La recuperación de la actividad se extiende al conjunto del litoral de la región. El aumento de precios llega también a la provincia de Castellón

La mejoría en el mercado de vivienda vacacional en la costa se extiende por las tres provincias de la región. Según el informe Vivienda en Costa 2019, solo en la costa norte de la provincia de Castellón (entre Vinaròs y la capital) el mercado estaría todavía pendiente de tocar suelo, según los técnicos de la empresa de valoración inmobiliaria Tinsa.

El litoral sur de la provincia de Castellón y toda la costa valenciana muestran “indicios de recuperación”, en tanto que la situación de “clara recuperación” se extiende ya a las cuatro zonas en que el informe divide la costa alicantina, cuando el año pasado solo aplicaba a dos de ellas.

Tanto en precios, como en compraventas y visados, se registran crecimientos en comparación con el año anterior. Benicàssim (Castellón), El Campello (Alicante) y Oliva (Valencia) muestran los mayores incrementos de precio en el último año entre los municipios costeros de la Comunidad Valenciana.

Estas son algunas de las conclusiones del informe Vivienda en Costa 2019, una radiografía de la situación del mercado de vivienda vacacional en España, a partir de información estadística y de la experiencia local de la red técnica de Tinsa en las 63 zonas (8 de ellas en la Comunidad Valenciana) en la que el estudio divide el litoral español.

“La Costa Blanca alicantina continúa siendo un mercado residencial especialmente activo, en el que destacan municipios como Orihuela y Benidorm por su encarecimiento medio reciente”, afirma Rafael Gil, director del Servicio de Estudios de Tinsa. En Castellón, Gil destaca que se han producido mejoras sustanciales en poblaciones como Benicàssim y Peñíscola, en tanto que el resto de la provincia muestra un tono de recuperación más discreto. “En la Costa de Valencia, el ritmo de ventas e incluso de promoción de obra nueva se está reactivando principalmente entre Canet d’en Berenguer y Alboraia, con una situación más dispar entre las playas de Sueca y Oliva”, afirma Rafael Gil.

En las ocho zonas en las que el informe divide el litoral de la Comunidad Valenciana, la red técnica de Tinsa afirma que, de manera general, han aumentado los precios de la vivienda vacacional en el último año. La previsión es que continúe la tendencia alcista en los próximos 12 meses, con la única salvedad de la costa norte de Alicante, donde los técnicos prevén una estabilización de precios.

Precios

Benicàssim (+16,9%), El Campello (-15%) y Oliva (+11,9%) son los municipios de costa donde más aumentó en tasa interanual el precio de la vivienda terminada (nueva y usada) en la Comunidad Valenciana en el primer trimestre de 2018, según los datos procedentes de las tasaciones de Tinsa.

Otras tres localidades, además de Valencia (+11%), también muestran incrementos superiores al 10%. Se trata de Borriana (+10,9%), y Canet d’en Berenguer y Jávea (+10,5% en ambos casos).

“Muestra de la mejoría que está experimentando el litoral valenciano es que solo 5 de los 31 municipios analizados han abaratado los precios de la vivienda en el último año. Solo uno de ellos, Alboraia, supera el 3% de caída” afirma Vicente Torres, delegado de Tinsa en Valencia. Los municipios de costa donde la vivienda terminada es más barata que en el primer trimestre de 2018 son Cullera (-0,1%), Almazora (-0,9%), Vinaròs (-2,3%) , Altea (-2,6%) y Alboraia (-4,2%)

Jávea es el único de la Comunidad Valenciana que aparece entre los 20 municipios de la costa española que más se han revalorizado desde el mínimo que tocaron en la crisis. Concretamente, el precio medio en la localidad alicantina ha aumentado un 35% desde su mínimo.

Sin tener en cuenta las capitales, los municipios de costa de la Comunidad Valenciana que más se han revalorizado son El Campello (+26%), Peñíscola (+25,7%) y Orihuela (+25,4%). Les acompaña la ciudad de Valencia (+27,6%).

Los precios medios más elevados en la costa de la Comunidad se localizan en Jávea (1.901 €/m2), Orihuela (1.851 €/m2) y Benicàssim (1.751 €/m2). En el extremo contrario, los municipios más baratos son Almazora (739 €/m2), Borriana (791 €/m2) y Benicarló (821 €/m2)

Pese a los síntomas de mejoría, el mercado residencial todavía no ha superados los efectos de la crisis. En tres municipios castellonenses y dos valencianos la vivienda no vale de media ni la mitad que en el punto máximo del ciclo anterior. Es el caso de Benicarló, donde la caída acumulada desde máximos de 2007 alcanza el 57,8%, Oropesa del Mar (-55,5%), Almazora (-55,3%), La Pobla del Farnals (-54,2%) y Puçol (-50,1%). También Castellón capital mantiene una brecha importante respecto a sus máximos, con un 51,4% de caída acumulada.

