Su asamblea autoriza la confederación con CEPYME-Alicante, y constituirse en Consejo Empresarial de la Provincia de Alicante (CEPA)

 

El pulso entre patronales dio este pasado martes un nuevo paso con la decisión de la patronal alicantina, COEPA, de constituirse en patronal autonómica, al igual que la valenciana, CEV, y crear una confederación con CEPYME-Alicante, bajo la denominación de Consejo Empresarial de la Provincia de Alicante (CEPA), denominación prevista por la Confederación Empresarial Valenciana (CEV) para los consejos provinciales, previstos en su nueva estructura, y que supondrá más polémica entre ambas entidades. Desde esta última entidad no quiso hacer ninguna valoración al respecto.

Según lo acordado este martes, la asamblea general de la Confederación Empresarial de la Provincia de Alicante (COEPA), que se ha reunido este martes con carácter extraordinario, ha aprobado la propuesta de la dirección de la entidad de modificar los Estatutos de COEPA con el objetivo de conferirle un ámbito autonómico.

Con ello, desde COEPA, se da un nuevo rumbo para competir en representación en las instituciones con la Confederación Empresarial Valenciana (CEV), que, desde marzo tiene carácter autonómico y el reconocimiento de las principales asociaciones empresariales vinculadas a la provincia de la Alicante como Fempa, Hosbec  y Avecal, junto importantes empresas alicantinas que abandonaron la patronal alicantina y se afiliaron a la CEV.

Desde esta patronal no se aceptó el modelo propuesto por la CEV, pues, reclamaban mantener la representatividad provincial como sucedía en la antigua confederación autonómica CIERVAL, ya liquidada por las deudas con la administración, motivo por el que se rompieron las negociaciones. Según la propuesta de la CEV, cada provincia tendría un consejo empresarial, de representatividad provincial, pero, sin peso autonómico, algo no aceptado desde la alicantina, que, desde ese momento optó por situarse, junto a la Confederación Empresarial de Castellón (CEC), en un bloque enfrente de la CEV. Su objetivo es mantener una estructura de confederación como la antigua patronal, donde haya una representatividad por cuotas provinciales que en el modelo de la nueva CEV desaparece, y al mismo tiempo competir por las ayudas autonómicas.

De hecho, las modificaciones realizadas en los estatutos, según explican desde COEPA están centradas a la sustitución de las referencias a la provincia de Alicante y su sustitución por el concepto de Comunidad Valenciana, desde el prólogo hasta el cuerpo de los artículos. Así, a partir de la aprobación del cambio del  articulado de los Estatutos, COEPA también tendrá competencia y podrá intervenir en el conjunto del territorio autonómico, manteniendo su domicilio en la ciudad de Alicante. Según su presidente, Francisco Gómez, “este es un paso más hacia la consolidación de la organización que sigue queriendo aglutinar y defender al empresariado alicantino interviniendo y participando de  toda la toma de decisiones que afectan al conjunto de los empresarios de esta tierra”.

No obstante, Gómez asegura que “esta modificación no significa que no queramos ser parte activa en la CEV, al contrario, creemos que más que nunca hace falta una organización autonómica única, unida y fuerte que defienda los intereses de todos los empresarios de la Comunidad Valenciana”.

Y es que, la estrategia de COEPA más que competir es forzar a la CEV a negociar y mantener su hueco provincial, como reconoce el presidente de COEPA: “no queremos competir con la CEV sino servir, representar y defender los intereses de nuestros empresarios y ocupar el espacio que nos corresponde dentro de la Comunidad Valenciana”.

En el comunicado, además, Francisco Gómez se ha atribuido el inicio del proceso de reestructuración de la entidad e insto a Cierval a que también lo realizará, pero siempre con la idea de construir desde la base y nunca desde la liquidación de las entidades: “En COEPA siempre hemos pensado que había que construir una nueva entidad sin destruir los cimientos y así se está haciendo, sin embargo los responsables máximos de Cierval pensaron lo contrario y ahora se encuentran problemas como la denuncia a la CEV por sucesión de entidades”.

Además, Gómez ha reiterado, a pesar de los nuevos estatutos, su alicantinismo, asegurando que “nuestro único objetivo es ser firmes en la defensa de los intereses de los empresarios alicantinos y por ello, presentamos a la CEV una propuesta viable, que por supuesto sigue encima de la mesa”.

Confederación con CEPYME-Alicante

En el pulso con la CEV, por el modelo de organización, desde COEPA además se intentó dar un golpe a la estrategia de la nueva patronal autonómica al apropiarse de la denominación de Consejo Empresarial de la Provincia de Alicante (CEPA) nombre barajado por la CEV para los consejos provinciales.

Y es en el orden del día también se acordó crear con CEPYME-Alicante una nueva confederación empresarial con el objetivo de que sume al conjunto de ambas entidades, bajo la denominación de Consejo Empresarial de la Provincia de Alicante.

Al respecto, Gómez apuntó que “estamos buscando la unidad de los empresarios, puesto que todos compartimos las mismas preocupaciones, tenemos los mismos intereses y vemos que hay cuestiones que nos afectan a todos que están sin resolver por parte de la autoridades políticas”. El presidente de la actual COEPA entiende que “los empresarios debemos aplicar la máxima de que la ‘unión hace la fuerza’. Con esta premisa queremos ser más grande y representar a más territorios para poder sostener el tejido empresarial en nuestra tierra, seguir creando riqueza y sostener los puestos de trabajo que de nosotros dependen”.

“Nuestra idea es seguir intentado un acercamiento a la CEV y defender a los empresarios alicantinos a a través de este nuevo ente que será el Consejo Empresarial de la Provincia de Alicante, pero sin perder nuestra autonomía que es básica para defender los intereses de los empresarios que representamos”, concluyó Gómez.