El president pide a los grupos parlamentarios otra declaración institucional para instar al Gobierno a no retrasar la reforma del sistema de financiación

 

Con la aprobación del nuevo cupo vasco y el debate del modelo de financiación cuya aprobación ha aplazado el ministro de Hacienda, Cristobal Montoro, el president de la Generalitat, Ximo Puig, ha propuesto durante su comparecencia semanal ante el pleno de Les Corts que el Consell pedirá que las dos comunidades con un régimen foral propio, Euskadi y Navarra, aporten al fondo básico de financiación, ya que ahora mismo no lo hacen.

Puig ha realizado esta propuesta en respuesta a la pregunta del síndic de Compromís, Fran Ferri, en la que le solicitaba una valoración sobre la manifestación del pasado sábado. Según el president, “deben aportar al fondo de solidaridad, no es posible que no lo hagan. El nuevo sistema de financiación debe garantizar la igualdad”

De igual manera, ha pedido a los grupos parlamentarios que firmen una nueva declaración institucional para solicitar al gobierno central que no se retrase la reforma del sistema de financiación, y donde  se reivindique “el cumplimiento del compromiso adquirido en la Conferencia de Presidentes” en la que se acordó que el nuevo modelo se aprobaría antes de que terminase 2017.

En este sentido, ha reiterado su “compromiso” para cambiar el modelo asegurando que “seguiremos trabajando con el resto de territorios de España para cambiar el sistema de financiación”, y  ha pedido tanto a los partidos que sustentan al Consell como a los grupos de la oposición, que apoyen la partida reivindicativa de 1.325 millones de euros en los Presupuestos de 2018.

Respecto a la manifestación del 18N por una financiación justa, según el jefe del Consell  se ha demostrado “la gran madurez del pueblo valenciano” y se desarrolló “sin insultos, nada que ver con otras manifestaciones que hemos visto recientemente” y ha incidido en que los valencianos solo quieren tener el “trato justo” que se merece.