El Ayuntamiento de València aprobará este mes una serie de medidas fiscales, auspiciadas por la concejalía de Hacienda de Ramón Vilar acerca de la regulación de los impuestos y tasas municipales, que en su mayoría se verán incrementados. Estos cambios se verán reflejados en los presupuestos del consistorio para 2020, y se aplicarán sin excepciones para todos los ciudadanos y empresas sitiadas en la ciudad a partir del año que viene.

La Junta de Gobierno Local ha dado luz verde al incremento en el Impuesto de Actividades Económicas (IAE), Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO), Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), además de subir el impuesto en la tasa del alcantarillado y crear una tasa concreta para las empresas de alquiler de vehículos compartidos.

IAE, un impuesto de necesaria renovación

La subida del IAE era una prioridad para el gobierno municipal, ya que este impuesto llevaba una década sin revisarse y eso repercutía en los ingresos recibidos para el Ayuntamiento. En concreto, la medida va dirigida a las empresas y autónomos que facturan más de un millón de euros y variará según la localización de cada establecimiento. Para ello, el consistorio ha dividido la ciudad en cinco tramos en el que se incluye uno especial para una parte del barrio de El Cabanyal.

La subida irá del 3’27% que se paga actualmente al máximo legal que es 3’80%. Los locales más céntricos pagarán casi 500 euros mensuales más. Los otros tres tramos tendrán unos aumentos aproximados de 337, 177 y 36 euros respectivamente. Con estas medidas, la Concejalía de Hacienda aspira a recaudar 3’1 millones de euros más, pasando de 18 a 21’1 millones de euros.

ICIO, un incremento del 3%

Respecto al Impuesto sobre Construcciones y Obras, este se aplicará en base al presupuesto realizado por las empresas de construcción y derivados y posteriormente revisados por los organismos correspondientes. Esta medida supone un incremento total del 3% pasando de 586 a 605 euros.

IBI

El Impuesto de Bienes Inmuebles se verá afectado en el valor catastral de los inmuebles. Esto significa que se calculará el importe a pagar según el valor del mismo. Esta medida, según Carlos Galiana era necesaria realizarla porque llevaba “diez años congelada”. La estimación del ayuntamiento de València es que se invierta la tendencia a la baja de estos últimos dos años de menos recaudación.

Tasa de alcantarillado, Impuesto de circulación y Car Sharing

El incremento en la tasa del alcantarillado supondrá un aumento de 12 euros al año en la factura del agua. Esto se traduce en que cada familia pagará un euro al mes de más por este motivo. Desde el Ayuntamiento indican que se aplicará sin ningún tipo de distinción y servirá para acometer el crédito de 160 millones al Banco Europeo de Inversiones para renovar la red de saneamiento de la ciudad.

El Impuesto de Circulación afectará, en principio, únicamente a los vehículos de gran cilindrada. En cuanto al sharing, el consistorio ha creado una tasa que gravará a las empresas de alquiler de vehículos compartidos por usar el espacio público. Además, pretende establecer un impuesto de 60 euros a los patinetes eléctricos, 78 a los ciclomotores y 82 a las motocicletas.

Carlos Galiana, concejal de Compromís en el Ayuntamiento de Valencia, ha valorado la subida de estos impuestos, como necesarios. Además, ha querido remarcar que la subida del IAE “solo afectará a 1.000 empresas de 80.000 servicios que ofrece la ciudad de Valencia”. También ha indicado que “a nadie le gusta la subida de impuestos como al Ayuntamiento” porque se aumentan gastos en sueldos que vienen del Gobierno, o en propios impuestos”.