La cabeza de lista al Congreso por Valencia pide que se involucren «las asociaciones agrícolas, empresarios citrícolas y todos los partidos políticos»

Los tratados con Sudáfrica y Mercosur, los efectos de los aranceles de Estados Unidos y un Brexit duro son «grandes peligros». Entiende que el campo valenciano con más de 110.000 agricultores está en un momento de dificultad y «no podemos mirar hacia otro lado» La cabeza de lista del PP por Valencia para el Congreso, Belén Hoyo, ha explicado hoy que «proponemos un gran pacto por la agricultura valenciana ante las múltiples amenazas que sufre el sector que es clave para la provincia». Hoyo se ha manifestado en estos términos durante una visita a Alzira junto al vicesecretario general del PP Antonio González Terol y la presidenta regional, Isabel Bonig.

En este pacto «deben involucrarse las asociaciones agrícolas, empresarios citrícolas y todos los partidos políticos», ha precisado, al objeto de «sumar fuerzas para negociaciones que son fundamentales ante el Gobierno de España y la Unión Europea».

Los «grandes peligros» para el campo valenciano, según ha detallado Belén Hoyo, son «los tratados suscritos con Sudáfrica y Mercosur –a los que habrá que sumar los previstos con Australia y Nueva Zelanda–; los efectos de un previsible Brexit duro; los aranceles anunciados por Donald Trump para los cítricos de hasta un 25% o el veto ruso que se mantiene».

Hoyo ha lamentado que en esta breve legislatura pasada el PSOE se haya mostrado como «cómplice con la competencia desleal de la naranja importada poniendo en peligro el medio de vida de miles de familias valencianas». Asimismo, afirma que el campo valenciano está en un momento de «extrema dificultad» y son más de 110.000 agricultores los que ven como se presentan «nubarrones en el horizonte y no podemos mirar hacia otro lado».

Controles fitosanitarios

El Partido Popular ha propuesto aumentar los controles fitosanitarios en los países externos a la Unión Europea «para estar en igualdad de condiciones frente al mercado». De igual modo, pide estar «vigilantes» ante las consecuencias de un Brexit duro que podría afectar al 57% de las exportaciones valencianas «con un coste superior a los 120 millones de euros».

Ha destacado que la media de edad de quienes trabajan en el campo valenciano es elevada y «el futuro de la agricultura pasa por la sostenibilidad, la competitividad, la innovación, la digitalización, la incorporación de los jóvenes y el apoyo a las mujeres».

Y es que la agricultura «es uno de los motores de la economía valenciana», ha indicado Belén Hoyo, quien aconseja «cuidar este sector que es un impulso para el empleo y supone además un freno a uno de los problemas más acuciantes de la provincia de Valencia como es el de la despoblación».

La cabeza de lista al Congreso ha finalizado reconociendo la necesidad de «una reforma de la Política Agraria Común que incluya ayudas más directas, agilizar las de mínimas y que los seguros agrarios cubran siempre los costes de producción».