

El director adjunto de Investigación del Ivie, Joaquín Maudos, ha agradecido a Bankia la apuesta por un proyecto que se centra en analizar la competitividad de las empresas, que es “un tema que tanto preocupa en España, ya que la baja productividad es un problema estructural que explica la brecha en PIB per cápita que le separa de otras economías más avanzadas”.

El investigador del Ivie y coordinador del estudio, Alejandro Escribá, ha subrayado que “el ‘Observatorio GECE’ constituye una excelente oportunidad para que las empresas obtengan información valiosa para su propia reflexión estratégica, al tiempo que permite a los investigadores saber cada vez más sobre los factores y palancas que contribuyen a mejorar la competitividad de las empresas”.

El consejero delegado de Bankia ha remarcado, además, que la entidad financiera “tiene un sólido compromiso con la Comunidad Valenciana y con sus empresas”. “Nos sentimos valencianos de nacimiento y, además, disponemos de la mayor red de oficinas bancarias de la Comunidad con una cuota de mercado del 19%. Un total de 1,6 millones de valencianos son clientes de Bankia y más de 60.000 empresas nos dan la confianza de trabajar con nosotros”, ha apuntado Sevilla.

En la jornada anual del ‘Observatorio GECE’ han intervenido, además, en una mesa redonda para explicar las buenas prácticas en empresas de alta competitividad Emi Boix, directora del grupo EMAC; Alberto Gutiérrez, CEO de Aquaservice; y Ángela Pérez, CEO de Imegen.

16,1 empleados por empresa

En su primer año de actividad, el ‘Observatorio GECE’ ha detectado problemas de dimensión de las empresas valencianas, con una media de 16,1 empleados por empresa frente a la media española de 19,5 trabajadores.

Además, aunque las empresas familiares de la Comunidad Valenciana registran buenos resultados con respecto a las familiares nacionales, para el conjunto de empresas de la región se mantiene el déficit de competitividad con respecto al conjunto de las españolas.

Así, en el grupo de empresas españolas más competitivas (el primer cuartil de la distribución), se ubica el 23,8% de las empresas valencianas (dos décimas menos que en 2014). En el extremo opuesto del grupo de empresas españolas menos competitivas (último cuartil), se sitúan el 25,9% de las valencianas.

Esta clasificación de la competitividad general y para el conjunto de empresas de la Comunidad Valenciana muestra importantes diferencias en un análisis sectorial.

Según la última Clave GECE, los sectores del automóvil, productos farmacéuticos e industria química son los que logran situar mayor porcentaje de empresas valencianas en el grupo de las consideradas ‘superiores’ en competitividad (58,8%, 57,1% y 41,6%, respectivamente). Por su parte, los sectores con menor porcentaje de empresas competitivas son las actividades inmobiliarias y la construcción.

El informe detecta que los sectores que mayor valor añadido aportan a la economía de la comunidad no son los que cuentan con más porcentaje de empresas competitivas. En concreto, el comercio concentra casi el 30% del total del valor añadido, mientras que el porcentaje de empresas que logran situarse en el cuartil de las más competitivas se sitúa en el 24%, un punto por debajo del promedio nacional.

Por detrás del comercio figura el sector del transporte, con un 8,3% del valor añadido; la construcción, con un 5,1%; y otros productos minerales (cerámica), con un 4,7%, todos ellos con un porcentaje de empresas ‘superiores’ en competitividad por debajo del 25%.

Los resultados del Observatorio se ofrecen públicamente a través de informes cuatrimestrales y de notas breves divulgativas (Claves GECE). A partir de este martes, toda la información del Observatorio GECE se mostrará en una página web que ya está operativa, a través de la cual se podrá descargar la información.

Además de todos los datos abiertos al público en general, las empresas que se suscriben al panel de GECE y que responden a los cuestionarios correspondientes reciben informes personalizados gratuitos en los que pueden comparar sus niveles de competitividad con respecto al resto de compañías.