Los portavoces de la corporación también han aprobado iniciar el cierre de la empresa Divalterra el 12 de julio, mientras el PP-CV califica la decisión como “un ERE encubierto”

 

La junta de portavoces de la Diputación de Valencia ha acordado la celebración de un pleno extraordinario el próximo martes, 17 de diciembre, para la elección del nuevo presidente de la corporación, Toni Gaspar, así como para la toma de posesión del nuevo diputado o diputada.

De igual manera, se ha acordado que mañana jueves día 12 de julio a las 12 horas se celebrará un plenario extraordinario en el que se aceptará la renuncia del presidente Jorge Rodríguez y el cese de su equipo asesor. Así mismo, a las 13 horas se reunirá el Consejo de Administración de Divalterra.

Así mismo, los portavoces de los distintos grupos han consensuado la celebración del plenario encomendero del mes de julio el próximo martes 24.

Cierre ordenado de Divalterra

El equipo de gobierno de la corporación provincial ha reiterado después de la reunión de la Junta de Portavoces que el cierre de la empresa pública Divalterra se realizará “de manera ordenada y con la garantía de los derechos de los trabajadores y trabajadoras del ente público”.

Así, ha insistido la  presidenta en funciones de la Diputación, María Josep Amigó, acompañada por los representantes del equipo de gobierno, ha remarcado que esta decisión “no es nueva y forma parte de la hoja de ruta que nos marcamos en 2015 todos los miembros del equipo de gobierno”.

Según María Josep Amigó, “los trabajadores siempre están por encima de cualquier otra cosa, y ahora lo que empezamos es el estudio del cierre legal y ordenado de la empresa. Tenemos que ver de qué manera los trabajadores podrán seguir trabajando, o bien en la Diputación o bien en otra administración, pero siempre garantizando sus derechos”.

Amigó ha indicado también sobre los brigadistas de Divalterra que “su trabajo tiene que estar garantizado, y los servicios que se prestan desde Divalterra nos comprometemos a seguir prestándolos bien desde la Diputación, o bien desde otra administración”.

Por su parte, la diputada de Teatros y Memoria Histórica, Rosa Pérez Garijo, miembro del equipo de gobierno, ha incidido también en esta hoja de ruta y ha explicado que asistió a la reunión que convocó el Comité de empresa de Divalterra el pasado lunes, “ahí lo que dijimos es nuestro parecer, que queríamos un cierre controlado de Divalterra pero siempre garantizando los puestos de trabajo a los trabajadores y trabajadoras, para nosotros es prioritario. Ahora se tiene que ver la manera legal de cómo se lleva a cabo, si mediante la Diputación u otra administración. Ahora lo que toca es esperar que se nombre el nuevo presidente o presidenta, y reunirse el equipo de gobierno con el Comité de empresa”.

De igual manera, la portavoz del PP-CV en la Diputación, Isabel Contelles, en declaraciones al programa Ciclo Empresarial de Capital Radio Comunidad Valenciana, ha calificado el cierre de Divalterra como “un ERE encubierto”, y ha puesto la responsabilidad sobre el gobierno de la institución provincial, al que considera “incapaz de hacer frente a la situación, derivando su nefasta gestión hacia los trabajadores de Divalterra, que son los que van a pagar las consecuencias del cierre de la empresa pública en forma de ERE encubierto”.

Contelles se pregunta “si no existen otras fórmulas para reestructurar las empresas públicas, no solo Divalterra, ante los casos reiterados de presunta corrupción política, con la implantación de agentes fiscalizadores, ya sean funcionarios y no, con el único objetivo de establecer férreos mecanismos de control para evitar las situaciones bochornosas que estamos viviendo”.