La economía valenciana ha alcanzado en 2017 un ritmo de crecimiento similar a la registrada el año anterior, que fue un 3,3%. Tasa que se sitúa por encima de la media nacional, que según las diferentes instituciones económicas se prevé sea del 3,1%. Este crecimiento sitúa a la CV entre las comunidades más dinámicas, sólo superada por las regiones insulares y Madrid, lo que ha permitido converger en términos reales y generar empleo: 62.000 empleos netos en 2017.

El informe elaborado por Cámara Valencia analiza el crecimiento de la Comunitat Valenciana, basado, desde el punto de vista de la oferta, en el dinamismo del turismo, la actividad comercial y la industria, así como en la recuperación de la construcción. Los factores que ha sido soporte de este crecimiento son la continuidad de una política monetaria expansiva, el favorable comportamiento de la economía mundial y la mejoría de la confianza de consumidores y empresarios.

El crecimiento de la Comunitat Valenciana en 2017 se ha basado, desde el punto de vista de la oferta, en el dinamismo del turismo, la actividad comercial y la industria, así como en la recuperación de la construcción. Los factores que ha sido soporte de este crecimiento son son la continuidad de una política monetaria expansiva, el favorable comportamiento de la economía mundial y la mejoría de la confianza de consumidores y empresarios.

El consumo privado empieza a mostrar signos de desaceleración en 2017

El gasto en consumo de las familias muestra un crecimiento sostenido, aunque con una cierta tendencia a la desaceleración a medida que ha ido avanzando el año. Las variables impulsoras del consumo han ido agotando su fuerza tractora en 2017: tipos de interés bajos, finalización de la senda bajista del precio del petróleo y cambio de tendencia al alza, aumento del empleo pero con condiciones precarias, y el hecho de que los precios de algunos servicios básicos han registrado una sustancial subida (suministros energéticos y de agua, alquileres, etc.), lo que está restando poder adquisitivo a las familias.

Algunos indicadores disponibles para su seguimiento así lo muestran:

  • El consumo de energía eléctrica para uso doméstico aumenta sólo un 1,2% en 2017
  • La matriculación de turismos y motocicletas retrocede un 3,7%
  • La desaceleración del dinamismo de las ventas del comercio minorista, sobre todo en términos de precios constantes
  • Las importaciones de bienes de consumo (alimentos, manufacturas, duraderos) moderaron su crecimiento del 7,3% en 2016 al 5,6% en 2017

Las cuentas públicas de la Comunitat Valenciana registraron un saldo negativo de 1,49% del PIB en el año 2016, uno de los más elevados del país. En los ocho primeros meses de 2017 arrojó un superávit del 0,20%, frente a un déficit del 0,21% en el mismo periodo del año precedente. La mejora ha sido consecuencia del incremento de los ingresos.

La demanda de inversión aumenta su dinamismo en 2017, impulsada por la confianza empresarial y la recuperación de la construcción

En 2017 los distintos indicadores de la inversión en bienes de equipo –producción industrial e importaciones de bienes de equipo- registran tasas de crecimiento positivas y superiores a las alcanzadas en el mismo período de 2016. Dos factores son claves en este dinamismo: la mejoría de la confianza empresarial que genera la estabilidad del crecimiento económico no sólo regional, sino también nacional e internacional, y la continuidad de unos tipos de interés en mínimos, que permite a la empresa invertir a costes razonables.

Por lo que respecta a la inversión en construcción, la residencial mantiene una senda de recuperación, al registrar las viviendas visadas un notable incremento en 2017, el 23%. La inversión pública no residencial es la que ha experimentado un mejor comportamiento, al registrar un incremento del 36%, tasa similar a la registrada en 2016. El mayor esfuerzo inversor lo ha realizado el gobierno autonómico, con un aumento anual de la licitación del 75%, y también de los gobiernos locales de la Comunitat Valenciana (57%), lo que contrasta con el retroceso de la inversión del gobierno central. La obra civil aglutina más del 70% de la licitación en 2017, con un aumento del 34%.

