Responsabiliza a Ciudadanos de la expulsión de Barberá del PP, mientras que Catalá quiere convertir Valencia y la Comunitat como el “dique del catalanismo”

 

El presidente del PP, Pablo Casado, ha reivindicado el legado de la exalcaldesa de Valencia, Rita Barberá, y los ex presidentes valencianos Alberto Fabra, Francisco Camps y Eduardo Zaplana, para el que ha pedido “humanidad en su trato penitenciario”.  

Casado ha clausurado en el Oceanográfico de Valencia el acto de presentación de los candidatos de su partido a las tres capitales de provincia: María José Català por Valencia, Luis Barcala por Alicante y Begoña Carrasco por Castellón.

Durante su intervención, no ha dudado en destacar ahora la gestión del PP-CV al frente de las instituciones valencianas, al asegurar que “el PP ha dado las mejores páginas de su historia a la Comunitat“, y ha situado a la Comunitat como “dique de contención” frente al independentismo, dada su vecindad con Cataluña.

Estoy orgulloso de sus luces, pero también tenemos que mirar adelante. A pesar de sus sombras, el PP consiguió superar años de conformismo y hacer de la Comunitat una región líder en el Mediterráneo“, ha agregado

Sobre la figura de Rita Barberá, Casado ha buscado un responsable de lo que sucedió con su expulsión del PP, y, en su opinión, ese fue Ciudadanos quien exigió su expulsión en las negociaciones para la investidura de Mariano Rajoy en 2015 y 2016 y ha recordado que el PP tuvo que aceptar “sus peticiones humillantes” en este sentido.

Según ha explicado, “lo hizo Ciudadanos por un acuerdo de Gobierno, se lo dije a sus hermanas (las de Barberá) y ahora pienso que ella, una vez más, antepuso los intereses de Valencia y España a los suyos, y lo hizo a petición de los mismos que pidieron que Pilar Barreiro se marchara para pactar un Gobierno en Murcia”.

En la vida hay que ser honesto y reconocer las cosas, hacer balance, pero hay que dejar muy claro quién tiene la responsabilidad con pleno respeto a su legado y memoria. Estamos muy orgullosos de lo que hizo por Valencia y España, y creo que María José (Català) va a encarnar ese espíritu que nadie quiere patrimonializar, pero que creo que es justo recordar, por ella y por lo que hizo”, ha señalado

Alternativa frente al catalanismo

La recién proclamanda candidata a la alcaldía de Valencia, María José Català, ha seguido la línea argumental de Casado, y ha asegurado que se presenta a las elecciones “por convicción y devoción”, en defensa del arraigo y tradiciones, “no de las reinas magas, para que la senyera vuelva a entrar en la catedral y el separatismo catalanista quite sus manos de la ciudad“.

Y es que el discurso anticatalanista ha sido la base intervención, por lo que ha destacado la presencia del presidente de Lo Rat Penat, Enric Esteve, entre muchos otros compañeros de su partido, y ha afirmado que “adoro esta ciudad y no necesito más razones, por orgullo del cap i casal“.

En este sentido,  ha aseverado que  “los valencianos no necesitamos elegir, nos sentimos valencianos y españoles, y no vamos a permitir que nadie rompa nuestro país ni que nadie haga de nuestra tierra una sucursal“.

Además, ha destacado el compromiso con el PP-CV, y la ciudad de Valencia, afirmando que “soy de Torrent y he sido alcaldesa de esta localidad, donde tengo raíces profundas y firmes, y si he hecho esta apuesta por la ciudad de Valencia es porque adoro esta ciudad, porque creo firmemente que puedo ser alcaldesa y porque creo que es el mejor servicio que puedo prestar a mi partido, a mi tierra y a mi país”.

La candidata ha aprovechado para destacar los grandes emblemas de la gestión del PP al frente de la Generalitat. En su opinión, “la Ciutat de les Arts es lo que nosotros sabemos hacer, esa es la imagen, el proyecto, y si alguien pretende ponerlo en duda que revise bien las ultimas inversiones culturales”, y ha destacado algunos de los proyectos en los que participó como consellera de Cultura (inversiones en la pinacoteca San Pío V, colegios, el IVAM o el Berklee College) .

