Jueves 30 de agosto, comparece en el Congreso la ministra socialista de Hacienda la Sra. Mª Jesús Montero, a petición de nuestro Grupo Parlamentario Ciudadanos para que dé explicaciones sobre los criterios adoptados por los nombramientos este verano (pensaban que pasarían inadvertidos) de los presidentes y altos cargos de empresas públicas.

“La política consiste también en la rendición de cuentas, por ello estoy aquí en el Congreso, aunque no entienda ni la urgencia, ni la conveniencia, dado que es una prerrogativa del Gobierno, una potestad discrecional, una “normalidad democrática” reiterada en el tiempo tanto por PSOE como por PP, donde hemos nombrado los “más adecuados y convenientes” para estos altos cargos, siguiendo criterios objetivos de capacidad, experiencia y liderazgo”.

Y yo me pregunto, ¿Para quién son los “más adecuados y convenientes”? ¿Para la ejecutiva del PSOE?

Y es que cabe recordar que el 50% de su ejecutiva ha sido colocada en los más de 300 nombramientos, y sin entrar en detalle de todos, debemos significar los escandalosos casos de inexperiencia en gestión o de la propia materia, como en la empresa pública de uranio por el filósofo Jose Vte. Berlanga (buen amigo del ministro Àbalos), o el Senador Oscar López, en Paradores Nacionales, Jose Felix Tezanos en el CIS, etc. La lista es interminable.

Tenemos que reconocer que la ministra ha defendido la legalidad de estos nombramientos, incluso nos ha garantizado que ni están inmersos en corrupción, ni son familiares de algún ministro, pero, ¿quién está hablando de legalidad? ¿dónde queda la moralidad y la ética política? ¿cuál es el precio que debemos pagar por estos favores? ¿qué mensaje mandamos a la ciudadanía con esta agencia de colocación Moncloa-Ferraz?

Con datos objetivos, su “normalidad democrática” se queda en la cola de países de la OCDE, pues según el último informe de 2017, España se sitúa junto a Turquía como campeones en politización de la administración. Ejemplos como Canadá, Holanda, Japón o Noruega mantienen los altos cargos de nivel intermedio, alto e incluso en Gabinetes de Ministros, cuando se produce un cambio de gobierno. Ellos son el modelo a seguir, allí la capacidad, mérito y experiencia, están por encima de las siglas políticas.

Ciudadanos ha presentado numerosas iniciativas legislativas para despolitizar los Organismos Reguladores, la Fiscalía, el Consejo General del Poder Judicial y en breve, la lucha contra el nepotismo de esta “normalidad democrática” del bipartidismo, legal sí, pero con un alto coste de oportunidad, donde la vinculación política es la mejor inversión para un buen ascenso, un auténtico “cuponazo” del verano, por ahora.

Vicente Ten

Grupo Parlamentario Ciudadanos