El sector exterior registra un comportamiento moderado en 2017

El comercio exterior de la Comunitat Valenciana ha venido caracterizado en 2017 por unas exportaciones con crecimiento moderado y un mayor dinamismo de las importaciones. En consecuencia, el saldo comercial positivo ha retrocedido un 30%.

Tras el retroceso sufrido por las exportaciones valencianas en el segundo semestre de 2016 (-6%), a lo largo de 2017 han mostrado una progresiva, aunque muy moderada recuperación del ritmo de crecimiento, la cual se ha acentuado en los meses de agosto, septiembre, con tasas de crecimiento por encima del 9%. Sin embargo, en el último trimestre vuelve a moderarse hasta el 2,1%, lastrado por la caída de las ventas de automóvil (-5%) y el estancamiento de las ventas de algunos productos de la industria tradicional (muebles, textil, etc..).

Los principales factores que han incidido en la evolución de las exportaciones en 2017 son:

  • La huelga de estibadores en los primeros meses del año, siendo el puerto de Valencia uno de los más afectados
  • La mayor demanda interna en detrimento de los mercados exteriores, sobre todo para todas aquellas empresas que exportan de forma más esporádica
  • La apreciación del euro con respecto al dólar, en un 13% a lo largo del año, supone un encarecimiento de los productos valencianos en los mercados de influencia del dólar
  • Limitación a las importaciones impuestas en Argelia, afectando sobre todo a las baldosas cerámicas (-36% hasta septiembre)
  • Los riesgos geopolíticos iniciados en 2016, con consecuencias a lo largo de 2017: Brexit, la nueva política exterior de Estados Unidos
  • Como aspecto impulsor de las exportaciones se encuentra el mayor crecimiento de las economías europeas –a las que se dirige dos terceras partes de las exportaciones valencianas- alcanzando una tasa de crecimiento del 2,3% en el segundo trimestre de 2017, medio punto porcentual más que un año antes. Comportamiento que también se ha mostrado la economía estadounidense (2,1% en el segundo trimestre de 2017)

El moderado crecimiento de las exportaciones valencianas se debe principalmente a:

  • El sector del automóvil para el transporte de personas siguen siendo, con diferencia, el principal producto exportado por la Comunitat Valenciana, pero a diferencia del año anterior, sus ventas han retrocedido (-2,1%) en 2017. Destaca la caída en los mercados de Reino Unido, Estados Unidos, México y Alemania. Los componentes de automóvil han sido los que han registrado un mayor retroceso (-18%)
  • Las exportaciones de la industria tradicional valenciana han experimentado un negativo comportamiento en 2017 (calzado cae 2,9%, muebles un 2,1%, juguete un 1,5% y confección se estanca), lo que contrasta con el buen comportamiento del año 2016. Los mercados del Reino Unido y Francia son los más negativos
  • Algunas de los principales capítulos exportados por la Comunitat Valenciana como baldosas cerámicas, frutas y hortalizas frescas, registran tasas de crecimiento muy moderadas (entre el 4,5% y el 1,5% respectivamente).

No obstante, algunos productos mantienen un elevado dinamismo de las ventas:

  • Productos agroalimentarios: bebidas (zumos, vinos), pescado, productos cárnicos y alimentos transformados (confitería, aceite, conservas, etc.)
  • Productos químicos: especialmente abonos y otros productos químicos
  • Material de transporte

Las importaciones de la Comunitat Valenciana superaron los 26.000 millones de euros, cifra que supone un aumento interanual del 9%, y un cambio de tendencia al alza de las mismas respecto al año anterior. Esta reactivación se ha producido también en el conjunto de las importaciones españolas, con mayor intensidad, dado que registra un incremento del 10,5%, cuando en 2016 retrocedían un 0,4%.

