Les Corts rechazan las enmiendas a la totalidad de los Presupuestos de Ciudadanos y del PP-CV en un debate que visualiza la tensión entre PSPV y Podem por la tasa

 

El pleno de las Corts Valencianes dio este pasado jueves el primer paso para la aprobación de los Presupuestos de la Generalitat para 2018 con el rechazo de las enmiendas a la totalidad presentadas por los grupos de la oposición, PP-CV y Ciudadanos, si bien, ello no garantiza la aprobación definitiva de las cuentas autonómicas, al visualizarse una vez más diferencias entre el PSPV y Podem en torno al asunto de la tasa turística.

Durante su intervención, el portavoz de economía de la formación morada, David Torres, no dudó en advertir a los socialistas que si durante el debate presupuestario no se incluye, ni negocia, la tasa turística, “no vamos a alcanzar más acuerdo”, y les acusó de “cerrar la puerta al dialogo”.

Torres ha explicado que “directamente se han negado a impulsarlo y a sentarse con nosotros para poder llegar a un acuerdo que distintas asociaciones de vecinos, universidades y gran parte del sector coinciden en que es necesario”,  y ha señalado que “mantener esta posición dificultará alcanzar otros acuerdos”.

En este sentido, invitó a los socialistas a reconsiderar su postura: “aún pueden cambiar de opinión y aprobar la enmienda que presentarán en la ley de Acompañamiento a los presupuestos”, ya que, en el caso contrario la formación morada considerará un voto en contra o una abstención en función de las enmiendas parciales que se aprueben, por lo que la aprobación definitiva de los cuentas autonómicas podrían correr peligro.

De momento, los socialistas no parecen dispuestos a aceptar la enmienda. Así, lo ha explicado el portavoz socialista, Manuel Mata, quien aseguró que “en 2018 es imposible, en 2019 también, y si es tan importante, que cuando compitamos todos electoralmente los votantes lo tengan en la mesa”, y advirtió que “si alguien cree que por eso tiene que prorrogarse un presupuesto y caerse otras inversiones como el plan Edificant de construcción de colegios, que se lo haga mirar”.

Rechazo enmiendas totalidad

Más allá de este duelo entre socialistas y Podem los partidos que integran el Pacte del Botànic cumplieron su cometido, y PSPV, Compromís y Podem, rechazaron las enmiendas a la totalidad, presentadas por PP-CV y por Ciudadanos, que pedían devolver al Consell el proyecto de Ley de los Presupuestos de la Generalitat para el ejercicio de 2018.

El conseller de Hacienda y Modelo Económico, Vicent Soler, ha defendido que las cuentas siguen el espíritu del Botànic, ya que “los presupuestos son una herramienta fundamental para hacer realidad los deseos y anhelos que se plasmaron en el Botànic.No olvidemos de dónde venimos y cuál era la realidad de gestión de los gobierno de la derecha y no volvamos a ese pasado de corrupción, corrupción y decadencia”.

En el turno de defensa de la enmienda del PP, el diputado popular, Rubén Ibañez, ha indicado que son los últimos presupuestos que se van a ejecutar íntegros ya que es “el inicio del fin de una larga pesadilla para todos los valencianos y de un enorme fracaso estrepitoso”.

Ibañez ha acusado al Consell “falta de humildad, prepotencia e imposición” por negarse a negociar con su formación las cuentas, al tiempo que se ha dirigido al presidente de la Generalitat, Ximo Puig, para recriminarle “su falta liderazgo y libertad para obrar” porque “es rehén de los independentistas que le impiden llegar a consensos”. En su opinión, estos presupuestos son “un gran engaño a este parlamento y a los valencianos, porque generaron unas expectativas tan altas e iban a llenar a esta comunidad de tantas cosas que el fracaso ha sido estrepitoso”.

De igual manera, ha acusado al Consell de hacer “recortes” y no facilitar la vida a los valencianos porque “siguen castigando con impuestos la presión fiscal que ha aumentado un 16%”, mientras los consellers “se suben el sueldo”, y ha asegurado que “la bandera de la política social la dejaron cuando pisaron la moqueta y se subieron al coche oficial porque el recorte del peso gasto social ha bajado en 3,3 puntos. También nos engañaron”,  y ha sentenciado que  “tiene mucho Compromís pero poco compromiso con los valencianos”.

Desde el PSPV, su diputado, José Muñoz, ha criticado las “falacias” que se “repiten años tras años”, ya que “dicen que gasto social es menor que años anteriores, pero mirando las cifras por arriba y por abajo las cifras son claras y gastamos más”, y ha defendido que todos los indicadores de grado de ejecución son “positivos”. A su juicio, este gobierno “recupera y blinda derechos que ustedes laminaron”.

Presupuestos irreales

Desde Ciudadanos, su portavoz de economía, Antonio Woodward, ha indicado que los 1.325 millones reivindicativo no riguroso volver a incluir en las cuentas porque eso va atraer “más recorte y frustración” y supondrá que las prestaciones sociales no se puedan cumplir como se indica en la partidas de gasto.

Woodward eha considerado que las cuentas “carecen de rigor, se fundamentan en ingresos irreales y partidas ficticias y están basados en una tasa de crecimientos certificada por la Conselleria de Economía”, y ha comparado al conseller Soler con un mago que “se saca de la chistera” los 1.325 millones y utiliza “trucos” para “hacer creíbles unos presupuestos irreales” y que “decepcionan”.

De igual manera, ha reprobado que las cuentas “discriminan” entre provincias porque un ciudadano en Castellón recibe más inversión que uno valenciano y ello provoca “desigualdad”, así como que se ha aumentado la carga impositiva. “Son unos presupuestos que no van a poder cumplir ni atender compromisos adquiridos en políticas sociales”, ha subrayado.

Por su parte, la portavoz adjunta de Compromís, Mireia Mollà, ha defendido la inclusión de la partida de 1.300 millones para hacer un presupuesto “100% Botànic” y ha destacado el trabajo que está haciendo el Consell para luchar contra el fraude y la economía sumergida.