• Las regiones con menor crecimiento serán Extremadura, Asturias y Cataluña
  • La capacidad exportadora y, en menor medida, factores como el estado de las cuentas públicas, explican las desigualdades territoriales
  • En cuatro CCAA la tasa de paro bajará del 10% aunque persisten diferencias notables entre las regiones, que suponen un importante desequilibrio

 

Las comunidades autónomas que más crecerán en 2018 serán Madrid, Galicia y Comunitat Valenciana, con aumentos del PIB superiores o iguales al 3%, en un año en el que la ralentización prevista para España se manifestará prácticamente en todas las regiones. Según las previsiones para las CCAA que Funcas ha presentado en Valencia, las que menos crecerán son Extremadura, Asturias y Cataluña, con crecimientos inferiores al 2%. El caso más significativo es el de Cataluña, cuyo PIB pasará de crecer un 3,1% este año al 1,7% el próximo.

Las previsiones se han realizado bajo el supuesto de un riesgo por el desafío soberanista catalán contenido, lo que implica una normalización progresiva de la situación. Así, el impacto del debilitamiento de la economía catalana sería limitado en el tiempo y con escasos efectos sobre el resto de comunidades. El riesgo, según el director general de Funcas, Carlos Ocaña, es que “la situación se cronifique. Algo parecido a lo que en Quebec llaman el Neverendum, el referéndum que nunca acaba”.

Para Funcas, las diferencias de crecimiento entre unas zonas y otras –cerca de dos puntos porcentuales entre la mejor y la peor- se explican principalmente por la capacidad para aprovechar el tirón del comercio internacional y de la recuperación europea, en menor medida por la situación de las cuentas públicas y, por último, por un posible efecto desvío de inversiones por la crisis catalana que aprovecharían las comunidades más próximas, sobre todo Aragón y Comunitat Valenciana, además de Madrid.

El director de Coyuntura de Funcas, Raymond Torres, ha detallado que Madrid registrará el mayor crecimiento (3,3%), por los servicios, mientras Galicia y Comunitat Valenciana crecerán un 3% por el impulso de su actividad industrial tanto por el tirón de la demanda nacional como de las exportaciones. Las regiones con menor crecimiento, salvo Cataluña, sufrirán por las debilidades estructurales.

El repliegue de la economía catalana restará tres décimas al crecimiento del PIB nacional, a las que se suman otras dos décimas por la pérdida de dinamismo de la demanda nacional. En suma, la economía española crecerá en 2018 un 2,6%, medio punto menos que en 2017. La inseguridad que genera Cataluña afecta negativamente a la economía –fundamentalmente a la catalana– por la paralización, temporal o definitiva, de planes de consumo, inversión y creación de empleo. También puede afectar a la actividad a través de la ralentización del crédito, dada la percepción de mayor riesgo.

Paro

En materia de empleo, la evolución será favorable en todas las comunidades. Cuatro reducirán su tasa de paro por debajo del 10% (Illes Balears, Navarra, País Vasco y La Rioja). Sin embargo, el desempleo todavía superará el 20% en Andalucía, Canarias y Extremadura. La corrección de este persistente desequilibrio pasa por atraer nuevas inversiones que generen empleo y por terminar con los déficits en materia educativa.

Por otro lado, la evolución demográfica adversa en determinadas regiones es un elemento de preocupación que podría tener reflejo en las perspectivas económicas a medio plazo. Comunidades como Asturias y Cantabria pierden población, frente al aumento de habitantes tanto en el arco mediterráneo como en Madrid.

María Jesús Fernández, economista sénior de Funcas, explica las previsiones económicas para las Comunidades Autónomas. Funcas pone a disposición de los medios este video y autoriza su libre reproducción, parcial o total, con fines informativos. Para reproducir, haga clic en el video. Puede descargar el video en bruto y los gráficos asociados aquí.

