El ayuntamiento activa una oficina de atención a los afectados a la planta baja del consistorio, mientras que la Generalitat una solución “de manera inmediata” para las personas con una primera residencia afectada

 

El Ayuntamiento de Gandía, a causa de la situación de emergencia creada después del virulento incendio que se desencadenó lunes en Llutxent, ha tomado dos medidas importantes: la constitución del Centro de Cooperación Operativo de Emergencias Locales (CECOPAL) y la solicitud de la declaración de zona de Emergencia al Consejo de Ministros.

El Cecopal es un órgano formado por representantes de Policía Local, Bomberos, Guardia Civil, Protección Civil, Cruz Roja, técnicos municipales de prácticamente todas las áreas, la concejalía de Seguridad Ciudadana, la vicealcaldessa, Lorena Milvaques, y está presidido por la alcaldesa, Diana Morant. Una de las primeras actuaciones del Cecopal será la puesta en marcha del lugar de mando avanzado local, que coordinará el operativo junto con el Cecopal central que tiene en estos momentos la base en Pinet.

Así mismo, desde el centro gandiano se establecerán las unidades de cálculo de daño forestal y material del incendio, de atención a las personas, se recogerá información de los afectados y también se valorará posar a su disposición viviendas municipales. Además, se ha acordado la puesta en marcha de una oficina de atención a los afectados a la planta baja del Ayuntamiento. El objetivo es dar respuesta a todas las necesidades y emergencias con la misma contundencia que se ha producido el incendio.

En cuanto a la segunda medida, la solicitud de la declaración de Zona de Emergencia al Consejo de Ministros, el Ayuntamiento ha convocado un pleno extraordinario con esta petición como único punto en el orden del día. Con este pleno, se pretende conseguir las ayudas para reparar los daños de carácter medioambiental y personal que se contemplan para este tipo de situaciones catastróficas.

La alcaldesa de Gandía, Diana Morant, ha manifestado que en estos momentos de dificultad, “la gente ha dado lo mejor de sí misma y ha demostrado un gran coraje ante las adversidades y catástrofes, y ahora, las administraciones tenemos que responder con el mismo coraje y estar a su lado“.

Morant ha expresado que “ni corazón está con las familias, con la gente de estas casas, con los afectados, con los vecinos. Pondremos todos los recursos para seguir protegiendo a las personas e intentar reparar la cantidad más grande de los daños posible”.

Alojar afectados por primera residencia

Por su parte, el president de la Generalitat, Ximo Puig, se ha reunido con la alcaldesa de Gandía, Diana Morant, para tratar la situación de la zona afectada por el incendio en el término municipal.  Según ha explicado, desde la Generalitat, junto a la Administración local, se dará el “máximo apoyo” para garantizar “de manera inmediata” una solución a todas las personas con una primera residencia afectada por el incendio de la sierra de Llutxent.

Puig ha explicado que habrá una solución a corto y medio plazo “para garantizarles que no se queden en la calle”. En este sentido, y según valoraciones realizadas por el Ayuntamiento de Gandia, 40 viviendas habrían resultado afectadas de distinto grado por las llamas en urbanizaciones del término municipal.

De este modo, Puig ha pedido “gran prudencia” y ha vuelto a incidir en que, sobre todo, “lo fundamental es la seguridad de las personas”. Al respecto ha pedido a los vecinos de las urbanizaciones que hagan caso de las indicaciones de los cuerpos y fuerzas de seguridad y que no intenten entrar en sus casas mientras no esté garantizada su seguridad.

Del mismo modo, ha destacado el papel de las personas que están trabajando en el incendio “dejándose la piel para proteger el patrimonio de todos; ellos son fundamentales y es importante que actúen con la máxima prudencia”.

Al respecto, ha señalado que la Generalitat confía plenamente en la labor de los profesionales que participan en la extinción del incendio, que ha calificado de “complicado”. “Los ciudadanos han de estar absolutamente convencidos de que se ha hecho y se está haciendo todo lo posible”, ha incidido Puig.

Posteriormente, el president ha visitado a los evacuados de la residencia Monduver de la localidad de Barx, que se encuentran realojados en el convento gandiense de las esclavas de Benirredrà.

Ausencias populares

Mientras las autoridades estaban pendientes del incendio, la oposición estaba escondida. Únicamente, el ex presidente provincial del PP de Valencia, y actual secretario nacional del área provincial, Vicente Betoret, estuvo presente junto al puesto del mando, mientras que el aparato regional, integrado especialmente por Isabel Bonig, que acudirá a la zona afectada 72 horas después, y la secretaria regional, Eva Ortiz, siguieron el incendio desde su lugares de vacaciones, con declaraciones en redes sociales, sobre su tiempo de descanso, algo que ha generado mucho malestar en la estructura nacional del PP.