La representación de La Festa corrobora el trabajo de cantores y escolanos durante el año ante un público entregado que vive intensamente la coronación de la Virgen de la Asunción

 

Como todos los años, ha pasado otro 15 de agosto, festividad de la Asunción, y de nuevo lleno absoluto en la basílica de Santa María para presenciar la segunda parte del Misteri d’Elx, La Festa. Muchos de los ilicitanos y turistas curiosos han vuelto a abarrotar el templo para no perderse la coronación de la Virgen. La cita era a las 18 horas, y como en el día anterior fuera de la basílica, a donde llegó toda la comitiva del Misteri, encabezada por el alcalde, Carlos González, las autoridades religiosas, miembros del patronato y los actores. A las puertas del templo comienzan los primeros cánticos de la representación.

María Salomé, María Jacobe y los ángeles del cortejo de la Virgen se detienen al principio del andador, junto a la puerta mayor del templo. Tres de los apóstoles cantan entonces una estrofa en la que deciden acercarse al lugar donde se encuentra el séquito mariano e invitarlo al sepelio de la Madre de Dios. Descienden, pues, cuatro apóstoles hasta el comienzo del corredor inclinado y, dirigiéndose a las Marías y ángeles, entonan la invitación, que es aceptada, y suben todos al cadafal, donde se desarrolla toda la segunda parte.

La expectación de los asistentes era máxima especialmente en el momento en que se abrían las puertas del cielo para dar paso a los aparatos aéreos, y como no a los reflejos de los flashes de las cámaras de fotos y móviles de los ilicitanos y turistas, que querían inmortalizar el momento, tanto en el descenso, como en la subida del Araceli, que este año fue más lento que costumbre.

El momento principal llegó tras la bajada de la Santísima Trinidad para coronar a la Virgen, que arrancó los aplausos efusivos del público y los tradicionales: ¡Viva la Mare de Déu!, en lo que fue el éxtasis de la representación, y donde los asistentes recuerdan a todos sus seres queridos, inundaron de lágrimas los ojos de muchos ilicitanos, mientras contemplaban con emoción este bello e intenso momento, que puso el broche de oro a las representaciones del Misteri, con la subida del Araceli.

Invitados

Al igual que sucedió con la representación de la primera parte la presencia de autoridades fue menor que durante el día del ensayo general. A nivel religioso estaba el Obispo de Orihuela-Alicante, Jesús Murgui, junto al obispo de Menorca, Francisco Conesa, mientras que a nivel político, estuvieron la corporación municipal, encabezada por el alcalde, Carlos González, junto a varios concejales, como la de Cultura, Patricia Maciá. En representación del Consell estuvo el conseller de Transparencia, Manuel Alcaraz, ya habitual  de las representaciones oficiales.

Al igual que sucedió con la representación de La Vespra¸ la nueva televisión pública, À Punt Mèdia, volvió a ser la gran ausente de la representación, ya que prefirió emitir una película enlatada que retransmitir en directo una representación que es Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Sin embargo, a diferencia de otros acontecimientos culturales de La Comunitat, como el Festival de Cine de l’Alfàs del Pi, el certamen en esta ocasión encontró una alternativa para llegar a los telespectadores valencianos, a través de la retransmisión realizada por la televisión local Tele Elx y de la autonómica privada La 8 Mediterráneo, que asumieron el servicio público de la otra cadena.

Reconocimientos

Concluida la representación, llegó el momento de los reconocimientos, la Casa de la Festa ha sido escenario de la entrega de distinciones a la Portaestandarte del Misteri, la presidenta de Cáritas, Mari Carmen Martínez; y a las Personalidades Electas, los presidentes de la Sociedad Venida de la Virgen, José Manuel Sabuco, y de la Semana Santa ilicitana, Gaspar Agulló, en reconocimiento a su participación en el desarrollo de las representaciones.

Los presentes, una punta de palma como la que porta el San Juan en el Misteri, han sido entregadas por el obispo de la diócesis, Jesús Murgui; el alcalde de Elche, Carlos González, y el presidente del patronato del Misteri, Francisco Borja.  Tanto la Portaestandarte como las Personalidades Electas han agradecido la distinción y han destacado tanto las emociones que han sentido como el honor que ha supuesto desempeñar estos cargos.