Desglose por Comunidades Autónomas

En ‘Coyuntura regional’, dentro de la sección ‘Previsiones e indicadores’ de la web de Funcas, pueden consultarse las fichas de las CCAA. Los datos más destacados son:

Andalucía

La economía andaluza se desacelerará el próximo año dos décimas, hasta registrar un crecimiento del 2,6%. En los últimos trimestres el sector servicios ha presentado unos resultados peores que la media mientras que ha destacado el sector de la construcción, hasta el punto de que se trata de una de las regiones donde más crece la actividad residencial. De forma paralela, la obra pública ha caído notablemente, siendo también una de las comunidades con peor comportamiento. El buen momento de la construcción explica en gran medida el fuerte incremento de los afiliados a la Seguridad Social, un 4,7% (el tercer mejor registro tras Baleares y Canarias). La tasa de paro media anual descenderá hasta el 26% este año y el 24,1% el próximo.

Aragón

La industria sigue siendo una de las claves para la economía aragonesa. Así, es una de las comunidades con mayor crecimiento del índice de producción industrial (IPI) y de los afiliados a la Seguridad Social en el sector industrial. El crecimiento de las exportaciones tiene una amplia base sectorial: alimentos, textiles, bienes de equipo y automóviles (destaca el crecimiento de las ventas al exterior de este último sector, cuando en el conjunto nacional han caído). En cuanto a la construcción, es una de las pocas regiones en las que ha crecido la obra pública. Aragón mantendrá en 2018 el mismo ritmo de crecimiento que este año, un 2,9%. La tasa de desempleo se situará en el 12,1% este año y en el 10% el próximo.

Asturias

Asturias volverá a ser en 2018 una de las comunidades con peor comportamiento, junto a Extremadura. El PIB de la región crecerá un 1,6%, una décima menos que este año. En los últimos trimestres se ha apreciado un debilitamiento del sector industrial a pesar del avance de las exportaciones, sobre todo de materias primas y bienes de equipo. Además es una de las regiones donde más débil ha sido el crecimiento del empleo hasta octubre, en particular por los malos resultados de industria y construcción. En 2017 la tasa de paro media anual será del 13,9% y del 11,6% en 2018.

Baleares

La economía balear ha sufrido una acusada desaceleración en el tercer trimestre de este año como consecuencia de la ralentización del turismo. Por el contrario, destaca el extraordinario comportamiento de las exportaciones, que hasta agosto prácticamente se habían duplicado respecto al mismo periodo de 2016. No obstante, en esta comunidad las exportaciones tienen un peso reducido en el PIB (4%). El PIB crecerá este año un 3,1%, mientras que en 2018 sufrirá una desaceleración hasta el 2,8%. En cuanto a la creación de empleo, fue muy intenso hasta octubre -es la región donde más creció, un 6,1%-, según las cifras de afiliación a la Seguridad Social. La tasa de desempleo media anual será del 10,9% y del 8,7% este año y el próximo, respectivamente.

Canarias

Canarias se mantendrá en 2018 en el pelotón de las comunidades con mayores tasas de crecimiento pese a que también perderá fuelle. La economía insular crecerá el próximo año un 2,9%, frente al 3,3% de 2017. La construcción, en especial la actividad residencial, ha mostrado gran fortaleza desde el segundo trimestre de este año, registrando el mayor crecimiento del país. En este caso, se ha producido además un repunte de la obra pública. El turismo ha mejorado progresivamente tras un comienzo de año apagado. Según las cifras de afiliación a la Seguridad Social, Canarias ha sido, después de Baleares, la segunda con mayor aumento del empleo hasta octubre. El paro bajará en 2017 al 23,4% y al 21,8% en 2018, aún la tercera tasa más elevada.

Cantabria

La economía cántabra crecerá un 2,8% en 2017, desacelerándose hasta el 2,5% en 2018. Durante el actual ejercicio, creció a un ritmo intenso en el primer trimestre, impulsada por el sector industrial, pero se frenó de forma acusada en los dos trimestres posteriores. Es la única región en la que la construcción residencial ha caído entre enero y septiembre y una de las que registran mayores retrocesos en la obra pública. El ritmo de crecimiento del empleo hasta octubre, según la afiliación a la Seguridad Social, ha sido del 2,5%, inferior a la media nacional. El incremento de los ingresos ha posibilitado que la región reduzca su déficit, uno de los más elevados. La tasa de paro prevista es del 12,6% para 2017 y del 10% para 2018.

