Arcadi España y Boira acuerdan un plan de reuniones mensuales para ‘monitorizar’ las obras del Corredor Mediterráneo

La línea entre Zaragoza y Sagunto avanza. Al menos, eso se desvela de las informaciones hechas públicas este jueves por el Administrador de Infraestructura Ferroviaria (ADIF), según la cual, se llevará a cabo entre el 9 de julio y el inicio del servicio el 5 de octubre parte del conjunto de obras para avanzar en el desarrollo de las actuaciones previstas en el Plan Director de la línea Zaragoza-Teruel-Sagunto.

Los trabajos, que se desarrollarán durante este periodo, contemplan trabajos de adecuación de vía e infraestructura en el tramo Teruel-Sagunto y la ejecución de actuaciones singulares entre Teruel y Zaragoza para el fomento del tráfico ferroviario de mercancías, así como la reparación de cinco terraplenes y la adaptación de vías de apartado de 750 metros.

Con el objetivo de concentrar el mayor número de trabajos posible y así reducir el impacto en el tráfico ferroviario, Adif ha planificado una interrupción extraordinaria de la circulación de trenes entre la época estival y principios de otoño. Posteriormente continuarán los trabajos en banda de mantenimiento y, en su caso, se llevará a cabo algún corte extraordinario puntual.

Se prevé reanudar el tráfico de cercanías de la línea C-5 en el trayecto Sagunto-Caudiel a partir del 15 de septiembre.

A pesar de la complejidad y variedad de las actuaciones a ejecutar, se ha ajustado esta planificación para poder atender el aumento de la demanda de viajeros con motivo de dos festividades que tienen una gran afluencia de público, como las Fiestas del Ángel (Vaquillas) de Teruel y el Pilar.

Plan Director de modernización y mantenimiento

Estas actuaciones se enmarcan en el plan de inversiones comprometido para asegurar la competitividad de la línea Zaragoza-Teruel-Sagunto como eje estratégico del Corredor Cantábrico-Mediterráneo, cuya inclusión en el Corredor Mediterráneo europeo fue aprobada en abril pasado.

Este Plan Director, con un horizonte temporal de ejecución hasta 2022/2023 y una inversión inicial global prevista de 386,6 millones de euros, tiene como objetivo mejorar de forma significativa el estado de la infraestructura actual para seguir potenciando este tramo del Corredor Cantábrico-Mediterráneo, especialmente para el tráfico de mercancías.

En este sentido, el Plan se orienta a facilitar las conexiones ferroportuarias y con centros logísticos en este eje ferroviario estratégico, de gran importancia al discurrir por territorios que representan el 21% del PIB del Estado.

Hasta el momento, se han realizado o se encuentran en ejecución obras adjudicadas por valor global de más de 64 millones de euros (IVA incluido) para desarrollar actuaciones de mejora de la infraestructura y de la capacidad y prestaciones de la línea, como la supresión de 8 limitaciones temporales de velocidad, la instalación del sistema tren-tierra, la renovación de 11 estructuras para el aumento de la capacidad portante 22,5 toneladas por eje, o la adaptación de estaciones a la circulación de trenes de mercancías de 750 metros. Asimismo, se han adjudicado contratos de suministro de materiales para la ejecución de obras por importe conjunto de 30,8 millones de euros (IVA incluido).

Mediante las actuaciones ejecutadas hasta el momento (supresión de 8 limitaciones temporales de velocidad e implantación del sistema tren tierra, fundamentalmente), se ha aumentado la disponibilidad de la infraestructura al permitir circulaciones las 24 horas y se han reducido los tiempos de viaje del orden de 3 horas para los tráficos de mercancías, incrementando los surcos hasta casi 30 trenes semanales, y de 23 minutos para los servicios de viajeros.

Además, se ha homogeneizado la carga máxima de las circulaciones de mercancías, mejorando su competitividad, ya que el aumento de la capacidad portante permite que un tren transporte un 12,5% más de carga.

Por otro lado, Adif trabaja en la futura electrificación de la línea, que supondrá una inversión aproximada superior a los 200 millones de euros (IVA incluido). Así, se encuentran en fase de redacción los proyectos de línea aérea de contacto (catenaria) en todo el recorrido de la línea, así como los relativos a subestaciones y centros de autotransformación asociados, telemando de energía y línea de alta tensión en el tramo Teruel-Zaragoza. Asimismo, próximamente se licitarán las obras de subestaciones y centros de autotransformación asociados, telemando de energía y línea de alta tensión en las áreas de Cariñena y Villafranca.

También se encuentra en fase de contratación la redacción de los proyectos de ampliación del gálibo en túneles y pasos superiores de la línea, una actuación necesaria para la electrificación de la infraestructura.

Finalmente, se encuentra redactado el proyecto de implantación del Bloqueo Automático en toda la línea, cuya implantación supondrá una notable mejora en la gestión del tráfico al aportar mayor fiabilidad. La instalación de este sistema está valorada en unos 31,5 millones de euros (IVA incluido).

Una vez completado todo el Plan Director, la línea dispondrá de mayor capacidad; se incrementará la velocidad máxima de circulación y, en consecuencia, se reducirán de forma sustancial los tiempos de viaje, tanto para los viajeros como para las mercancías; mejorará la competitividad de los servicios de carga; se podrán incorporar trenes eléctricos; se ofrecerán mejores parámetros de fiabilidad y confort; se reducirá la probabilidad de incidencias; y, finalmente, la línea será plenamente interoperable con los corredores Atlántico y Mediterráneo.

El Corredor Mediterráneo prioritario para el Consell

Por otra parte, el nuevo conseller de Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad, Arcadi España, se ha reunido con el comisionado para el Corredor Mediterráneo, Josep Vicent Boira, para abordar el estado en que se encuentran las obras de esta infraestructura, en cuyo transcurso han acordado mantener mensualmente reuniones para “monitorizar y hacer un seguimiento de la evolución de las obras del Corredor Mediterráneo”.

España ha trasladado que las obras del corredor han cogido “una buena velocidad de crucero”, y ha añadido que “la Generalitat seguirá siendo reivindicativa con esta infraestructura por la importancia que tiene para la Comunitat, para España y para Europa”, al considerarla “prioritaria”.

De igual manera ha puesto en valor las actuaciones reivindicativas que tanto empresarios como sindicatos y universidades han emprendido en los últimos tiempos para impulsar el corredor mediterráneo. En su opinión, “hemos de reconocer que tenemos una sociedad civil muy viva que apoya infraestructuras fundamentales para la Comunitat Valenciana”.

Por su parte, el comisionado para el Corredor Mediterráneo, Josep Vicent Boira, ha remarcado la importancia del corredor porque su rentabilidad “es indudable, ya que el funcionamiento de esta infraestructura aumentará un 1% el PIB de España”.

Boira ha finalizado destacando que existe un plan y la Oficina del Corredor así lo ha permitido. Tal y como ha señalado, con la colaboración entre la Generalitat Valenciana, el Gobierno y la Comisión Europea esta legislatura se avanzará notablemente en el Corredor Mediterráneo.