Los factores que han incidido al alza en las importaciones:

  • El dinamismo de la demanda de consumo, lo que ha impulsado las compras de bienes de consumo duradero (14%) y de automóviles (6,8%)
  • Notable dinamismo de la actividad industrial, generando mayor demanda de importaciones de semimanufacturas (16%) y materias primas minerales (18%), inputs para la industria
  • Progresivo crecimiento de los precios del petróleo en los mercados internacionales, lo que se ha traducido en un sustancial aumento de la factura energética: 10% (frente a la caída del 4% en términos de toneladas)

La producción agraria afectada por las adversas condiciones meteorológicas

La cosecha de cítricos en la Comunitat Valenciana muestra un comportamiento dispar según cosechas: la de 2016/2017 acabó con un incremento del 20%, hasta alcanzar niveles considerados normales, y el primer aforo de 2017/2018 apunta una caída del 30%. Las adversas condiciones meteorológicas están detrás de estas variaciones tan sustanciales: calor, sequía, heladas en primavera, granizo, etc.. Ésta también es la razón del descenso en un 25% de la cosecha de uva en la Comunitat Valenciana (en línea con el resto de España) y del 40% de arroz. Por lo que respecta a la producción de caqui, se mantiene en niveles similares al del ejercicio anterior, pero los precios han caído notablemente en 2017, afectado a la renta disponible de los agricultores.

La actividad industrial valenciana sigue creciendo por encima de la media española

El sector industrial valenciano ha mostrado un desigual comportamiento en 2017 en función de las ramas de actividad. Según el Índice de Producción Industrial, la industria de bienes de equipo y de bienes intermedios registraron un notable dinamismo, superior incluso al registrado el año anterior, impulsadas por la fortaleza de la demanda de inversión como por las ventas en el exterior de estos productos.

Sin embargo, la industria de bienes de consumo ha sufrido una sustancial moderación de su ritmo de actividad, registrando tasas de variación cercanas al cero, debido fundamentalmente al peor comportamiento de las ventas en los mercados exteriores.

Las ramas industriales más dinámicas en 2017 han sido las de alimentación y bebidas, productos cerámicos, madera, bienes de equipo (sobre todo eléctrico y electrónico), plástico, productos metálicos y papel y edición.

Por el contrario, el retroceso de la actividad la han protagonizado la industria de material de transporte (-1,5%) –debido a la sustancial caída de las exportaciones- la industria química, textil, confección y calzado y la industria energética (-31%).

Ello se traduce en una significativa creación de empleo: el aumento interanual del empleo industrial alcanza el 11%, frente al 3,1% de media de la economía valenciana. Asimismo, el dinamismo de la actividad industrial se refleja en una mayor demanda de materias primas y productos semimanufacturados (inputs de la industria valenciana): las importaciones de estos productos registran un incremento del 17% en 2017.

El sector de la construcción asienta su recuperación

La actividad constructora ha registrado en 2017 una intensificación de la senda de recuperación, aunque aún se mantiene en niveles reducidos. En consecuencia, el empleo en el sector aumenta un 10,5% a lo largo de 2017.

El mayor dinamismo de la construcción de vivienda nueva se concentra sobre todo en la provincia de Alicante, mientras que en la de Valencia se observa en la segunda mitad del año. La inversión en construcción se acentúa, tanto privada como pública:

  • Las viviendas visadas aumentan un 19% hasta noviembre
  • La licitación oficial aumenta un 36%, sobre todo la licitada por la administración autonómica y local

El crecimiento de los precios de la vivienda que había permanecido estable en torno al 2% en términos interanuales durante el primer semestre del año, ha cambiado de tendencia y se ha acelerado en el tercer trimestre del 2017.

