El resto de  acusados mantienen su inocencia, y de momento, no negocian un acuerdo para reducir penas

 

El ex presidente de la extinta Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), Modesto Crespo, se ha declarado culpable del cobro irregular de 600.000 euros en dietas en Tinser Cartera, sociedad participada por la entidad. Con esta declaración, el acusado busca tratar de posibilitar un acuerdo con la fiscalía de anticorrupción y la plataforma de afectados de la CAM, que ejerce la acusación particular.

De esta manera, el ex presidente de la caja aceptaría una condena de nueve meses de cárcel tras confesarse culpable y se ha comprometido a devolver los 600.000 euros que se embolsó irregularmente a base de dietas a las que no tenía derecho: 200.000 euros los devolverá ahora y los 400.000 restantes a plazos, en los dos próximos años.

El resto de los acusados, entre ellos el ex director general, Roberto López Abad, y 19 ex consejeros, mantienen su inocencia y ejercerán su defensa en el juicio, que ha comenzado esta semana en la Audiencia Provincial de Alicante y se prolongará hasta el próximo mes de julio.

Durante la primera sesión, la fiscalía anticorrupción se ha opuesto a retirar la acusación respecto a los ex consejeros, pero también les ha ofrecido la posibilidad de pasar de dos o tres años de cárcel a seis y nueve meses, respectivamente, su petición de condenas para ellos si se declaran culpables. La plataforma de afectados sí que aceptaría exculpar a esos encausados si incriminan a quienes consideran verdaderos culpables del fraude.

El caso Tinser constituye una de las causas penales instruidas por la Audiencia Nacional por el supuesto saqueo de la caja, que fue intervenida por el Banco de España el 22 de julio de 2011 y adjudicada por un euro unos meses al Banco Sabadell. Una vez concluida la investigación, el enjuiciamiento de este procedimiento fue derivado al juzgado de Instrucción 5 de Alicante.

La fiscalía anticorrupción solicitaba inicialmente cuatro años de cárcel y 120.000 euros de multa para el ex presidente de la CAM, Modesto Crespo, y el ex director general, Roberto López Abad, como autor e inductor o cooperador necesario, respectivamente, de un delito de apropiación indebida agravada o, alternativamente, un delito societario por administración desleal.

Crespo percibió entre 2009 y 2011 unos 600.000 euros brutos por una dedicación “que en Tinser Cartera fue inexistente” y que en la CAM “era gratuita por disposición legal”, según Anticorrupción. Los estatutos de la CAM, una caja con 130 años de historia que llegó a ser la cuarta de mayor tamaño en España, establecían que los cargos de consejero general o presidente de la entidad tendrían “carácter honorífico y gratuito”. Y no podrían generar remuneraciones distintas de las dietas por asistencia a reuniones o gastos de desplazamiento que aprobase la asamblea general.

A finales de 2009, López Abad, entonces director general, “ideó un plan para burlar esta prohibición” y pagar al recién elegido presidente, Modesto Crespo, 300.000 euros anuales, según la Fiscalía. “En ejecución de ese plan”, la comisión de retribuciones de la CAM, presidida por Gil-Terrón, aprobó la creación de un consejo de administración en la filial Tinser Cartera, con Crespo como presidente ejecutivo, y el consejo de administración de la entidad respaldó la propuesta.

Interrogatorios en junio

El juicio continuará con las cuestiones previas los días 15 y 18 de mayo, mientras que los días 4, 5, 6, 11 y 12 de junio tendrán lugar los interrogatorios de los acusados. Por su parte, el 13, 25 y 26 tendrán lugar las testificales y los días 27 de mayo y 2 y 3 de julio, las conclusiones.