Mata insiste niega la existencia de una trama organizada, y explica que las donaciones “no eran, ni son ilegales, pero están deficientemente tramitadas”

 

No hay trama de financiación irregular, aunque  no todo estuvo bien hecho. Esa conclusión, se desprende de la auditoría interna realizada por los socialistas a raíz de la investigación judicial sobre la financiación de su campaña electoral de 2007, ni en el partido durante los años 2006, 2007 y 2008 que cuestionaba su gestión.

Así, lo ha asegurado el vicesecretario general del PSPV, Manolo Mata, que, acompañado por la responsable del área jurídica, Ana Barceló, ha dado a conocer la auditoria. Según ha explicado, “no hay nadie que concretamente haya articulado una trama, no hay responsables personales y así se recoge en el informe”.

La auditoria, que ha realizado una comisión interna integrada por José Muñoz, Ana Barceló y José María Batalla, y a la que han tenido acceso nuestros compañeros de Mediterráneo Press, concluye “no hubo financiación ilegal”, aunque se ha observado en Benidorm dos donaciones realizadas por empresas locales a través de un sistema de donación de manera incorrecta”. No obstante, aclaran que “las donaciones no eran, ni son ilegales, pero están deficientemente tramitadas” y se asegura “haber verificado que dichas empresas no han recibido trato de favor alguno por parte de la Administración”.

De igual manera, el informe descarta la financiación ilegal afirmando de forma rotunda que “no hemos detectado pagos de terceros referidos a la campaña autonómica 2007”.

No obstante, y cuestionando las declaraciones realizadas el pasado miércoles por el propio Manuel Mata, donde aseguró que toda contabilidad estaba contralada y registrada, el informe advierte que “los soportes documentales (facturas) de la contabilidad del PSPV-PSOE solo se conservan los periodos a los que legalmente venimos obligados, por lo que de estos tres ejercicios sólo es posible conocer la información que aparece en los apuntes contables, es decir: número de asiento apunte, fecha, concepto del movimiento (contiene un número de factura y el nombre de la empresa) e importe”. Todo ello por importe de 400.504,21 euros.

Según estos apuntes los pagos a Crespo Gomar son siete. De ellos, dos en 2007 por  importe de 37.7000 cada unos, y cinco en 2008 por distintos importes: 69.600 en febrero; 41.760 en abril; y tres en septiembre por 96.645, 96.645 y 3.988,08 euros. Estos pagos realizados en septiembre corresponderían al congreso del PSPV celebrado ese año en el que Jorge Alarte salió elegido frente a Ximo Puig como secretario general.

En cuanto a la relación de Crespo Gomar con el PSPV, según la auditoría elaborada, “está recogida en la información facilitada por la propia Agencia Tributaria, como consta en el Auto, que viene a coincidir con los apuntes contables”.

Asimismo, el Informe elaborado por la Sindicatura de Comptes, relativo a la fiscalización de la campaña electoral Autonómica de 2007,  se resolvió favorablemente, no apreciando irregularidades. El total de gastos ascendió a 999.919 euros.

“Nadie a tomado una decisión delictiva”

A la vista de estos datos, Manolo Mata ha asegurado que “estamos convencido de que no hay nadie dentro de la organización que haya tomado una decisión que sea delictiva”, y ha explicado que en estos momento lo que hay en curso son cuatro procedimientos judiciales “sin que hasta el momento se pueda satanizar a nadie, ni a una ni a dos ni a tres personas porque no ha habido ningún comportamiento irregular detectado”.

Asimismo, ha reiterado que “desde el PSPV hemos hecho todo lo que hemos podido, porque nosotros sí tenemos apuntes contables y facturas y además hemos hablado con todas las personas relacionadas, en total más de 30”.