El pasado 26 de abril los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2018, con más de medio año de retraso por la incompetencia del Gobierno, pasaron el primer trámite importante en el Pleno del Congreso, superando las enmiendas a la totalidad que 6 formaciones políticas presentaron, entre ellas, el PSOE, el partido del bloqueo constante, del NO es NO, que si bien en nuestra Comunidad Valenciana es capaz de exigir públicamente un sistema de financiación justo para nuestra infra financiada “terreta” (unanimidad expresada en el Informe de Julio.2017 por el Grupo de Expertos para el Estudio de la Reforma del Modelo), además, tiene la incongruencia de votar a favor de un cálculo insolidario junto con el PP y Podemos del llamado “cuponazo” vasco, allí donde la renta per cápita es superior a la media.

Mi Grupo Parlamentario Ciudadanos votó en contra de esas enmiendas a la totalidad permitiendo salvar ese primer escollo, un PGE más expansivo y social, con tintes naranjas fruto del esfuerzo y negociación que desde septiembre pasado, exigimos al Gobierno más de 8.000 millones € en reformas, especialmente, bajadas de IRPF que afectan a los valencianos que no llegan a final de mes, ayudas a la natalidad y dependencia, ampliación de permisos de paternidad y complemento salarial para los jóvenes de 430 euros al mes en una Comunidad Valenciana que está un 12% por debajo de la media de renta y que de nuevo, inyecta un aumento (26%) a las infraestructuras y Corredor Mediterráneo.

Y es que los PGE no son sólo números, son la expresión de la política, son el esfuerzo de la negociación que Ciudadanos defenderá en estas próximas semanas 92 enmiendas, cerca de 100 millones €, para enriquecer y dar mejor trato, entre otras, a nuestra Comunidad Valenciana, siguiendo el principio de equidad y solidaridad de nuestra Carta Magna.

Frente a un PSPV y Bloc (Compromís) que hoy se debaten por otra “Gürtel” ahora de la izquierda (financiación ilegal con conexiones de empresas que operan en paraísos fiscales según apunta hoy la Fiscalía Anticorrupción), tenemos la falta de utilidad, de política útil de estos partidos que incluso con sus tintes nacionalistas, no son capaces de arrancar ni un euro para la Autoridad del  transporte Metropolitano de Valencia, siendo prioritario para Ciudadanos la dotación para el inicio de ésta, una enmienda que dote de 10 millones €, así como un millón más para la carretera N-238 Castellón-Vinarós y un millón a la conexión de cercanías con el aeropuerto El Altet de Alicante.

Nuestra obsesión por la mejora de la gestión y las reformas necesarias de organismos reguladores como la CNMC, FROB, CNMV, o la AIReF, así como la inclusión en el listado público de morosos del Art. 95 bis Ley General Tributaria de los administradores responsables de la deuda con la AEAT (15.000 millones de €), junto con la inclusión de una Disposición Adicional que obligue al Gobierno a traer al Congreso una Proyecto de Ley que obligue a las multinacionales tecnológicas (“tasa google”) el pago de un impuesto que equipare la presión fiscal con el resto de empresas, son alguna muestra de las enmiendas para la recuperación de los ingresos públicos que mejorarán los recursos del estado de bienestar de nuestros pensionistas, funcionarios, clase media y trabajadora, jóvenes…

Por último, destacar las numerosas enmiendas al articulado que darán mayor flexibilidad a nuestros Centros de Investigación, a la potenciación de la I+D+i, a nuestros autónomos, pymes y star-ups, mejorarán la dotación en programas de educación (PREFE/PROEDUCAR), en definitiva, un cambio de modelo productivo y económico, que destierre el conocido “ladrillo”, porque los Presupuestos Generales del Estado son más que números, son la expresión de la política y este año vienen expansivos, sin recortes, los más sociales de una década y sobre todo, con sello naranja.

Vicente Ten

Diputado Nacional Ciudadanos