La compañía pretende tener comercializados en el año 2022 40 vehículos electrificados en todo el mundo, de los que dieciséis totalmente eléctricos

 

La multinacional automovilística Ford pondrá en marcha, en colaboración con el ayuntamiento de Valencia, y la Generalitat, un proyecto piloto de furgonetas sin emisiones que actualmente únicamente estaba funcionando en Londres.

Así, lo han anunciado el presidente de Ford Europa, Oriente Medio y África, Steven Armstrong, el presidente de Ford España, Jesús Alonso, y el director de Fabricación de Ford España, Dionisio Campos, a la conclusión de una reunión de trabajo con el president de la Generalitat, Ximo Puig, y el conseller de Hacienda y Modelo Productivo, Vicent Soler, y alcalde de Valencia, Joan Ribó.

Steven Armstrong ha explicado el proyecto piloto se centrará en impulsar la movilidad sostenible de Valencia mediante el uso de furgonetas eléctricas híbridas enchufables que funcionen únicamente con energía eléctrica en la mayoría de trayectos.

Para ello, en Valencia, como actualmente sucede en Londres, se pretende probar el funcionamiento de flotas de tamaño pequeño y mediano de furgonetas Transit Custom híbridas enchufables que utilicen únicamente motor eléctrico de cero emisiones con una autonomía de más de cincuenta kilómetros. Dicho modelo en su versión actual, de gasolina, es fabricado en la factoría de Almussafes, por lo que previsiblemente se podría fabricar aquí, si bien, desde la compañía no se confirmó nada.

Dicho proyecto, según Armstrong, está programado para el año 2019, cuando empezarán a comercializarse los primeros vehículos, y se centrará en impulsar la movilidad sostenible. El objetivo de Ford es incluir 40 vehículos electrificados en todo el mundo, de los que dieciséis totalmente eléctricos, que se comercializarán en el 2022. Según ha explicado, “En Ford estamos comprometidos a buscar soluciones para los desafíos de la movilidad urbana, el transporte de personas y el reparto y entrega de bienes y servicios, mediante la innovación y la tecnología”.

Para el desarrollo del proyecto, desde la Generalitat se destinará un millón de euros que permitirá que Valencia sea base de pruebas para el desarrollo de flotas de vehículos con cero emisiones, y continuar consolidando la relación entre la Comunitat y Ford. Según Puig, este acuerdo pone “las bases de un acuerdo entre la Generalitat Valenciana, el Ayuntamiento de Valencia y Ford para conseguir una movilidad sostenible, en especial en el entorno de las grandes ciudades”.

Puig ha destacado que el acuerdo anunciado da “un paso más” en la colaboración con Ford, cuya planta de Almussafes constituye un “pilar esencial” para la economía de la Comunitat Valenciana, con una contribución directa en términos de valor añadido en relación con el PIB valenciano del 6,08% durante el año pasado.

Por su parte, el alcalde de Valencia, Joan Ribó, ha señalado que “se ha dado un paso más hacia  esa movilidad del futuro que ya  estamos creando entre todos”, y ha asegura que “p Para nosotros es muy importante en estos momentos trabajar  conjuntamente con FORD por la innovación, con todas las nuevas tecnologías en la conducción, y por la sostenibilidad”

En este sentido, ha agradecido a Steve Armstrong “su apuesta por Valencia, y decirle que el Ayuntamiento está preparado y deseoso de trabajar conjuntamente con Ford para lograr una movilidad más sostenible, más respetuosa, más amable y más cómoda para todo el mundo, y  ha destacado la implicación en ese nuevo modelo de  movilidad de una empresa «que está vinculada a nuestro territorio, nuestra historia y nuestro modelo productivo, pero que va a dar un paso más que nosotros queremos celebrar. Va a trabajar conjuntamente con el Ayuntamiento de Valencia en proyectos de movilidad», y ha valorado muy positivamente “su colaboración con el Ayuntamiento de Valencia en la apuesta por la sustitución.

En estos momentos, Ford está seleccionando a determinado socios locales que serán quienes utilizarán las furgonetas en Valencia. No hay una previsión de cuántas se pondrán en marcha, pero previsiblemente serán una veintena como sucede en Londres, tanto por usuarios públicos como privadas, desde la Policía Metropolitana a servicios de mensajería y construcción.

Los vehículos que Ford cederá son híbridos enchufables que utilizan únicamente motor eléctrico con cero emisiones en trayectos de 50 kilómetros. Cuando deben hacer recorridos más largos, las baterías se recargan con sus motores de gasolina Ecoboost de 1.0 litros.