Por lo que respecta a la actividad inmobiliaria, se observa una reactivación del mercado. Las transacciones de compraventa aumentan un 21,7% hasta noviembre en la CV. El mayor incremento se produce por la compra de vivienda por extranjeros (35%) en la provincia de Valencia, si bien en la provincia de Alicante, la adquisición de viviendas por extranjeros supone el 50% del total de operaciones.

Sector servicios

El sector servicios ha continuado mostrando un notable dinamismo, ligeramente por encima de la media española, tal y como se deduce de la evolución de la cifra de negocios del Indicador de Actividad del Sector Servicios (IASS) de la Conselleria de Economia Sostenible Según datos de la Encuesta de Población Activa, la generación de empleo neto ha sido reducido (0,8%), pero el crecimiento de las afiliaciones se han mantenido en torno al 4% a lo largo del año.

Frente al buen comportamiento de la hostelería y turismo, la distribución mayorista y el transporte, muestran una evolución moderada las actividades de comunicación, información y algunos servicios profesionales.

El turismo continúa creciendo, impulsado por el turismo extranjero

El ejercicio 2017 vuelve a registrar nuevos records de turistas en la Comunitat Valenciana, siendo el turismo extranjero el que está dinamizando el sector. El número de turistas extranjeros en la Comunitat Valenciana asciende a más de 8,9 millones de personas, lo que supone un incremento acumulado del 15,3%, tasa muy similar al 17,6% registrado en el mismo período de 2016. La Comunitat Valenciana se sitúa junto con la de Madrid como la región con mayor incremento de turistas extranjeros en 2017.

Además, el gasto medio por día del turista extranjero en la Comunitat Valenciana alcanzó un promedio en 2017 los 95 euros (lejos aún de los 137 euros de media en España), lo que ha supuesto un incremento del 4,9% respecto al año anterior. Tasa, sin embargo, insuficiente para acercarse a la media española, dado que en España el aumento fue del 5,2%.

Sin embargo, el turismo nacional se ha mantenido estancado, e incluso las pernoctaciones hoteleras se han reducido un 1,2%. Cabe destacar, no obstante, el aumento en un 8% de las pernoctaciones de turistas españoles en los cuatro últimos meses del año, en hoteles de la Comunitat Valenciana, resultado, sin duda, de la inestabilidad e incertidumbre generada por la situación política en Cataluña, la cual ha provocado una desviación de turismo hacia otras CCAA, entre ellas la Comunitat Valenciana.

En 2017, al igual que en años anteriores, el tipo de alojamiento con mayor dinamismo ha sido los apartamentos, con un incremento del 13%, tanto en viajeros como pernoctaciones. El principal factor de impulso es la proliferación de nuevas formas de alquiler turístico de los mismos a través de internet y las redes sociales (Airbnb, Homeaway, e incluso en Booking, etc.).

Asimismo, aumenta el número de cruceros que recalan en el puerto de Valencia, 195 buques, 20 más que en 2016, y más de 400 mil pasajeros.

La actividad comercial muestra signos de debilidad en la segunda mitad del año

La evolución del índice de ventas del comercio al por menor muestra, en términos corrientes, un ritmo de crecimiento medio del 3,7% en la primera mitad del año, tasa que sin embargo, se ha moderado en el segundo semestre. Comportamiento muy similar a la media española.

Sin embargo, a diferencia de 2015 y 2016, el ritmo de crecimiento en términos constantes, es decir, sin contar con la evolución de los precios, ha registrado un crecimiento mucho menor: apenas un 1% hasta el mes de noviembre, lo que contrasta con el 6,2% de un año antes. Este dato viene a indicar que parte del crecimiento de las ventas del comercio minorista valenciano en 2017 se ha debido al aumento de los precios.

El sector ha seguido generando empleo neto a lo largo de 2017, un 2,1% hasta noviembre, lo que supone un ritmo ligeramente inferior al 2,6% de 2016.

Transporte

El mayor dinamismo económico se traduce en un aumento de la actividad del sector transporte, ya sea por motivo empresarial como directamente por el consumidor.