Actividad

Marina D’or, en Castellón, sigue destacando como el principal foco de stock pendiente de venta en la Comunidad: apartamentos de calidad media para los que se prevé una absorción a largo plazo. También existe producto pendiente de venta, con expectativas de que puedan digerirse en el corto plazo, en Moncofa (Castellón) y Piles (Valencia).

El número de visados de obra nueva (tanto de primera como de segunda residencia) en los municipios de costa de la Comunidad Valenciana con más de 10.000 habitantes aumentó en 2018 un 17,3%, hasta 7.292 visados, según datos del Ministerio de Fomento. Si se excluyen en el cómputo las capitales de provincia, este indicador adelantado de la actividad promotora arroja un total de 4.147 visados de obra nueva en la Comunidad Valenciana, un 4,5% menos que en 2017.

Alicante es la provincia que aglutina el mayor número de licencias aprobadas en 2018 en localidades de costa, con 4.632 visados, un 6,4% menos que en 2017. Los municipios del litoral de la provincia de Valencia duplicaron en 2018 el número de permisos de 2017, hasta 1.975 visados. También los enclaves costeros en la provincia de Castellón registraron el año pasado mucha más actividad, con 685 visados, un 132% más.

Según datos del Ministerio de Fomento, Torrevieja destaca como la localidad con más visados de obra nueva en 2018 (686 licencias, un 9% más), por delante de Orihuela, la primera del ránking el año pasado, que redujo un 43% su número de visados en 2017, hasta 651 licencias.

Torrevieja y Orihuela fueron los municipios costeros con mayor número de visados de obra nueva en el conjunto de España en 2018 si se dejan a un lado las capitales de provincia. Por su parte, Guardamar del Segura, con 492 visados (+92%), sería el tercer municipio costero de la Comunidad Valenciana por número de visados en 2018 y el cuarto de España, por detrás de la malagueña Mijas.

Otros municipios de la Comunidad Valenciana que superaron en 2018 la cota de 250 visados de obra nueva fueron los alicantinos de Pilar de la Horadada (283 licencias, un 22% menos) y Dènia (266, un 74% más). También se incorpora a este grupo Oropesa del Mar, donde se ubica Marina d’Or, que pasó de tan solo 2 visados en 2017 a 292 en 2018, según datos del Ministerio de Fomento.

El sur de la provincia de Castellón, entre Borriana y Playa de Almenara, es la única zona donde la red técnica de Tinsa apunta que no se ha iniciado la construcción de nuevos proyectos de vivienda vacacional en el último año.

Entre los focos más intensos de actividad promotora destacan Canet d’en Berenguer, Benidorm., Oropesa y La Pobla de Farnals, en Castellón; las playas de Oliva Nova, Daimús y Xeraco, en Valencia; y Orihuela costa, Dènia, Finestrat, Benidorm y Villajoyosa, en Alicante.

Demanda

Las compraventas en los municipios de costa de la Comunidad Valenciana analizados en el informe se incrementaron un 9,4% en 2018, hasta 74.027 operaciones, según datos del Ministerio de Fomento. Si se eliminan las transacciones en las capitales de provincia, el crecimiento en la costa de la Comunidad Valenciana fue del 7,3%, hasta 31.769 compraventas.

Los municipios de costa más activos en compraventas durante 2018, por detrás de las capitales de Valencia y Alicante, fueron Torrevieja (5.256 compraventas, +3,5%), Orihuela (4.080 transacciones, -4,9%) y Elche (2.906, un +15,4%). Por su parte, los mayores incrementos interanuales se registraron en La Pobla del Farnals (+48,6%), Castellón de la Plana (+34,1%), Oliva (+34%), Almazora (+30,2%) y Puçol (+28,3%).

Según datos aportados por el Ministerio de Fomento, el 31% de todas las compraventas en la Comunidad Valencia en 2018 fueron realizadas por extranjeros, frente al 32% del año anterior y el 16% de la media española.

El peso del comprador internacional sobre el total de operaciones es mucho más notorio en la provincia de Alicante, donde protagonizó el 45% de las operaciones, un punto menos que en 2017. El número de compras foráneas se incrementó el año pasado un 7% en la provincia, hasta 19.883 transacciones.

Mayor fue el crecimiento en la provincia de Valencia, donde los internacionales sumaron 5.844 operaciones, un 19% más, y representaron el 17% del total de compraventas, un punto más que en 2017. Finalmente, también en la provincia de Castellón aumentaron las transacciones firmadas por extranjeros: un 15% más, hasta 1.763 compraventas, que representaron un 18% del total de la provincia, un punto menos que el año anterior.

En el conjunto de la Comunidad Autónoma, los ingleses fueron la nacionalidad que aglutinó en 2018 la mayor proporción de operaciones, según el Colegio de Registradores.

Los británicos protagonizaron el 17,4% de todas las compraventas realizadas por extranjeros, casi el doble que los suecos, que supusieron un 8,9%. Las siguientes nacionalidades con más presencia en las compraventas de la Comunidad Valenciana fueron Bélgica (8,2% del total), Francia (6,5%) y Rusia (5,1%).