El parlament reivindica ante el nuevo gobierno sus posicionamientos a favor de un nuevo modelo de financiación

 

El pleno de Les Corts ha tenido una intensa jornada parlamentaria con la aprobación de dos asuntos de especial trascendencia, como son la aprobación de una iniciativa, respaldada por los grupos de PSPV, Compromís, Podem y Ciudadanos, a favor de la legalización del cannabis con fines terapéuticos, así como una resolución de la cámara reivindicando ante el nuevo gobierno una financiación justa y unas inversiones dignas.

Así, se ha aprobado una proposición no de ley de tramitación de urgencia sobre la necesidad de regular el consumo del cannabis en territorio valenciano desde planteamientos científicos, sociales y ajustados a la legislación más avanzada en la materia, es decir, con fines terapéuticos.  Dicha iniciativa, que ha sido presentada por los grupos parlamentarios socialista, Compromís y Podem, también ha contado el respaldo de Ciudadanos, mientras que el PP se niega porque asegura que se abre la puerta a la legalización de una droga y lamenta que se banalice esta cuestión.  Según los grupos que han respaldado la iniciativa, se pretende frenar las mafias relacionadas con las drogas y dar una seguridad a enfermos oncológicos o de VIH que usan el cannabis bajo prescripción médica

De esta manera, se  insta a la creación de una comisión especial en las Corts Valencianes para estudiar a nivel jurídico y técnico cómo garantizar el acceso al cannabis a los usuarios terapéuticos, respetando el derecho a su autonomía, con seguimiento médico, garantizando el derecho del usuario a cultivar su propia sustancia para su consumo, así como para fomentar el estudio a nivel científico de las propiedades terapéuticas del cannabis. Todo ello, facilitando la participación de los colectivos sociales implicados, médicos, psicólogos y trabajadores sociales especializados, los representantes de las asociaciones de usuarios de cannabis y los colectivos de personas con enfermedades para las que sea recomendable el uso del cannabis, para la enfermedad o para mitigar los efectos de los tratamientos más invasivos. También insta al Gobierno a regular esta cuestión.

La  comisión especial deberá estudiar, técnica y objetivamente, la función del autocultivo y de las asociaciones de cannabis como herramienta de reducción de riesgos asociados al consumo de cannabis y como alternativa a los problemas derivados de la prohibición de las drogas.

De igual manera, se pide instar al Gobierno a regular y facilitar el acceso a los tratamientos terapéuticos con cannabis bajo supervisión médica para patologías en las que esté demostrada su eficacia o en las que el médico considere indicado. También que regule las especificaciones legales y técnicas para el cultivo controlado de este producto y el posterior uso medicinal con niveles de calidad, trazabilidad y seguridad, además de establecer puntos de venta controlados y delimitar redes logísticas para evitar un uso fraudulento o ilegal.

Asimismo, plantea que se  realice con urgencia las modificaciones legislativas oportunas para regular el autocultivo para uso personal y que se modifiquen todos aquellos aspectos legales necesarios para que se dote de un estatus legal protegido.

El diputado de Podem, Antonio Montiel, ha justificado la necesidad de plantear ahora un debate como este que ya se ha producido en otros países como Holanda, Portugal, Uruguay o Canadá, ante “el fracaso de las políticas prohibicionistas de cannabis” y las evidencias científicas, ha dicho, que apuntan a que alguno de sus componentes tiene efectos terapéuticos testados para tratar enfermedades como el alzheimer, la epilepsia, el dolor crónico, el asma o el autismo.

El socialista Ignacio Subías, ha indicado que aunque no fume eso no le impide “abrir la mirada” y ver que el cannabis tiene efectos positivos, por ejemplo, para combatir náuseas, crisis convulsivas o epilepsia, y ha incidido también en que la prohibición ha sido “ineficiente” y tan solo “ha creado un mercado ilegal y enormes ganancias”, por lo que “es hora de afrontar el tema de manera racional”.

Por su parte, el parlamentario de Compromís, Josep Nadal, ha defendido que garantizar ese suministro terapéutico “es cuestión de derechos humanos”, evitando que “se les mire como si fueran auténticos narcotraficantes”. “Podríamos hablar de legalización, pero detrás del 1 el 2”, ha dicho, para criticar que se esté criminalizando a una parte de la juventud que lo que quiere es “disfrutar de su vida y libertad”.

Desde Ciudadanos Juan Córdoba ha subrayado la diferencia entre el uso recreativo y terapéutico y ha defendido la necesidad de dar respuesta a esa necesidad de consumo encuadrado en el ámbito sanitario, con supervisión y “producto de suficiente calidad”.

Por el contario, el popular, Juan Zaplana, ha criticado que se intente “disfrazar” el verdadero interés con un debate “sanitario y humanitario”, y ha cuestionado que el autocultivo de cannabis pueda abastecer las necesidades terapéuticas, preguntando si se va a producir entonces una “autoprescripción” por parte de los usuarios”.

Modelo de financiación

Por otra parte, el pleno de Les Corts ha aprobado también una resolución por unaminidad reafirmando ante el nuevo gobierno sus posicionamientos a favor de un nuevo modelo de financiación.

En concreto, según la resolución aprobada, y respaldada por todos los grupos parlamentarios, el parlamento valenciano se reafirma a favor de la Agenda Valenciana por una Financiación Justa, unas inversiones dignas y un reconocimiento de los déficits acumulados, acordándose “remitir todas resoluciones aprobadas esta legislatura en esta materia con el objetivo de se trabaje para acabar con la discriminación  de todos los valencianos y valencianas”.