El tráfico marítimo de mercancías en la Comunitat Valenciana ha registrado en 2017 un crecimiento del 4,2% hasta el mes de noviembre, lo que supone una ligera mejoría con respecto al estancamiento observado en 2016. Este dato contrasta, sin embargo, con el aumento del 25% registrado por el puerto de Barcelona. El puerto con mayor dinamismo ha sido el de Castellón, con un crecimiento del 9%, gracias al impulso de las exportaciones de productos cerámicos.

Por lo que respecta al transporte de mercancías por carretera, por tercer año consecutivo ha experimentado un aumento de la cantidad transportada, y además registrando una tasa de variación (15% en los tres primeros trimestres) que duplica la de años anteriores. El mayor aumento se produce en el transporte regional y nacional, frente al estancamiento del transporte internacional. Uno de las líneas de actividad de mayor expansión es la ligada al e-commerce.

La gran afluencia de turistas extranjeros a la Comunitat Valenciana se ha traducido nuevamente en un fuerte aumento del número de pasajeros en el aeropuerto de Valencia (25,7% hasta noviembre), siendo entre los diez primeros aeropuertos españoles el que más ha crecido en pasajeros. El tráfico de pasajeros en el aeropuerto de Alicante ha crecido sólo un 3,7%, muy por debajo del dinamismo del año anterior (16%).

Mercado laboral

El dinamismo económico se ha reflejado en la evolución del mercado laboral en la Comunitat Valenciana. Según los datos de la Encuesta de Población Activa, el número de ocupados en 2017 se incrementó un 3,1%, porcentaje ligeramente inferior al registrado en 2016 (3,6%). Paralelamente, el número de desempleados también se ha reducido, un -12%, lo que ha permitido que la tasa de paro descienda hasta el 16,76% de la población activa, cifra muy similar a la media nacional (16,6%).

Por sectores, el comportamiento ha sido dispar: el sector industrial y el de la construcción han sido los que, en términos relativos, ha generado más empleo (aumentos del 11,4% y 10,5% respectivamente) en el conjunto del año, mientras que el sector servicios finaliza el año con un empleo similar al de 2016.

Sin embargo, un análisis a lo largo del año permite observar que tanto la industria como la construcción generaron empleo en la primera parte del año para luego desacelerarse en la segunda mitad. Todo lo contrario ha sucedido en el sector servicios, donde el empleo ha registrado un mejor comportamiento en el segundo semestre. El sector agrario, por su parte ha mantenido un crecimiento moderado a lo largo de casi todo el año.

El número de afiliados a la Seguridad Social ascendió en la Comunitat Valenciana a 1.377.731 de personas, un 5,3% más que el año anterior. Este dato muestra un comportamiento positivo del mercado laboral valenciano, más intenso que a nivel nacional (con un aumento del 4,6%) y que el registrado en 2016.

PERSPECTIVAS DE LA ECONOMÍA DE LA COMUNITAT VALENCIANA PARA 2018

Las previsiones a nivel regional realizadas por algunas instituciones ponen de manifiesto que la economía valenciana, al igual que la española, experimentará en 2018 una desaceleración del ritmo de crecimiento.

La evolución de la demanda de consumo vendrá condicionado por el comportamiento del mercado laboral, para el cual se espera que siga creándose empleo y reduciendo el número de parados. La tasa de paro podría reducirse hasta el 14,4% de la población activa. Por el contrario, se agotan los efectos de algunos impulsores del consumo como son los mínimos tipos de interés, caída de los precios energéticos, etc.

Se espera que el turismo mantenga su dinamismo y sea motor de crecimiento, pero no al elevado ritmo de años anteriores.

Las expectativas apuntan una continuidad del dinamismo de la actividad del sector de la construcción, tanto en rehabilitación como obra nueva, que ya se pudo observar en 2017. El mercado del alquiler inmobiliario será uno de los de mayor crecimiento.

