Ribó ofrece la ciudad para su acogida, y el presidente del gobierno, Pedro Sánchez, da las instrucciones para que pueda llegar este viernes

 

Uno de los primeros cambios del nuevo Gobierno de España es su actitud respecto a los inmigrantes y los refugiados. Si hasta el momento la actitud del anterior ejecutivo era restrictiva ahora será diferente. Al menos, así se desprende del anuncio realizado por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de acoger la propuesta realizada por el alcalde de Valencia, Joan Ribó, para acoger a los 629 inmigrantes del barco de salvamento Aquarius que navega por el mediterráneo sin tener puerto de acogida.

Así, lo ha anunciado Sánchez alegando “razones humanitarias”. Según han explicado fuentes de Moncloa, el jefe del ejecutivo “ha dado instrucciones para que España cumpla con los compromisos internacionales en materia de crisis humanitarias”.

Según Sánchez, “es nuestra obligación ayudar a evitar una catástrofe humanitaria y ofrecer un puerto seguro a estas personas, cumpliendo de esta manera con las obligaciones del Derecho Internacional”.

En este sentido, ha señalado que el destino de este barco será el puerto de Valencia, previa coordinación con la Generalitat y el ayuntamiento de Valencia.

Horas antes, el alcalde de Valencia, Joan Ribó, tras reunirse con la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, al conocerse la noticia de que, a pesar de que la ONU había pedido formalmente en Malta e Italia que facilitan el desembarco, el nuevo gobierno italiano lo ha impedido. Según el primer edil, “Valencia está dispuesta para acoger las 629 personas desamparadas a bordo del barco Aquarius, que se encuentra en el Mediterráneo a la espera de instrucciones para atracar en un puerto”.

El alcalde ha aclarado que la embarcación de la organización humanitaria SOS Méditerranée trabaja con Médicos sin fronteras y transporta personas migrantes rescatadas en diferentes operaciones durante la jornada del pasado sábado en aguas de Libia.

“Huyen del hambre, de la guerra y la miseria. Si podemos, evitaremos más muertos: son 629 personas, entre ellas 123 menores, uno de ellos nacido anoche. Por eso, lo he hablado con la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, para preparar un dispositivo de acogida lo más rápido posible”, ha explicado el alcalde.

“Hay que recordar que once comunidades autónomas firmaron un manifiesto liderado por la Comunitat Valenciana, pidiendo al entonces presidente del gobierno de España, Mariano Rajoy, la implicación en la acogida de personas. Los valencianos somos personas empáticas con el sufrimiento de los otros», ha añadido el primer edil que ha reiterado su convencimiento de que el pueblo valenciano «quiere impedir más muertos en el Mediterráneo. No queremos otro Aylán”.