Soler considera que se trata de “un parche”, y ha recordado que “los valencianos no descansaremos hasta conseguir una solución financiera de futuro”

 

El Consell de la Generalitat dispondrá un total de 367 millones de euros más de transferencias del gobierno central en los presupuestos de 2019.  Así, lo ha anunciado la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, durante la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) celebrada en Madrid, a la que ha asistido el conseller de Hacienda, Vicent Soler.

Esta financiación de compone de las entregas a cuenta de la financiación correspondiente a 2019 y la liquidación del modelo de financiación referida a 2017 y que se percibirá en julio del próximo año. Entre ambos conceptos, el Consell recibirá 10.631,46 millones de euros, un 3,6% más que los 10.263,94 millones que integraban las entregas a cuenta y la previsión de liquidación correspondiente a 2016.

Así, según ha explicado el conseller, el incremento de 367,5 millones y el 3,6% para 2019 comunicado por el actual Ejecutivo contrasta con los únicamente 80,88 millones de incremento y un 0,79% que el anterior Gobierno central asignó a la Comunitat Valenciana entre entregas a cuenta y liquidación del modelo (referida a dos ejercicios anteriores).

No obstante, Soler ha recordado que “los valencianos seguimos estando infrafinanciados y no descansaremos hasta conseguir una solución financiera de futuro, pero hay señales por parte del actual Gobierno de que se es mucho más sensible con el problema de los valencianos”.

De esta manera, en función de las cifras trasladadas por el Gobierno, el próximo año la Comunitat Valenciana recibirá en concepto de entregas a cuenta 9.423,01 millones, lo que supone 727 millones más, un crecinmiento del 8,4% con respecto a este ejercicio, cuando se elevó a 8.695,9 millones.

En cuanto a la liquidación de 2017 –que es la que se percibirá en 2019- la previsión es de 1.208,45 millones, lo que supone un descenso del 22,9% respecto a la previsión comunicada por el anterior Ejecutivo, que fue de 1.568 millones. Entre entregas a cuentas y liquidación, la Comunitat ingresará los citados 10.631.46 millones, lo que significa 367,52 millones más que en este ejercicio, cuando supuso únicamente 80,88 millones.

“El Gobierno anterior nunca nos aclaró cuál fue la cocina que llevó a que la Comunitat Valenciana sea la que menos aumentó para este ejercicio la financiación en términos de caja que nos atribuyó el ministerio”, recordó Soler, para añadir: “La subida de 80 millones y un 0,79% no se correspondía en absoluto con lo que mostraban los indicadores en términos de crecimiento de la economía. Ahora, ese aumento del 3,6% y 367 millones nos de la financiación en términos de caja nos va a dar un balón de oxígeno para reformar en los presupuestos del próximo año las políticas públicas y la recuperación de los derechos sociales de los valencianos”.

102.920 millones para las comunidades autónomas

Durante la reunión, el Ministerio de Hacienda informó de las entregas a cuenta a las comunidades y ciudades autónomas, que ascienden a 102.920 millones de euros para 2019, lo que supone un 7,23% más que en el ejercicio anterior al percibir 6.938,8 millones más.

Así, según la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, el volumen de recursos netos que, como financiación total, recibirán las 17 comunidades autónomas, Ceuta y Melilla ascenderá a 108.058 millones de euros, lo que supone un incremento de 4.161,6 millones respecto a los recursos que están percibiendo este año, alrededor de un 4% más.

De este total, la mayor parte corresponde a las entregas a cuenta, que suman 102.920,5 millones de euros (+7,23%). En aplicación de la Ley de Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2018, a partir del 1 de enero de 2019 se integra en la estructura de los recursos sujetos a liquidación del sistema de financiación autonómica el tipo autonómico del Impuesto sobre Hidrocarburos que hasta el momento operaba extrapresupuestariamente. Por otra parte, la liquidación del ejercicio 2017, que se practicará en 2019, se cifra por encima de los 6.000 millones de euros.