El líder del PSOE escenifica una nueva etapa con Ximo Puig y destaca la llegada de la banca catalana a la Comunitat como “muestra de la estabilidad del Consell”

 

Los socialistas valencianos celebraron este sábado su tradicional Fiesta de la Rosa que este año ha coincidido con la festividad del 9 d’octubre. Y a la cita no faltó nadie, especialmente los altos cargos del Consell y la mayoría de alcaldes socialistas, ni tampoco el secretario federal del PSOE, Pedro Sánchez, acompañado por sus escuderos federales valencianos, el secretario federal de organización, y aún secretario provincial de Valencia, José Luis Ábalos, y el secretario de Justicia, Libertades y Nuevos Derechos del PSOE, Andrés Perelló, a pesar que una avería en el AVE retraso su llegada.  Pero, ni dicha avería, ni la amenaza de lluvia sobre Valencia evitó la primera gran escenificación de una nueva etapa relacional con el secretario general del PSPV, y president de la Generalitat, Ximo Puig, donde ambos dirigentes políticos mostraron en público “apoyo mutuo” enterrándose las viejas heridas del pasado.

Y Sánchez, que llegó se dio el baño de masas, intervino y se marchó, realizó una intervención en clave estatal, manteniendo su apuesta  por el “diálogo sincero” como salida a la crisis con Cataluña, pero, advirtiendo que ello sólo será posible si los dirigentes catalanes vuelven a la legalidad, ya que, en caso contrario, “ante la posible quiebra unilateral del Estado social de derecho, estaremos al lado de la integridad territorial y la Constitución”.

El líder socialista ha pedido a los secesionistas que abandonen ese camino y regresen al camino de la democracia “porque les estamos esperando para hablar y para pactar”, y ha anunciado que el PSOE “defenderá una reforma de la Constitución donde Cataluña y la Comunitat Valenciana tenga su encaje”. No obstante, se ha posicionado en contra de lo acontecido en Cataluña, con la amenaza de una Declaración Unilateral de Independencia, ha sido un atropello de la Constitución española y de los derechos de los partidos de la oposición en el Parlament.

En este sentido, ha advertido que tanto el PSOE como la Unión Europea “no va a amparar una declaración unilateral frente a la integridad territorial de ningún estado miembro de la UE”, posicionándose con el Estado en el caso que produzca esa declaración.

De igual manera ha mandado un recado a Podemos y sus confluencia, que ha denominado como “izquierda pequeña” por hacer el juego a los independentistas: “mientras ellos fragmentan con nacionalismos, nosotros somos una izquierda internacionalista que quiere integrar soberanías“.

Sánchez también ha hecho hincapié en las empresas con sede en Cataluña, que en las últimas 48 horas han anunciado el traslado de su sede social fuera ante la amenaza de una declaración unilateral de independencia la próxima semana: “¿Qué país es ese de los independentistas del cual quieren huir las empresas, destrozando el empleo?”, y ha recordado que “la economía exige estabilidad y no quiere ningún tipo de banderas”, por lo que “las empresas buscan lugares con estabilidad”.  En su opinión, “aquellos dicen que quieren a Cataluña, que la defienden, lo que están haciendo es destrozándola y las principales víctimas son los trabajadores”.

Estabilidad de la Comunitat

En este sentido, Pedro Sánchez ha aprovechado para hacer un guiño al Consell de la Generalitat relacionado con lo que ha sucedido estos días y la llegada a la Comunitat Valenciana de las sedes Caixabank, Banc Sabadell y Banco Medilianum, ya que, en su opinión, “es una muestra de la estabilidad del Consell”, y ha destacado su “compromiso” con las políticas transformadoras del gobierno que preside Ximo Puig “las que defendemos los socialistas”.

Así, se ha sumado a las reivindicaciones de los socialistas valencianos por una financiación justa. “Estas son las causas que defendemos los socialistas” ha señalado tras añadir “no me cabe más que apoyar vuestras reivindicaciones para que el Gobierno de España desbloquee la reforma del sistema de financiación”.

Por su parte, el líder del PSPV, y president de la Generalitat, Ximo Puig, ha mostrado todo su apoyo al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ya que tal y como ha explicado “son momentos en los que debemos de dar el máximo apoyo posible a todos los actores que pueden decidir y actuar y encontrar una salida, que pueden encontrar soluciones”. “En tu caso Pedro tienes todo el apoyo del PSOE porque es fundamental, porque nos estamos jugando el futuro de las nuevas generaciones y este partido es mucho más que una coyuntura”.

Puig ha apostado por “avanzar para reconstruir todas las fracturas que se han producido durante estas semanas, meses y años con tal de vivir en una sociedad más inclusiva donde todos los territorios tengan su singularidad y sobre todo haya igualdad entre las personas”.

Respecto a la salida de algunas entidades financieras de Cataluña, Ximo Puig ha asegurado no estar feliz ante esta situación, no obstante, ha puntualizado que “lo que evidentemente se ha demostrado es que la Comunitat Valenciana es una comunidad donde la estabilidad, la honradez y el dialogo están produciendo un entorno favorable para la inversión”. Así ha señalado que “aunque acogemos con satisfacción la llegada de algunas entidades financieras las causas que producen esta situación no son motivos que nos alegren en absoluto” a lo que ha añadido “nos gustaría que se reequilibrara el poder financiero en España pero que esta situación se supere”.