El president defiende en Madrid la implicación y participación de las autonomías en el proceso para reformar la Carta Magna

 

Caiga quien caiga tiene que haber nuevo sistema de financiación. Al menos, esa es la opinión del president de la Generalitat, Ximo Puig, que no ha dudado en insistir en Madrid sobre la importancia de cambiar el modelo de financiación de las comunidades autónomas, pendiente desde hace varios años, y lo ha enmarcado como ‘avanzadilla’ de un acuerdo más amplio que implique la reforma de la Constitución.

Así, lo ha anunciado el jefe del Consell durante una conferencia con el título ‘La Generalitat y la cuestión territorial de España‘ que ha impartido en el Club Siglo XXI de Madrid, donde se  ha postulado a favor de una responsabilidad asumida “como parte del Estado” y desde una “lealtad institucional” que, con el anterior Gobierno, solo tuvo un sentido y que en este “nuevo tiempo” que se abre ahora confía en que sea “de ida y vuelta”, y que debe fraguarse en un gran acuerdo constitucional para cambiar la Carta Magna, donde deben participar las comunidades autónomas”

Según Puig, “ese acuerdo ha de empezar a andar y creo que lo ha de hacer con un primer acuerdo: la reforma del sistema de financiación“, y ha asegurado que “hoy no existe igualdad entre españoles, sino españoles de primera y de segunda“.

Puig ha defendido que en este ámbito “no se parte de cero”, porque el trabajo técnico impulsado por la Comisión de Expertos recoge una “base sólida para el consenso”, y ha indicado que el propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, le ha trasladado la intención de “cambiar el paradigma y avanzar en una reforma básica para los valencianos, pero también para el conjunto de España“.

En este sentido, entiende que “esa intención significa entender que la gran reforma pendiente para la sostenibilidad de nuestro estado del bienestar de este país tiene un nombre: reforma de la financiación autonómica”, y ha celebrado que “al frente del Ministerio de Hacienda haya una ministra que conoce la realidad autonómica“. Un acuerdo territorial que comience por la reforma del sistema de la financiación, es a la vez un “acuerdo social”, ha defendido también.

De igual manera, ha expresado su confianza en el nuevo Gobierno, porque, sobre todo, “ha dejado claro un mensaje: no se abre un paréntesis, se abre un nuevo tiempo”, del que ha destacado su paralelismo con el que se propició en la Comunitat Valenciana hace tres años, y que “ahora cuenta con un aliado, no con un freno“.

Asimismo, ha reivindicado, ante el nuevo Gobierno un gran “acuerdo por la transformación económica” para salir del “letargo económico” que permita apostar por la productividad y del que participen “todos los agentes sociales e instituciones”.  A su juicio, “quedarse rezagado en este campo es tanto como renunciar a ser una economía potente y, en consecuencia, es renunciar a ser una sociedad avanzada”

Respecto al cambio operado en el gobierno estatal “es oxígeno” para la sociedad española, y se ha mostrado convencido de que permitirá salir, como ya se hizo en la Comunitat Valenciana, del “grave ‘impasse’ democrático”, del caso Gürtel, del que este lunes se ha conocido un ” nuevo episodio” que demuestra que “la teoría de los casos aislados es ciencia-ficción”.