El president reivindica la no existencia de arranceles en las exportaciones de los productos valencianos a Inglaterra

 

El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha destacado los avances del acuerdo para garantizar, después del Brexit, los derechos sociales tanto de los valencianos que viven en Reino Unido como de la colonia británica residente en la Comunitat Valenciana, una cuestión que ha tildado de “fundamental” porque “lo primero son los derechos de las personas”.

Así, los anunciado, tras su reunión en Bruselas con el líder del equipo negociador de la Comisión Europea para la salida de Reino Unido de la UE, Michel Barnier, y ha señalado que habrá una segunda reunión con él el próximo otoño en Alicante. En su opinión, “el Brexit no puede dinamitar Europa, sino todo lo contrario, tiene que ayudar a saber que Europa es la única alternativa posible para el futuro”.

Puig ha constatado en la reunión el interés del equipo negociador por las peticiones realizadas desde la Comunitat Valenciana relacionadas con los derechos de las personas, ha subrayado el president, y ha destacado la importancia de las garantías en los derechos sociales, fundamentalmente en lo concerniente a la sanidad.

De igual manera,ha apuntado que “en lo que ya está acordado ya figura claramente esta cuestión”, y ha recordado que un tercio de los británicos que viven en España lo hacen en la Comunitat Valenciana.

Por otro lado, el jefe del Consell ha defendido “la necesidad de garantizar que, en el futuro, no haya aranceles” en sectores clave para la exportación valenciana, como el sector agroalimentario, la cerámica o el calzado.

También se han abordado los efectos en otros ámbitos como la industria del automóvil, y a este respecto ha precisado que se producirá una reunión con los responsables de la compañía Ford, a instancias de la Comunitat. Igualmente, tal y como ha explicado, también se han analizado los efectos sobre el espacio común aéreo, cuestión sobre la que también se realizará un seguimiento.

Puig ha mantenido además un desayuno de trabajo con su homólogo en la región de Bruselas capital, Rudi Vervoort.