Antoniojhf opinion antonio j herreroCarta abierta a los demagogos y a todos aquellos que nos quieren hacer ver una realidad que no se ajusta para nada a la verdadera realidad.

Todo lo que está pasando hoy en Cataluña comienza hace ya unas décadas cuando los partidos PP y PSOE, para lograr acuerdos con los que poder gobernar España, accedieron a dar todo tipo de concesiones a Cataluña. Concesiones como la transferencia de la educación y la creación de la Policía de la Generalitat Catalana (Mossos d’Esquadra). Durante muchos años, lo que se ha ido cultivando ideológicamente en Cataluña ha sido obviado por un Estado que debe velar por el bien y la igualdad de todos sus ciudadanos.

Si avanzamos y llegamos a estos últimos meses, lo que encontramos es una ilegalidad, en toda regla, por parte del Govern de la Generalitat donde se tira por tierra tanto la Constitución (esa que les avala para ser lo que son) como su propio Estatut de Autonomía. Sin cumplir las leyes, creando las que les interesa para sus propios fines e interpretándolas de forma parcial para sus intereses, atacan al Estado de Derecho, al conjunto de los Catalanes y a todos los Españoles, aprobando una Ley de Referéndum totalmente ilegal, como así lo avala el Tribunal Constitucional.

Por lo tanto, partimos de una ilegalidad. Nadie impide que la gente vote. La gente puede votar pero dentro de una legalidad. Una legalidad constituida, pactada y aprobada por todos. Si esa legalidad no gusta, hay mecanismos legales para poder cambiarla. Eso tampoco se impide. Lo que sí se debe impedir es que cada cual pueda hacer lo que le apetezca. Se debe impedir que un Govern de la Generalitat ponga en marcha un referéndum ilegal.

Los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado actúan cuando se lo indican. Cumplen órdenes judiciales. Si llegan a un lugar y no hay situaciones que no les dejen hacer su trabajo, llegan, lo cumplen y punto y final. Pero si llegan y se encuentran con parapetos de personas, vallas actuando a modo de barricadas, puertas cerradas con gente dentro cuando no deberían de estar por mandato judicial, lo primero que hacen es informar de en qué están incurriendo los que allí se encuentran y ponen todas esas trabas y, posteriormente, si no se hace caso a su orden es cuando actúan según los medios que tienen establecidos para esos casos.

Es muy fácil poner las imágenes de cuando el altercado ya está iniciado pero nadie pone las imágenes de todo lo anterior y cuál es el verdadero detonante de ciertas situaciones. Por otro lado, decir que muchos de esos altercados se hubiesen evitado si gran parte de los Mossos hubiesen hecho el trabajo que se les había requerido. Llegar antes de las 6 de la mañana, informar, levantar acta y precintar los colegios electorales ilegales.

Según los datos del Govern, se cerraron 319 colegios electorales ilegales. Lo de ilegales lo añado yo porque el Govern, por supuesto, no los califica así. Esos 319 colegios electorales ilegales representan el 14% de los 2315 colegios electorales ilegales que se habían conformado para llevar a cabo el referéndum ilegal que estaba convocado. Como vemos, ese 14% representa el todo de lo ayer vivido. Claro, según para algunos; porque les interesa.

Pero vamos más allá. De esos 319 colegios electorales ilegales cerrados, 92 fueron cerrados por la Policía y la Guardia Civil. El resto, 227 lo fueron por los Mossos. Los altercados de los que todos nos entristecemos, pues no deberían de haberse producido, como mucho fueron en esos 92 colegios electorales ilegales cerrados por la Policía y Guardia Civil pues, en los cerrados por los Mossos parece que el civismo imperó por encima del hecho de que se estaban cerrando.

Con estos datos, volvemos a ver que lo ocurrido en estos 92 colegios electorales ilegales representa a todo lo que pasó ayer en Cataluña. Es más, si vemos imágenes e imágenes de los altercados de ayer, éstas solo pertenecen a unos cuantos colegios electorales ilegales, no a 92 como fueron los cerrados por Policía y Guardia Civil. Por tanto, aún más disminuimos el porcentaje de altercados ocurridos en el día de ayer. Pero, para los independentistas, es el ambiente generalizado que se vivió en la jornada del referéndum ilegal y que quieren que la gente, Europa y el resto del mundo compre.

Vale! Se lo compro. Entonces, si para los independentistas esos altercados son el total de lo vivido ayer, no algo puntual sino la verdadera situación de extrema violencia que se vivió ayer en toda Cataluña, por la misma regla de tres, las agresiones que pudimos ver a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado también deben de ser el total de lo que ayer vivimos en Cataluña, ¿no? Supongo que saldrán a condenarlas y a informar de ello.

O las imágenes de esas personas votando varias veces, o esa gente votando en urnas en mitad de un patio sin control alguno, ¿también son el todo de lo ocurrido ayer? Supongo que saldrán a decir que no hubo garantías en la votación ilegal de ayer y que, por lo tanto, los resultados que presentan no se pueden tener en cuenta.

Por favor, no nos vendan solo lo que quieren que compremos. Digan la verdad. Digan que todo parte de una ilegalidad. Digan que ayer se vivieron escenas que no se hubiesen producido si el referéndum se hubiese conseguido por los cauces legales y no con el atropello a la democracia y fuera de toda legalidad.

Yo no estoy en contra de que se vote, ni de que alguien esté a favor del independentismo. Si se quiere votar para conseguir la independencia que se haga desde la legalidad. Mecanismos para ello hay pero claro, como se necesita cierto porcentaje para poder ponerlos en marcha, entonces nos saltamos a la torera las leyes y las hacemos según nos conviene.

Por favor, recapaciten. Si no llegan a esos porcentajes necesarios lo lógico es pensar que es porque son una minoría y, por lo tanto, no pueden estar legitimados a decidir por el resto que sí son mayoría.

Aparquen sus intereses verdaderos de ocultar ilegalidades cometidas en sus funciones como representantes públicos y no busquen la amnistía de aquellos condenados, legalmente, bajo la bandera del independentismo pues, lo único que hacen es arrastrar a la gente a un juego en donde solo está sobre la mesa el poder tapar vuestras vergüenzas.