Frente al moderado comportamiento de las exportaciones valencianas en 2017, el crecimiento económico esperado a nivel mundial en 2018 supondrá un motor para las ventas valencianas en el exterior, condicionado parcialmente por algunos factores de incertidumbre como son el Brexit, el tipo de cambio o conflictos políticos en determinados mercados.

Los factores que durante el año 2018 van a estimular la actividad económica de la Comunitat Valenciana son:

  • La economía mundial mantendrá en 2018 un notable ritmo de crecimiento. Según las previsiones del Fondo Monetario Internacional, el PIB crecerá:
    • Mundial: 3,7%
    • Países avanzados (excepto Japón): 2,0%
    • Países asiáticos: 6,5%
    • Latinoamérica: 1,9%
    • Norte de África y Oriente Medio: 3,2%

Este dinamismo de la actividad económica a nivel internacional implicará para la economía valenciana un impulso a turismo extranjero, una mayor demanda de las exportaciones valencianas y un mayor dinamismo de las inversiones extranjeras de capital.

  • No se esperan cambios en la política monetaria de la Zona Euro, con tipos de interés en mínimos históricos desde hace tres años (0%). Favorecerá las decisiones de inversión de las empresas
  • Tras la apreciación del euro con respecto al dólar en 2017, los analistas apuntan que dicha tendencia se moderará en 2018, debido al dinamismo económico de Estados Unidos y una senda moderadamente alcista de los tipos de interés, factores que fortalecerán el dólar en los mercados internacionales
  • La aprobación y entrada en vigor de nuevos tratados de libre comercio de la Unión Europea con Canadá y Japón, favorecerá a medio y largo plazo las exportaciones valencianas
  • Las condiciones financieras al sector privado se flexibilizan y se amplía la oferta crediticia
  • Las positivas expectativas de creación de empleo, favorecerán el aumento de la masa salarial, la confianza del consumidor y en definitiva, el consumo

Existen también factores de riesgo que pueden incidir negativamente en la evolución de la actividad económica valenciana. Algunos de ellos son externos a la economía española y otros internos.

Factores de riesgo externos:

  • Incertidumbre en el proceso de negociación del Brexit, y sus consiguientes efectos sobre las exportaciones valencianas, el turismo y la inversión:
    • El 10% de las exportaciones tienen como destino el Reino Unido
    • El 13% de los viajeros en hoteles de la Comunitat Valenciana son ingleses
    • El 7% de la inversión extranjera directa en la Comunitat Valencia procede del Reino Unido
  • Las tensiones geo-políticas en Oriente Próximo o entre USA y Corea del Norte, los conflictos armados como el de Siria, y las nuevas medidas proteccionistas como las de Argelia, pueden seguir incidiendo negativamente en las exportaciones valencianas en 2018
  • La tendencia al alza del precio del petróleo (en 2017 aumentó un 26%) y de algunas materias primas, de mantenerse en 2018, implicará mayores costes de producción para las empresas, subidas de precios en el mercado y aumento de coste energético (dado la economía española es dependiente energéticamente del exterior).

Entre los factores de riesgo internos cabe destacar:

  • La inestabilidad política de Cataluña genera incertidumbres a nivel empresarial, afectando tanto a las decisiones de inversión como a la evolución de las relaciones comerciales. Existen también efectos de desviación de comercio/turismo, que podrían incidir positivamente en la economía valenciana, tal y como se ha observado en los últimos meses de 2017 en datos turísticos
  • La deuda de la administración autonómica valenciana sigue siendo elevada y las medidas para su reducción pueden seguir siendo una rémora para el gasto público valenciano
  • El progresivo aumento de algunos de los gastos fundamentales para el consumidor, como alquileres, suministro energético, ocio, pueden incidir negativamente en su poder adquisitivo y, en consecuencia, en su decisiones de consumo.