Asimismo, ha vuelto a reiterar su reivindicación de la figura de Rita Barberá como “la mejor alcaldesa de España y de Valencia”, en unas palabras que han estado precedidas de un largo aplauso.

Entre sus iniciativas programáticas, ha esbozado su intención de convertir Valencia en un foco de innovación, hacerla más verde y limpia, resolver sus problemas de tráfico y defender sus costumbres y tradiciones.

Desprecio de Alicante

Por su parte, el alcalde y candidato por Alicante, Luis Barcala, ha defendido el “derribo” en su ciudad de un tripartito que “abandonó el poder por la puerta de atrás sin haber gobernado ni un minuto”, y ha denunciado el “desprecio del Consell” y ha denunciado que “hoy tenemos más barracones en los colegios, menos centros de salud de los necesarios” y ha insistido en que “por pura supervivencia (Isabel) Bonig ha de ser presidenta del Consell”.

La candidata en Castellón, Begoña Carrasco, ha lamentado que el gobierno socialista de su ciudad “edita guías para enseñar a los jóvenes cómo tienen que drogarse con seguridad, insta a los padres a valencianizar los apellidos de sus hijos y suprime el nombre en español de Castellón“.

“Tenemos la ciudad llena de lazos amarillos, pero los transformaremos en verde esperanza, el color de la bandera de una ciudad que está orgullosa de ser valenciana y española”, ha concluido.

El PP-CV, heredero de todo lo bueno y lo malo

Por su parte, la presidenta del PP-CV, Isabel Bonig, ha asegurado que su partido “no es un cúmulo de oportunismos políticos“, sino que “es heredero de todo lo bueno y lo malo” y ha defendido que hay que aprender de los errores y mirarse en el espejo de los éxitos. En su opinión, “hay muchos que siguen llevando al PP en su corazón que se han marchado a otras opciones políticas pero que piden a gritos una sola razón para confiar en nosotros y volver a votarnos”.

Bonig ha vuelto a recordar la figura de la ex alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, “una mujer que le puso pasión a la vida y a la política”, a pesar de la polémica con su familia, un hecho que no ha sido aplaudido por una parte de los asistentes.

De igual manera, ha añadido que “ahora hay que decirle a todos los valencianos cuál es la diferencia con nuestros adversarios, todo lo que hemos hecho estos años. Si estamos convencidos de que nuestro proyecto es mejor, ¿Por qué no lo defendemos?”. A su juicio, “la gente está cansada de promesas incumplidas, si nos comprometemos con la gente hay que hacer lo que digamos, y si hemos defendido la bajada de impuestos hay que hacerlo. A eso me comprometo, a suprimir el impuesto de patrimonio y el de sucesiones y donaciones, a bajar el IRPF, todo eso para generar empleo y riqueza”.

La popular también ha defendido la libertad de los padres para elegir el colegio donde quieren estudiar sus hijos y ha apostado por que el 80 % de las asignaturas se impartan en inglés para favorecer el trilingüismo.

Por otra parte, ha defendido la “libre competencia y economía de mercado” y ha asegurado que cuando gobiernen “todo el que quiera invertir en esta tierra podrá hacerlo”, y establecerán “por ley que los pacientes tengan un tiempo máximo e espera, a partir del cual podrán irse a la concertada a coste cero”.

No nos pueden dar lecciones quienes llevan 17 sentencias condenatorias por vulnerar los derechos de la oposición y más de 30 sentencias contra su política educativa por vulnerar el derecho de los padres, quienes dicen que hay un problema político en Cataluña que tiene que ser resuelto al margen de la Ley“, ha apostillado.

La líder de los populares valencianos ha subrayado que “no hay que inventar nada, está todo creado; la España constitucional, descentralizada, nos devolvió a los valencianos el orgullo de serlo. Aquí no tienen cabida las tesis separatistas catalanas, nunca formarán parte del ADN valenciano“.