Castilla y León

La comunidad será una de las que menos crezcan este año con un incremento del PIB del 2,4%. En 2018 se desacelerará hasta el 2,2%, también entre los registros más bajos. La región es una de las que peores resultados muestran en los tres primeros trimestres del año por la negativa evolución de la industria, que ha acusado la caída de las exportaciones -Castilla y León es una de las tres comunidades en las que han descendido hasta agosto- debido a la bajada de las ventas al exterior de su principal producto de exportación, los automóviles. Según la afiliación a la Seguridad Social, el crecimiento del empleo hasta octubre fue del 2%, inferior a la media nacional, como consecuencia del mal comportamiento en todos los sectores. Su tasa de desempleo media anual se situará en el 14,1% y el 12,1% este año y el próximo, respectivamente.

Castilla-La Mancha

La negativa evolución de la construcción ha situado el crecimiento de la región en los tres primeros trimestres del año por debajo de la media nacional. Algo que no han podido compensar los resultados positivos del sector industrial, impulsado por las exportaciones de los productos alimenticios y bienes de equipo. El crecimiento del empleo en los 10 primeros meses, según la afiliación a la Seguridad Social, fue del 2,8%, inferior a la media española, aunque en la industria fue la comunidad donde más aumentó. Las previsiones apuntan a un crecimiento del PIB del 2,9% este año y del 2,6% en 2018. El paro cerrará 2017 en el 20,8% y bajará al 18,3% el próximo ejercicio.

Cataluña

Cataluña pasará de crecer un 3,1% este año a un 1,7% el próximo. En los tres primeros trimestres de 2017 la economía ha crecido por encima de la media nacional, en especial por la construcción y la industria. Todavía son escasos los datos del comienzo del cuarto trimestre para evaluar el posible impacto del conflicto secesionista. Estas previsiones se han realizado bajo un escenario en el que la situación política se normaliza progresivamente a lo largo del primer trimestre de 2018, de modo que el impacto se limitaría al trimestre actual y al primero del próximo año, periodo en el que el crecimiento podría reducirse a la mitad en comparación con el inicialmente previsto. La tasa de paro bajaría este año hasta el 13,3%, y hasta el 12% el próximo.

Comunitat Valenciana

La Comunitat Valenciana será una de las tres únicas regiones, junto a Madrid y Galicia, que en 2018 mantendrán un crecimiento del PIB similar o superior al 3%. En su caso la economía crecerá ese porcentaje, solo una décima menos que en 2017. Turismo y construcción han permitido a la comunidad crecer en los tres últimos trimestres a un ritmo similar a la media española. Por un lado, es una de las comunidades que más se ha beneficiado del intenso ritmo de llegada de turistas en la primera mitad del año y, por otro, la actividad en construcción ha crecido tanto en el ámbito residencial como en la obra pública. También la actividad industrial, que en 2016 mostró un comportamiento débil, ha recuperado dinamismo con una aceleración de las exportaciones, sobre todo, de productos agrícolas y bienes de equipo. La previsión para la tasa de desempleo es del 17,9% este año y del 15,8% el próximo.

Extremadura

Extremadura repetirá en 2018 como la región con menor crecimiento del país, con un 1,4% frente al 1,5% de este año. El principal motivo de esta debilidad es la negativa evolución de la construcción, con una severa caída de la obra pública –es la región con peores cifras- y pese al ascenso de la actividad residencial. En 2016, el déficit público extremeño fue del 1,69%, el segundo mayor después de Murcia, por lo que se ha visto obligada a acometer un fuerte ajuste del gasto con el consiguiente efecto contractivo en la actividad. Según la EPA, la ocupación en los tres últimos trimestres se ha reducido un 0,3%, siendo, junto al País Vasco, una de las dos únicas regiones con dato negativo. El paro quedará este año en el 26,7% y en el 25,6% el próximo, la tasa más alta del país.

