El gerente se incorporó a su puesto de trabajo el 9 de septiembre y los días sucesivos se produjeron 5 de las 8 transferencias a un banco chino. 

La portavoz del Grupo Municipal Popular, María José Catalá, y los concejales y consejeros de la EMT, Marta Torrado y Carlos Mundina, han presentado hoy una denuncia ante la Inspección Provincial de Trabajo por las irregularidades laborales que se dieron en la empresa de transporte público durante los días en que se produjo la estafa de 4 millones de euros.

La denuncia se fundamenta en la intervención que hizo el concejal de Movilidad, Giuseppe Grezzi, en el Pleno extraordinario del Ayuntamiento de Valencia, celebrado el pasado 17 de octubre, en la que este edil del gobierno municipal de Compromís y PSPV reconoció hasta en dos ocasiones que la Directora de Gestión y Finanzas de la EMT se encontraba de baja durante el mes de septiembre pero seguía ordenando los pagos de la empresa sin que su función se encontrara delegada en otro directivo.

Al respecto, Catalá ha manifestado que “los hechos que el propio Grezzi hizo públicos en el Pleno ponen en evidencia el descontrol absoluto que hay en la EMT e incluso desvelan que no se sustituyen las bajas médicas de trabajadores que tienen funciones sensibles en la contabilidad y procedimientos de pago de la empresa”. Desde la formación popular les “resulta llamativo que la directora de Gestión, que estaba aprobando órdenes de pago estando de baja los días en que se hicieron las transferencias del robo, según desveló Grezzi en el Pleno, no leyera esos mismos días los correos en los que está en copia entre la EMT y los estafadores”.

Catalá ha señalado que “es escandaloso que Ribó y el PSPV sigan impasibles ante las gravísimas irregularidades que se están destapando en la EMT en relación con el fraude”, y ha añadido que “si nadie asume la responsabilidad política, el alcalde deberá ser quien responda por ella, porque el robo de más 4 millones de euros de todos los valencianos no es un nimiedad que podamos olvidar”.