El sindicato destaca la rápida actuación del centro y recuerda que el 90% del profesorado convive con situaciones de violencia

El sindicato CSIF lamenta la agresión sufrida hoy por una docente en el IES número 26 Misericòrdia de Valencia por parte de un alumno y traslada todo su apoyo al personal del centro.

La central sindical considera que este hecho, aunque puntual, muestra la necesidad urgente de potenciar más la autoridad del profesorado. En este sentido, recuerda la encuesta realizada por el propio sindicato a nivel nacional, que señala que el 90% de docentes convive con situaciones de violencia en su centro.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) destaca la rápida actuación del centro avisando por megafonía a profesorado y alumnado para que se encerraran en sus respectivas clases y también requiriendo la intervención policial, que ha detenido al menor que agredió a su docente tras comunicarle la nota.

CSIF hace hincapié en que, aunque se trate de un hecho aislado, refleja la situación actual, plasmada en la encuesta realizada por el propio sindicato a nivel nacional en 2018 que alerta de que el 90% de docentes convive con situaciones de violencia en las aulas.

Esta circunstancia se traslada, según las respuestas más habituales que recogía el cuestionario, en amenazas por parte de alumnado y familias, falta de respeto y de reconocimiento de la autoridad docente, violencia psicológica y situaciones de indefensión.

La central sindical subraya que en esa misma encuesta el 75% del profesorado entiende que tiene poca o muy poca autoridad.

En este sentido, el sindicato reclama un desarrollo de la Ley 15/2010 de 3 de diciembre, de la Generalitat, de Autoridad del Profesorado. CSIF considera que necesita una revisión y, sobre todo, un desarrollo práctico.

El sindicato recalca que la pérdida de autoridad del profesorado constituye un caldo de cultivo para que se produzcan situaciones como la vivida hoy en IES 26 de Valencia.