Se consolidan como primera fuerza de la unión de partidos frente a la Iniciativa y Los Verdes, algo que será determinante a la hora de decidir futuras estrategias electorales

 

El Bloc Nacionalista Valencià  (BNV) se refuerza como primera fuerza política de la unión de partidos que conforman Compromís, tras el anuncio por parte de un grupo de personas ‘adheridas’ que militan directamente en la coalición, sin pertenecer a ninguno de los partidos, de pasar a militar en el Bloc “hartos de estar en un limbo democrático”, según han señalado, a nuestros compañeros de Mediterráneo Press, miembros de este sector independiente.

De esta forma, el Bloc se refuerza como primera fuerza política de la unión de partidos que conforman Compromís (Bloc, Iniciativa del Poble Valencià y Els Verds), un elemento esencial en el equilibrio de fuerzas a la hora de establecer futuras coaliciones electorales, y que, según fuentes del Bloc, “será importante de cara a los próximos comicios autonómicos y municipales de 2019, y previsiblemente supondrá la consolidación de la tesis autonomista contraria a una alianza de fuerzas mayor como Podemos como defendían algunos de los miembros de iniciativa y de Los Verdes”.

Este colectivo, creado hace unos años para agrupar a personas independientes que militaban directamente en Compromís, se reunieron el pasado fin de semana para abordar su futuro dentro de la unión de partidos, y mayoritariamente decidieron integrarse en el Bloc. Entre estas personas se encuentran algunos de los representantes institucionales de la coalición, como la diputada autonómica, Marian Campello; la concejala del Ayuntamiento de València, Isabel Lozano, una de las primeras afiliadas a Gent de Compromís; la alcaldesa de Gata, Magda Mengual; la concejala del Ayuntamiento de Picanya, Alba Encinas, o la de Ondara, Mar Chesa, entre muchas otras, darán el paso en los próximos días.  Quien no se incorporará al Bloc, y mantendrá aún su condición de independiente, es el alcalde de Valencia, Joan Ribó.

Según han explicado a nuestros compañeros de Mediterráneo Press, “en el momento en el que entramos a participar teníamos órganos de participación y representación en todo el territorio valenciano, donde nuestra voz y nuestro voto contaba”. Sin embargo, entiende que en la actualidad su participación “ha cambiado”, y ha sufrido un retroceso: “Ahora, 3 años después del último Consell General de Compromís, máximo órgano de participación democrática de la coalición, vemos cómo nuestra participación ha quedado prácticamente reducida a una obligación: el pago de la cuota”.

El Bloc, partido mayoritario de la coalición, en su opinión, “ha mostrado desde el principio una actitud más cercana y una mayor voluntad de resolver la situación de este colectivo”, al menos así lo reconocen gran parte de las personas que han decidido pasar a militar en el partido liderado por Águeda Micó: “Siempre hemos sentido más empatía por su parte y una voluntad más clara de buscar nuestro encaje en la coalición, aunque los frutos al final hayan sido, hasta el momento, inexistentes”, se lamentan.

Reconocen que ese trato diferencial durante los últimos años no ha sido el único motivo por el que han optado por el Bloc: “Mientras que nosotros no tenemos mecanismos para elevar nuestras propuestas o sugerencias a nivel supramunicipal, en el Bloc existen sistemas que permiten que cualquier militante de base del pueblo más pequeño pueda llevar su voz al Consell Nacional, el máximo órgano entre congresos”.

De igual manera, explican que “cuando entramos en Compromís asumimos que lo hacíamos en condiciones diferentes a la de los tres partidos fundadores, pero el deterioro de nuestros derechos, de nuestra capacidad de interlocución con los órganos de representación interna ha sido progresivo desde entonces. Lamentamos que se haya llegado a esta situación de menosprecio hacia cientos de militantes que hemos trabajado desde el principio por el proyecto, y seguimos haciéndolo, codo con codo con el resto de compañeros y compañeras militantes de los partidos de la coalición”.

Sentimos que nuestra contribución oficial se limita únicamente a pagar y asumir. Nunca entramos como personas “independientes” sino como militantes directos de Compromís”. Respecto a su participación en el ámbito municipal reconocen que, aunque hay excepciones, “nuestros derechos en los colectivos locales son prácticamente equiparables a los de la militancia de los partidos”, pero añaden que estos derechos se sustentan en la buena voluntad de las ejecutivas de los diferentes partidos fundadores.

“No hay estatutos reales que nos reconozcan. Compromís, como coalición que es, no tiene estatutos. Preferimos militar en una formación en la que nuestros derechos se equiparen a nuestras obligaciones, con garantías. Por eso vamos a solicitar la “portabilidad” al Bloc”.

“Portabilidad”

“Hacemos portabilidad”. Así es como en Compromís se refieren al flujo de militantes entre los diferentes partidos de la coalición. Aunque este no es un fenómeno novedoso, seguramente es la primera vez que existe un trasvase tan elevado de militancia entre las diferentes organizaciones que la integran.

 “Creemos más que nunca en el proyecto político de transformación desde el valencianismo de izquierdas, feminista y ecologista que representa Compromís, por eso queremos seguir trabajando en él con la misma intensidad, eso sí, con garantías para la toma de descisiones y desde la participación orgánica plena”, concluyen.