Se sitúa en 11,84 días, lo que supone una reducción de 9 días con respecto al primer trimestre de este año.

Se trata de una ratio de pago muy inferior a la del resto de administraciones públicas, pues el pago se realiza en 19 días menos que en la administración central, 25 menos que en la autonómica y 47 menos que en la media de las administraciones locales.

L’Ajuntament d’Alfafar ha hecho público el Periodo Medio de Pago a Proveedores (PMP) correspondiente al segundo trimestre de 2019 en el que ha cerrado con una media de pago de 11,84 días. Se trata de un periodo muy inferior a la media que se registra en otras administraciones públicas. Así, el pago a proveedores en Alfafar se realiza en 19 días menos que los pagos de la administración central, en 25 menos que la autonómica y en 47 menos que la media de las administraciones locales.

La media de pago se sitúa, asimismo, en 9 días menos con respecto al primer trimestre de 2019. En ese sentido, l’Ajuntament ha contraído un compromiso con sus proveedores mejorando los tiempos de pago con el objetivo de que mantengan su voluntad de continuar con el vínculo laboral con el consistorio.

Al mismo tiempo, con esta media de pago a proveedores, Alfafar favorece el ahorro del gasto público, pues con esta ratio no es necesario abonar posibles intereses de demora en los que suelen incurrir otras administraciones por retrasarse en los pagos de las facturas.

Por su parte, el concejal de Hacienda, Eduardo Grau, destaca la importancia que supone para el consistorio estar al corriente de los pagos a proveedores: “Generalmente trabajamos con pymes que detrás tienen uno o varios autónomos y sus familias, por lo que tener este periodo de pago tan bajo significa que estas familias no tienen que realizar sobreesfuerzos económicos y humanos para tener que hacer frente a sus obligaciones financieras y administrativas, al mismo tiempo que asegura una mejora en el precio y en la confianza entre la administración y el proveedor”.

En cuanto a las previsiones para el resto del año, l’Ajuntament prevé disponer de saldo suficiente, mediante el uso de sus propios recursos, para poder hacer frente al pago de las obligaciones municipales.