Anuncia que creará nueva categoría de vía pública en el IAE en la Marina de Valencia con un coeficiente de cuota más reducido “para impulsar el ecosistema emprendedor destinado a la formación, innovación y desarrollo”

La candidata del Partido Popular a la Alcaldía de Valencia, Mª José Català, ha presentado hoy su proyecto de modelo económico y la revolución fiscal que tiene prevista llevar adelante a los miembros de la Confederación Empresarial de la Comunidad Valenciana – CEV -.

Catalá ha anunciado que la bajada de impuestos que plantea tiene como objetivos: “incentivar la actividad económica, crear empleo, atraer nuevas inversiones, facilitar las transferencias familiares de comercios y PYMES, ayudar a los autónomos y emprendedores, y dejar en el bolsillo de los valencianos parte del dinero que tienen que pagar en impuestos al Ayuntamiento”.

“Quiero que Valencia sea una de las grandes ciudades españolas con menor presión fiscal”, ha afirmado, y para ello ha anunciado que pondrá en marcha “un Plan de Ayuda fiscal para las empresas, con medidas como una bajada generalizada del 10% del IBI, que incluye más de 250.000 inmuebles destinados a actividades económicas y que dejaría en el bolsillo de los valencianos 22 millones, además de bonificaciones de las plusvalías del 95% en caso de herencias, y bonificaciones del IAE y el ICIO para atraer empresas que generen empleo en la ciudad”.

Del mismo modo, ha avanzado que creará nueva categoría de vía pública en el IAE en la Marina de Valencia con un coeficiente de cuota más reducido “para impulsar el ecosistema emprendedor destinado a la formación, innovación y desarrollo”, al tiempo que ha anunciado también que bonificará el IAE a empresas generen empleo y aquellas que tengan una liquidación negativa el año anterior”.

Asimismo, ha destacado que entre sus propuestas está la implantación un Programa municipal de Apoyo al Autónomo, el incremento de las políticas de apoyo al comercio local y tradicional, “potenciando la innovación y promoviendo tanto la transformación como la comercialización de los productos autóctonos”.

Una ciudad ágil

“Queremos aplicar un Plan Expres de licencias y autorizaciones, una ciudad con espíritu emprendedor como Valencia debe ser más eficiente en la aprobación de licencias y supresión de cargas administrativas”, ha asegurado.

Para ello, ha explicado que:

“Instauraremos herramientas para que las licencias y autorizaciones se tramiten en 30 días, y la de mayor complejidad, en cómo máximo, 60-90 días.”

“Pondremos en marcha Organismos de certificación Administrativa (OCAs) y Convenios con los colegios Profesionales con Visados de garantía.”
– “Simplificaremos los trámites administrativos para facilitar la creación de empresas o realización de inversiones.”

En definitiva, María José Catalá ha expuesto ante los representantes de la CEV que quiere “una ciudad ágil en la creación de empleo y ágil, también, en la ejecución de inversiones, tanto en las inversiones plasmadas en el presupuesto municipal ciomo en la captación de nuevas inversiones externas.”