La economía valenciana ha alcanzado en 2017 un ritmo de crecimiento similar a la registrada el año anterior, que fue un 3,3%. Tasa que se sitúa por encima de la media nacional, que según las diferentes instituciones económicas se prevé sea del 3,1%. Este crecimiento sitúa a la CV entre las comunidades más dinámicas, sólo superada por las regiones insulares y Madrid, lo que ha permitido converger en términos reales y generar empleo: 62.000 empleos netos en 2017.

El informe elaborado por Cámara Valencia analiza el crecimiento de la Comunitat Valenciana, basado, desde el punto de vista de la oferta, en el dinamismo del turismo, la actividad comercial y la industria, así como en la recuperación de la construcción. Los factores que ha sido soporte de este crecimiento son la continuidad de una política monetaria expansiva, el favorable comportamiento de la economía mundial y la mejoría de la confianza de consumidores y empresarios.