Galicia

Galicia será, junto a Madrid y Comunitat Valenciana, una de las tres mejores comunidades en 2018, manteniendo el buen tono mostrado ya en 2017. La economía gallega crecerá el próximo año un 3%, frente al 3,3% del actual ejercicio. Destaca la buena marcha del sector industrial con un crecimiento dinámico de las exportaciones, que representan un porcentaje elevado del PIB gallego, debido al empuje de los sectores de textil y confección -su principal exportación- y derivados del petróleo. La tasa de paro bajará al 14,9% en 2017 y al 13,1% en 2018.

Madrid

Madrid registrará tanto en 2017 como en 2018 el mayor crecimiento de todas las comunidades, un 3,7% y un 3,3%, respectivamente. A ello contribuyen especialmente la construcción y el turismo. Así, la construcción residencial se mantiene fuerte, aunque a un ritmo decreciente, y aumenta la obra pública. Por el lado de los servicios, es la comunidad que ha presentado un mayor crecimiento en la llegada de turistas y la segunda en pernoctaciones. El sector industrial también ha acelerado en los últimos meses. El desempleo se reducirá al 12,5% este año y bajará hasta el 10,2% el próximo.

Murcia

Murcia crecerá en 2018 un 2%, cuatro décimas menos que este año. La economía ha mostrado un dinamismo moderado en los últimos meses, especialmente el sector de la construcción. Además, la región terminó 2016 con un déficit del 1,75% del PIB, el más elevado del país. Hasta el pasado mes de agosto, el déficit era del 0,63%, superior al registrado el mismo periodo del año anterior (0,53%), por un incremento del gasto superior a la subida de los ingresos. La tasa de paro cerrará 2017 en el 17,6% y bajará al 15,9% en 2018.

Navarra

Navarra será la primera comunidad en la que la tasa de paro baje del 10% en 2017 después de que en los tres primeros trimestres registrase la mayor tasa de creación de empleo. La buena marcha del mercado laboral se traducirá en una nueva caída del desempleo el próximo año, hasta el 8,4%. En cuanto al PIB, crecerá un 2,7% en ambos ejercicios. En los últimos meses, el sector industrial ha mostrado los peores resultados por la negativa evolución de las exportaciones –es una de las tres comunidades en las que estas han caído- debido al fuerte descenso de las ventas al exterior de automóviles y bienes de equipo. Los servicios, por su parte, han mostrado el mejor comportamiento.

País Vasco

El PIB del País Vasco crecerá este año un 3% y se desacelerará tres décimas en 2018, hasta el 2,7%. Los indicadores de actividad de la industria ofrecen los mejores resultados, destacando el intenso ritmo de crecimiento de las exportaciones, sobre todo de bienes de equipo y derivados del petróleo. El crecimiento del empleo en los últimos trimestres ha sido inferior a la media nacional. Según la EPA, la ocupación se redujo un 0,1% respecto al mismo periodo de 2016, lo que convierte a la región en la única, junto a Extremadura, en registrar un dato negativo. Las cuentas públicas arrojaban un superávit hasta agosto debido al recorte de gastos –es una de las tres comunidades donde se reducen-. El paro será del 11,1% este año y bajará al 9,4% el próximo.

La Rioja

La economía riojana se aceleró de forma significativa en la primera mitad del año, si bien se desaceleró en el tercer trimestre. El impulso de los servicios, en especial de la construcción, contrasta con la debilidad de la industria, que ha acusado la caída de las ventas al exterior de sectores con peso en su estructura productiva como bebidas o calzado. La Rioja se anotó superávit hasta agosto debido al aumento de los ingresos. La contención del consumo público explica en parte la pérdida de dinamismo a lo largo del ejercicio. El PIB crecerá un 2,7% tanto en 2017 como en 2018. La tasa de desempleo caerá al 11,1% este año y al 8,2% el próximo.