El acto, que ha contado con la presencia de los alcaldes de Alcoy, Gandía y Valencia, ha servido para reivindicar una financiación adecuada

 

50 años en el futuro. La Universitat Politècnica de València cumple medio siglo de historia y lo ha celebrado con un acto en el que ha rendido homenaje a quienes han conseguido que llegue hasta aquí. La UPV es la mejor universidad de carácter tecnológico de España, según el ránking de Shangai. En ella se han titulado 125.000 personas y actualmente hay 28.000 matriculadas. Sin embargo, el futuro de la universidad, según su rector, Francisco Mora, depende que ésta sea una prioridad para los políticos, y por consiguiente, se les dote de una financiación adecuada.

Así, con esta claridad meridiana se ha expresado el rector de la UPV, Francisco Mora, en el acto con el que han arrancado los 12 meses de celebración del 50 aniversario de la institución: “para hacer frente a los retos del mañana, para dar respuesta a las nuevas necesidades, para competir con los mejores centros del mundo y para ganar el futuro, la Universitat Politècnica de València (UPV) necesita formar parte de las prioridades políticas reales del país, y necesita que exista una presión firme de la sociedad sobre esta decisión política”.

La celebración ha comenzado con el homenaje a todas las personas que han trabajado en la universidad. En medio siglo de historia 10 rectores han estado al frente de esta institución académica. El primero, Rafael Couchoud, es el único que ha fallecido. No estaba Justo Nieto, rector durante 17 años, que ha excusado su asistencia. A todos se les ha hecho entrega de una escultura matemática impresa con tecnología 3D, realizada por matemáticos y escultores de la UPV.

El evento, celebrado en el Paraninfo del campus de Vera, ha servido para reivindicar el papel de la universidad como motor de transformación de la sociedad y, a su vez, para rendir homenaje a las personas y corporaciones que han contribuido a su progreso.

“El nacimiento de la UPV fue producto del trabajo, la tenacidad, la generosidad y el firme empeño de unos pocos. A nadie se le escapan las enormes dificultades que a buen seguro tuvieron que sortear quienes, en apenas cuatro meses, dieron inicio al primer curso”, ha defendido Mora.

50 años de recuerdos

En la sala, estaban presentes los más de cien hombres y mujeres que pusieron en marcha la UPV en sus inicios, tanto personal docente como de administración y servicios. Muchos de ellos se han emocionado al recordar los orígenes de la institución.

Sobre las pantallas, se han proyectado imágenes de aquellos primeros años, contraponiéndolas con el aspecto actual de la Universitat, 50 años después. Constatando la increíble transformación del campus, el profesor jubilado Manuel López Pellicer, en nombre de todos ellos, ha citado a Lluís Llach, cuando cantaba: “estic gelós i content, molt gelós i content de la sort que heu tingut, de la sort que tindreu”.

Medalla a Valencia, Alcoy y Gandía

A continuación, se ha recordado a los diez rectores que dirigieron la institución en algún momento de su historia y se ha procedido a entregar la Medalla de la UPV, el máximo galardón que otorga la institución, a las ciudades de Valencia, Alcoy y Gandia. Sus tres alcaldes –Joan Ribó; Antonio Francés y Diana Morant– han sido los encargados de recibirla.

Ribó ha aprovechado para rememorar los años pasados en la UPV, en la que se formó como alumno y de la que más tarde fue profesor: “Es un honor volver a la que fue mi casa y encontrarla convertida en un centro de excelencia, en una de las universidades que más brilla y que mejor servicio presta a su sociedad. La UPV, como institución, ha prestigiado a la ciudad que la cobija, y se ha consolidado como una de las mejores opciones educativas y tecnológicas del país”.

También el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha querido poner en valor en papel de la UPV durante su intervención, al destacar que “las universidades son el eje de la economía de talento. La innovación, la excelencia, la investigación, el espíritu crítico, la justicia, la convivencia, la diversidad… todo tiene a la universidad en el centro. Todo pasa por una universidad potente como la UPV. La Comunitat Valenciana será o no será en función de la capacidad de sus universidades”.