Es un problema y muy importante”. La aplicación de la legislación por alturas para los apartamentos turísticos podría suponer “una cascada de demandas”. Así de rotundo se ha mostrado el consultor turístico Juan Castro, en relación a la enmienda presentada por el Ayuntamiento de Valencia en Les Corts Valencianes para que estos alojamientos se ajusten a la ordenanza municipal que marca su implantación solo en bajos o primeras alturas.

Por ello, Castro apunta a que “es un tema delicado que ya se ha intentado aplicar en otras ciudades como San Sebastián, aunque el resultado ha sido desigual, porque la vara de medir es la misma para los apartamentos reglados que para los que operan al margen de la ley”.

De hecho – señala el consultor turístico – la situación ha llegado a un punto, donde el Ayuntamiento de Donosti ha llegado a precintar los establecimientos con los turistas dentro! Imaginemos la cara de sorpresa de esas personas que después de haber pagado un alquiler se han encontrado con la policía en la puerta sin haber cometido ningún delito. Una situación surrealista que sin duda, perjudica a la imagen reputacional de la ciudad”.

Y además, “ese procedimiento de la administración no es compatible”, según el consultor turístico “para favorecer un desarrollo del sector dentro de la legislación vigente, ya que penaliza a viviendas que si cumplen con la normativa, exceptuando su ubicación en un edificio más allá de la primera planta”.

Por esta cuestión, señala Castro, “la solución podría pasar por dedicar edificios enteros a viviendas turísticas, porque de esta manera no molestas a los vecinos, y ya de paso se lo pones un poco más difícil a los que buscan operar al margen de la ley con la aplicación y cumplimiento de medidas coercitivas”.

Puedes escuchar, a continuación, la intervención integra de Juan Castro en el programa Ciclo Empresarial de Capital Radio Comunidad Valenciana