El representante de Ciudadanos en el Consejo de Administración de Divalterra, Jorge Ochando, presentó el pasado mes de abril una denuncia ante la Fiscalía Anticorrupción de Valencia contra el  presidente de la corporación provincial, el socialista Jorge Rodríguez, los gerentes Xavier Simón, Agustina Brines (Compromís) y los anteriores y contra el secretario del Consejo de Administración de la entidad, Jorge Cuerda, por presuntos delitos de prevaricación, falsedad documental, administración desleal, delitos societarios, negociaciones prohibidas, ocultación de información y malversación de fondos públicos en esta “nueva Imelsa”, esa que también acabó con Alfonso Rus.

Y es que la historia se repite, lamentablemente, en una institución como las Diputaciones donde los recursos públicos no sólo se detraen para el beneficio personal, para prácticas corruptas, sino  que además, se quedan dos terceras partes en financiar su propia estructura sin que lleguen a las necesidades de los Entes Locales, los que más lo necesitan.

Me explico; julio de 2015, el Consejo de Administración de Divalterra nombró dos gerentes, ¿Independientes?, No, un militante del PSPV y otro de Compromís mediante contratos laborales de alta dirección y cuatro meses más tarde, contrataron mediante libre designación, siete directores de área con el mismo tipo de contrato, ¿Independientes?, No, tres del PSPV y cuatro de  Compromís, con el mismo “modus operandi”, es decir, obviando los principios constitucionales de igualdad, mérito y capacidad, a sabiendas de su ilegalidad y con un coste de 2,5 millones de euros, fondos públicos que según advierte la UDEF y la Fiscalía Anticorrupción, podrían ir destinados parte a la financiación irregular de dichos partidos políticos.

Decía Ortega y Gaset “soy yo y mis circunstancias”, hoy sabemos que el grupo Ciudadanos fue determinante presentando la denuncia ante la fiscalía, aportando la documentación de este ilícito y exigiendo la dimisión del Presidente de la Diputación de Valencia el socialista Jorge Rodríguez, donde “sus circunstancias” y las de Compromís hacen un terrible daño al erario público y perpetúan la endogamia del bipartidismo decadente, el expolio en una Comunidad Valenciana hastiada por estas vergonzosas prácticas.

No me extraña que en estos días el Gobierno “interino” del Sr. Sánchez esté pensando en subir los impuestos de nuevo a la clase media y trabajadora para recuperar lo indebidamente sustraído, porque son así y sus circunstancias.

Vicente Ten

Técnico de Hacienda del Estado
Diputado en el Congreso por Ciudadanos